Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


miércoles, 5 de agosto de 2015

Ojo por ojo.

¿Saben, o se dan acaso una misera idea, de lo que es la traición?

No sé, creo que soy experta en realizar y aceptar. De ambos lados, porque desgraciadamente así es la naturaleza humana.

Se trata de deseos, se trata de fidelidad con uno mismo, pero están los demás.

Uno traiciona al otro, y hay de traiciones a traiciones.

Uno no traiciona a los extraños porque el solo acto de traicionar, es faltar al mutuo acuerdo entre dos personas. Sólo se traiciona a los amigos.

Pero... ¿Por qué se traiciona? Por idiota. Por instinto, porque no sabemos identificar ese momento en el cual todavía puedes decir que no.

Y si dices que no, estás faltando a lo que tu deseas... Te estás traicionando.


Entonces, nunca estás bien con nadie.

Mas hay de traiciones a traiciones.

Hay algunas que, por más instintivas que puedan ser, por más anhelantes o por más "estoy obedeciendo a mis sentidos", no se perdonan nunca.

Y entonces están las traiciones a las que te resistes y dices "no".

No voy a sentir todo aunque se desborde de mi. Y no lo voy a hacer porque no quiero traicionar a ese ser que amo.

Y de pronto, se burlan.

Como si fuera sencillo tener esta batalla interna en cada momento que recuerdo sus ojos y después los de mi persona amada.


Como si no supieran que no soporto las bromas pesadas.

No hay comentarios: