Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 3 de octubre de 2009

Capitulo XXI I– Contrario al cielo 3

Después de acosar un rato con preguntas a Zay y Geo, nuestras miradas expresaban tranquilidad, nos reíamos al mínimo intento de un chiste, caminábamos a paso lento por las callecillas de esta hermosa ciudad

-Me gusta pensar que no somos perseguidos- soltó Bill de pronto, iba a un costado de Diana, muy feliz al parecer, se refería a que los guardaespaldas cuidaban cada uno de nuestros movimientos

-Es mejor así- dijo Zay- quien sabe que stalker loco se nos puede aparecer por el camino

Me quede parada un momento, vi una silueta que me pareció familiar, me dio miedo, su cabello negro resplandecía ante las luces de las calles

-¿Qué pasa?- dijo Tom mirándome preocupado, paso seguido Zay y Diana se pusieron a mis costados queriendo descifrar mi gesto

-Estoy alucinando- les dije volviendo a caminar y pasándome la mano por la cara, como si ahuyentara un feo recuerdo

-No alucinas- dijo la silueta, se paro frente a nosotros con un gesto de autoridad

-¿Qué demonios haces aquí?- Tom salió a nuestra defensa y se puso frente a nosotras, como un escudo

-¿Tu crees que evitaras hacerle daño solo parándote frente a mi?, que ingenuo eres- Catalina se llevo el cigarro a la boca, Zayra apretó mi mano, la sujete para que no hiciera nada

-Vete de aquí Rivera, déjanos en paz- Diana dijo del otro lado del escudo humano formado por Tom, Bill y Geo también se pegaron mas a nosotras

-No hablo contigo niñita estúpida, no te metas- lo había conseguido, me molesto de una manera increíble… solo quería saltar sobre ella y molerle la cara a golpes, no paso desapercibido mi cambio brusco de respirar, quite a Tom de en frente y me pare justo en su cara

-¿Qué quieres aquí?- No era lindo que ella y yo nos peleáramos, siempre terminábamos mal…- Dilo de una vez y lárgate, que me estas quitando el tiempo

-Quiero contarte un secreto- dijo acercándose a mi, di un paso hacia atrás para encontrarme con los brazos de Tom que ya me escudaban nuevamente

-¿Ya entendiste lo que te dije la ultima vez Tom?- el la miro con mucha furia, ahora no sabia quien era el escudo de quien….-Haruka sigue confiando a ciegas en la gente, por eso esta ahí, en tus brazos, por que ha creído cada palabra que tu le has dicho, por que te quiere mas que a nada en la vida y es capaz de perdonar que te hayas metido con…

El silencio fue profundo, Zay me sujeto del brazo para evitar que me lanzara sobre ella, que ya se encontraba sentada en el suelo debido al puñetazo que le di cerca del labio, comenzó a reírse poniéndome frenética, se levanto y nuevamente se acerco a nosotros, ahora Geo me sujetaba el otro brazo, y yo ya no era yo

-¡Lárgate de aquí si no quieres que te parta la cara!- le grite poniendo a los guardaespaldas alerta, se escuchaban pasos acercándose, las voces inquietas de mis niñas, Bill y Geo tratando de calmarlas, ahora Tom estaba sujetándome, me impedía todo movimiento, volvió a reírse y dio unos pasos rápidamente, unos que no prevenimos, cacheteo a Diana empujándola a donde estaba Bill, Zay se acerco a ella mientras Dian ponía su mano sobre su ahora lastimada mejilla, Tom me soltó por un momento y Catalina echo a correr…

-¡Voy a matarte!- le gritaba corriendo tras ella, ni esos tacones me impedían casi alcanzarla, a lo lejos escuchaba como los otros me gritaban, la lluvia impedía que fuera mas rápido, las gotas me lastimaban el rostro, pero…

Tenia que alcanzarla…

Dio vuelta en una esquina, un callejón de mala muerte, uno de esos que tiene el nombre “violan gratis”, ella estaba al fondo, riéndose, parecía que había perdido la poca cordura que siempre tuvo, un relámpago ilumino su cara sangrante debido al puñetazo que le había dado, camine con paso seguro hacia ella y no retrocedió, me miraba con una excitación desenfrenada, una que me daba pavor…

-¿A que has venido?- le dije tratando de bajar la voz, tranquilizándome para entender el hecho de que me siguiera y el golpe que le dio a Dian

-¿No es obvio?- dijo irónica y riendo de nueva cuenta, la mire con un poco de odio, después sentí miedo- Vine a decirte la verdad sobre tu novio, ¿Sabias que trato de matarme por decirle la verdad sobre ti? El es mucho mas ingenuo que tu y eso ya es decir demasiado, no podía creer que Marco estaba con las dos al mismo tiempo- hizo una mueca de arrepentimiento fingido, una burla completamente-…ups…¿Tampoco lo sabias? Que pena que te enteres así…

Volvió a reír, a pesar de que Tom ya me lo había dicho, no quería creerle, y ahora ella viene a decirlo… fue un golpe bajo, tenia muchas ganas de llorar, pero las ganas de hacerle daño eran mas grandes…

-Si ya has terminado, te dejo con tu locura- le dije caminando un poco hacia atrás, no me atrevía a darle la espalda…uno nunca sabe que puede traer la gente bajo la ropa ajustada…

-No he terminado contigo- dijo caminando hacia mi, tomo mi cara entre sus manos, apoye las mías sobre sus hombros empujándola lejos de mi, sus manos bajaron a mi cuello y comenzó a asfixiarme, también tome su cuello entre mis manos, la apreté mas fuerte que ella a mi, me soltó rápidamente, pero….. yo no hice lo mismo… ahora en verdad estaba ahogándose…

-¡Mati!- Zay hablo a mis espaldas y solté a Catalina, ella estaba sentada en el suelo tosiendo escandalosamente, camine hacia Zay y me dio un abrazo…

Salimos de aquel callejón, los chicos ya estaban en la camioneta, Zay subió y Dian me extendió la mano, antes de que pudiera tomarla, sentí un golpe en la nuca que me hizo perder el equilibrio y caer de rodillas

-¡Hey!- Martin corría tras de Catalina, mientras Rick me sentaba en uno de los asientos

-Tom…- lo mire feliz, empezaba a perder visibilidad, el se acerco a mi y me tomo en sus brazos, beso mi frente, Zay grito y yo perdí el sentido…

-No necesitó puntos, con un poco de descanso ella estará bien- tenia mis ojos cerrados, aquel hombre desconocido era un doctor, o por lo menos eso fue lo que pareció, me dolía un poco la cabeza, escuche el cerrar de la puerta principal y el abrir y cerrar de mi habitación, alguien se sentó en la orilla de la cama y acariciaba mi brazo con ternura, se recargo en mi, sentía su respirar muy cerca de mi…me besó…un leve acercamiento de nuestros labios, me sentía mejor, pero aun no tengo ganas de despertar…

-Ya no me siento bien- me reía torpemente con…no lo se….no se cuantas botellas han desfilado por nuestra mesa, Zay y Dianizz están igual que yo, ya nos reímos hasta por ver las moscas pasar, íbamos camino a nuestra habitación, son cerca de las seis de la mañana, ninguna de nosotras trabajara, por eso fue hoy, Catalina se ha quedado a cargo, en cuanto a los trabajos de las "Reinas Magas"…cada una es su propio jefe, pueden darse un fin de semana de goce total…el elevador abre sus puertas de una manera galante, el pasillo nos invita a jugar un poco, y la habitación a enloquecer dentro de ella…

Zayra y Dianizz ya se divertían sin mi, no pude evitar sentirme un poco celosa, camine hacia el mini bar para continuar con esa borrachera tan deliciosa, un cigarrillo y camine torpemente de vuelta a la sala.

-Ven cariño-Diana extendió su mano, me acerque a ella y me beso, acaricie su espalda y llegue al final de su escote, uno que me invitaba a llegar mas lejos de lo que ya había llegado antes, ella paso sus manos con delicadeza por los contornos de mi cuerpo, mi vestido cayo al suelo sacándole una sonrisa llena de perversión, una sonrisa que aun me llevaba al borde de la locura, Zay apareció después, tal vez admiraba mi ropa interior llena de coquetos encajes, ella despojo de toda ropa posible a Dian, se besaron y se erizo mi piel, un escalofrió recorrió mi espalda, la ventana estaba levemente abierta, me acerque a cerrarla y vi a Catalina en el balcón de la otra habitación, parecía que esperaba escuchar algo sospechoso para saltar hacia mi y matarme…sus ojos son rojos, sale sangre de su boca, ella esta asfixiándome…y yo….Catalina!

-Haru, despierta ¡Haru!- abrí mis ojos, Tom estaba frente a mi, tenia miedo, toco mi frente, me poso nuevamente sobre la almohada, aun estaba un poco mareada y no tenia mucho sentido de orientación, fue hasta que puso un paño con agua fría en mi frente que recordé lo que había pasado

-¿Dónde están las magas?- dije tratando de levantarme, pero sentí un vértigo que por poco me hace vomitar

-No te levantes todavía, ellas están en sus habitaciones, dormidas supongo, son las cuatro de la mañana

-¿y Tú?...

-No pensaba dejarte sola esta noche, sabia que despertarías y querrías una explicación- se sentó junto a mi, tomo mi mano y la besó, lo mire con tristeza, acaricie su mejilla, cerro sus ojos y se acerco a mi cuerpo, recargo su cabeza en mi pecho, ahora era yo la que acariciaba su cabello, parecía estar triste

-Ya no quiero mas explicaciones, lo que ha pasado no importa…tenias razón…ella no vale la pena- se incorporo y me miro, yo lloraba, recordé lo que me hizo y lo que dijo, te quiere mas que a nada en la vida, ella lo sabe y aun así se metió con el, me sentía tan estúpida, tan triste, ahora ya no se que puedo pensar sobre esa amistad de tantos años…en que otras cosas me habrá mentido…que le había dicho de mi a este hombre que tengo enfrente….a este hombre que…

-No llores, por favor- limpió mis lágrimas con sus delgados dedos, me levante lentamente y abrí aquel ventanal, un aire sutilmente frio golpeaba mi cara, Tom se puso detrás de mi, me cargo como niña pequeña, se sentó en una de las sillas de aquel balcón, enrede mis manos en su cuello y recargue mi cabeza en su hombro, el miraba al horizonte y no decía nada, acaricie su piel y llegue a aquel dije, lo mire y sonreí tontamente, hice una trompetilla sobre su cuello y me eche a reír, el también sonrió, se levanto y dio unas vueltas mareándome un poco, ahora el reía y yo me carcajeaba, se detuvo y me miro, sin decirme nada, entramos de nueva cuenta a la habitación, me dejo sobre la cama, brinque un poco en lo que el cerraba la ventana, me acosté rudamente lastimando el golpe en mi cabeza, auch, dije y me reí escandalosamente, Tom se hinco en la cama y me seducía con la mirada, apoyado en sus manos y rodillas se acercaba lentamente a mi, yo reía sin control, me enderece un poco, apenas podía recargarme sobre mis codos, el se detuvo y se hizo un poco hacia atrás, ahora yo también estaba apoyada en mis manos, nos sonreíamos sin razón aparente, le di un pequeño beso, tras otro, tras otro, tras otro XD, puse mis manos alrededor de su cuello y se dejo caer sobre mi, yo no podía dejar de reír

-¿Por qué estas tan feliz?- dijo sonriente mirándome profundamente

-Por que una ex amiga se metió contigo cuando sabia que me gustas, golpeo a una de mis reinas, casi me ahoga y después por su culpa casi me meten a la cárcel, sin mencionar lo dolorida que tengo la mano por darle un puñetazo, me hizo correr bajo la lluvia, me dejo caer un balde de agua fría y después la zorra me ataca por la espalda….pero sobreviví y estoy contigo… ¿Por qué razón no estaría feliz?- reí irónica, pero la verdad es que si estaba feliz

-Creo que estas un poco mareada- enchueco un poco la boca y se recargo en mi nuevamente, la verdad era que si estaba mareada, pero no ebria, sabia lo que estaba diciendo…

-¿Algún día quisieras estar conmigo Haru?- pregunto casi en un susurro, se hizo a un lado y se recostó a mi lado, nuestras caras estaban frente a frente, me miraba impaciente

-Tonto- le dije poniendo en su bella naricita mi dedo índice, para después acariciar todo su rostro- desde hoy- dije provocando que me abrazara, me acurruque en sus brazos, podía sentir su respiración…sus latidos…lo mire, se acerco mas a mi y me dio uno de esos besos inolvidables, lento, suave, profundo…y prolongado, mordió mi labio, este sangraba levemente…

Se quito el exceso de ropa, quitamos las cobijas y nos envolvimos en ellas, nuevamente nos acurrucamos para dormir unas pocas horas, el concierto no se hace esperar, casi siento el sonido de esas canciones pasar por mis oídos haciendo que aquella euforia se descontrole…

Besa mi frente, me da un beso, acaricia mi nariz con la suya, y nos hundimos en esas miradas autosuficientes…

4 comentarios:

•♥•|D|i|a|n|i|z|z|•♥• dijo...

:-O Me cacheteó!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Cómo se atrevióoooooooooooooooooo!!!
y usted beiezza con tacones y toda la cosa! mucha acción! sisisi i like it! ;-)

Anónimo dijo...

Hallo o xD q hermozo cap me encanta tu fic xfa actualiza pronto y si puedes has caps mas largos [jeje q caprichosa resulte jejeje]

♥ Koni Love ♥ dijo...

EH? oh my F god!

cómo cómo?! Catalina jija de su mami!

Cómo se atreve la facilota esa? Nadie le pega ni a Haru ni a Dianiz... suerte que no se metió con Zay por que voy y la busco ¬¬

que intenso capítulo galleta, pero a la vez muy hermoso ^^

cuidate galletita rellena de crema pastelera con jarabe de maple y chochitos mágicos de colores (:

▬◄♪●♫►ζΛΨβΞΤ◄♫●♪►▬ dijo...

Hija de su re pu*is*m* madre como ch*ng*do* se le ocurre meterse con la fic-gente que amoooo...

Que no me toquen ni a Melissa, Dianiz, Mati y Georg (por supuesto)

Deja q se me ponga enfrente esa p*r*a maldita
**********

Y q tal na mas cuantas botellas de A100 habran desfilado enfrente de nostras eh?... y luego ahi tratamos de lartevio xD!!!!

muy buenoooo muy buenoooo