Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


jueves, 19 de noviembre de 2009

Capitulo XXXII- Un Último paseo

-Catalina, ¿Por qué estás aquí?- dije dando un paso hacia atrás, para encontrarme con la ventana cerrada y darme cuenta que estaba en el balcón, sola con ella

-Feliz cumpleaños mi amor, creo que se te olvido mandarme la invitación- decía mientras entre sus manos se mecía una cuerda

-No entiendo…. Quiero que te vayas- le dije en un grito aventando todo a mi paso

-Debes despertar Haruka- dijo ella con una voz que me descontrolo, se acerco a mi sin recato haciéndome correr despavorida hacia el otro extremo pidiendo a gritos que alguien me salvara

-Vamos comadre! Ya despiertateeeeeeeee- abrí mis ojos y sentí una gota de sudor recorrer mi cara, Zay estaba sobre mí, sus manos enredadas en mi camisa, lo que me hacía pensar que me estaba jaloneando para que me despertara

-Lo siento- dije recapacitando que había tenido una pesadilla- ¿Qué hora es?- dije incorporándome lentamente en lo que Zay se paraba junto a mí, Diana estaba sentada en el sofá con Melissa en brazos

-Son las diez- dijo mi comadre muy feliz- ¿Qué soñabas?

-Que una loca me jaloneaba- dije poniendo la mano en mi cabeza y riendo un poco, mis pesadillas con Cat son cada vez más frecuentes y no quiero que las reinas se preocupen

-Que graciosa- dijo haciendo un puchero y sentándose a mi lado

-Nos vamos mañana a las 10pm- dijo Diana sorpresivamente dejándome helada

-¿A dónde?- dije cuando recapacite, con mi voz un poco quebrada

-De vuelta a casa- dijo ahora Zay recibiendo a Melissa que pedía sus brazos- ustedes también regresaran a Hamburgo y los chicos van camino a España, todos nos iremos mañana

-Pero no me quiero ir- dije caprichosamente- siento que acaban de llegar

-nosotras también, pero sabíamos que no seria para siempre, encanto- dijo Diana acostándose en la cama junto a nosotras, nos encontrábamos mirando hacia la nada, sin saber que decir o que hacer

-Debemos aprovechar el día, en lugar de estar con estas caras largas- se levanto Dianiz animada, aunque la tristeza de sus ojos era difícil de ocultar. Caí en cuenta que no solo nos separábamos nosotras, si no que ahora, no separaríamos de ellos también

-Dense un baño, ahora regreso- dije saliendo como rayo de mi habitación, abrí la puerta y quise correr, pero choque con un bulto que olía delicioso

-Buenos días Mati- me dijo Bill un poco aturdido

-Bill, lo siento, no te esperaba ¿Te lastime?- dije queriendo tocar donde le dolía, y como no sabía, termine haciendo círculos con las manos alrededor de él

-Estoy bien pequeña, ¿tu como amaneciste?- se recargo en la pared de enfrente, parecía que estaba cansado

-Aun no sé como regresamos aquí, pero eso ya dejo de importarme- trague un poco de saliva y él me miro atento- ya sé que nos distanciaremos mañana por la noche

Dio un suspiro grande, recargando su cabeza por completo en la pared- Si Haru, así es, las vacaciones de todos han terminado, venía a entregarles sus boletos. Diana, Zayra y Melissa saldrán a las 10pm, Gisela, Allison y Tú a las 10:30pm y nosotros a las 11pm

-Lo siento mucho Bill- le dije abrazándolo, note su reacción de sorpresa al escuchar mis palabras

-No debes preocuparte por nada, todos estaremos bien- dijo acariciando mi cabello- Solo es cuestión de arreglar los tiempos, al final siempre habrá tiempo para todos ¿No crees?- dijo animado y sonreí. Sabía que hablaba de su felicidad a futuro…

-Es verdad, no hay por qué ponernos tristes- sonreí ya sobrepuesta y parándome en medio del pasillo- pasemos el día juntos. Crees que David los deje salir con nosotras…

-Claro que sí!- dijo encantado- ¿Podrías ir a despertar a Tom en lo que yo saludo a Diana?- me dijo en un tono de “ahuecando el ala” que termino dándome mucha risa

-Ella se iba a tomar una ducha, llegas justo a tiempo- le dije dándole el paso hacia nuestra habitación, el se echo a reír ruborizado

Di dos pasos al frente y la puerta del cuarto de Tom estaba en mis narices

-¿Tom?- dije tocando muy despacito- ¿puedo pasar?

-Está abierto- dijo en un grito, así que gire el picaporte lentamente y me abrí paso muy despacio

-¿Dónde estás?- le dije una vez dentro de la habitación, vi un bulto bajo las sabanas y pensé en echarme sobre él, pero unos Prada de hace dos años me hicieron entristecer

-Haru, que te trae por acá tan tem…- dijo intentando colocar su mano en mi hombro, mano que se fue en el aire cuando noto lo que estaba viendo

-Bill me mando despertarte, vamos a salir todos juntos, pero si tienes algo mas que hacer… -dije intentando no llorar, cuando él camino apresuradamente hacia la cama jalando las cobijas agresivamente…

-Lárgate de aquí!- dijo casi gritando a la que parecía una camarera que ahí estaba - te dije que si te volvías a meter a mi cama… solo vete de aquí!!- levanto una mano y por un momento pensé que la golpearía, pero solo se agacho a tomar los zapatos y aventarlos fuera de la habitación. La chica salió de ahí llorando desconsolada

Se sentó en la cama desesperado, ya estaba vestido, todo de negro y en su cabeza una bella banda morada y agujetas a juego lo hacían lucir radiante. Yo no supe que decir, me sentía muy estúpida

-Yo, bueno…-dije suspendiendo el intento de discurso cuando me miro

-Lo siento Mati, pensé que no lo volvería a intentar, no quería que vieras esto. No quiero que pienses mal de mi…yo ya no soy el mismo que…

-Basta, ya entendí- dije poniendo mi dedo índice en su boca, ya estaba más tranquila y cualquier indicio de lagrima se había desvanecido- Si yo fuera ella, tal vez haría lo mismo- dije coquetamente con toda la intención de hacerlo reír, cosa que funciono. Un segundo después nos retorcíamos de la risa.

-A ver familia feliz, ya es hora de desayunar- dijo Hagen con Allison en brazos, que en cuanto vio a Tom, empezó a brincar

-Allison, siento que hace siglos no te veo- le dije de pronto agachándome- Ven con Mati

Georg la puso en el suelo y ella corrió, cual poni encantado, hacia mí. La recibí en mis brazos y me levante dándole una vuelta

-A ver All- le dijo Tom- ¿A quién quieres más?- Ella puso atención y comenzó a reírse- ¿al Trol o a mi?- Ella lo pensó un momento y después dijo Haruka, con su tibia voz que me partió de la risa e hizo que los chicos se quedaran con mala cara

-Bajaran a desayunar en este preciso instante, ¿Hagen?- le pregunte con lagrimas en los ojos, asintió pidiendo que le entregara a Allison de nuevo, pero ella se resistió escondiendo su carita bajo mi cabello

-Bien, creo que me la llevare- dije riendo de nuevo

-Ush, está bien “Tía Mati”- dijo en tono a burla saliendo de la habitación

-Vaya que es celoso, y eso que ya tiene como hija adoptiva a Melissa- dijo Tom distraído

-Tú tienes la culpa por preguntar a quien quiere más, es obvio que a mí, grandote- le dije caminando fuera de su cuarto

-Hey!- dijo dándome alcance, lo mire sonriente- ¿Ya sabes que mañana sale nuestro vuelo?

-Si, lo sé- dije suspirando- supongo que el tiempo se paso volando

-Podríamos hacer algo hoy- dijo entusiasmado- ¿Algún lugar al que quisieras ir?

-Claro que sí, lo planearemos entre todos

-¿Todos?- dijo confundido- Ah sí, todos, está bien que salgamos todos…juntos…

-¿Planeabas otro cosa?- le dije al notar su inconformidad

-No, para nada- se recargo en la pared- Solo quería saber que haríamos hoy, no sabía que ya habían hecho los planes

-Pues, al parecer a Bill se le ocurrió antes que a mí- dije sonriente- ahora me voy a dar un baño

-Bien, muy bien, destilas alcohol- dijo agitando su mano bajo su nariz

-Ash, baboso- dije sonriente- ¿Quieres ir con Tío mmy, Allison?- dije haciendo la brincar

-No quiero ir con tío mmy, quiero quedarme contigo- sus manitas se colocaron en mis mejillas haciéndome reír

-Ni modo tío mmy, Allison ya no te quiere

-Cuando regreses a México no le quedara de otra más que quererme- dijo entrando a su habitación, dejándome con la expresión suspendida en el aire.

Bill hablaba casi a gritos con Diana dentro de la habitación de ella, no entendía muy bien lo que decían, no sabía si estaba enojado, feliz… pase de largo hasta mi habitación donde estaba Mel con Zay, Allison al verla hizo unas gestos que Mel correspondió “Cosas de chicas” dijimos mi comadre y yo al mismo tiempo, riéndonos por un rato. Zay se encargo de las niñas mientras yo me daba ese baño reparador, salí rápidamente y me quede jugando con las niñas en lo que Zay se alistaba.

-¿Ya estamos listas?- dijo Dian tocando a mi puerta

-Ya, encanto- dije dándole paso- ¿Qué sucedía hace un momento?

-Nada- dijo despreocupada sentándose en la cama- Bill me decía emocionado sus planes a futuro, es todo- Concluyo después de un rato de silencio, supe que no tenía nada más que hablar del tema, le sonreí y salimos las 4 de la habitación.

Zay nos esperaba afuera platicando animadamente con el papazón, se tomaban de las manos y se dedicaban unas tiernas miradas. Caminamos al ascensor cuando nos encontramos con Gis y Gus quienes nos echaron burla por no recordar como regresamos anoche xD

Desayunamos en completa armonía, todos excepto Tom, que al parecer tuvo unos asuntos urgentes que atender.

Regresamos a las habitaciones por nuestras cosas, iba a salir cuando vi una escena bastante interesante, deje la puerta entre abierta para cotorrear sin ser vista. Tom discutía con la misma chica de hace un rato, ambos estaban frente a la puerta del cuarto de Tom, ella un poco apenada y el con esa pose de galán característica, él le dio unas palmadas en la espalda y ella se fue caminando feliz, parecía que Tom estaba bastante conforme, la veía caminar con mucha paciencia…

Decidí no darle importancia, supongo que le pidió una disculpa, aclararon algo…o que se yo. Las niñas se quedarían con Ingrid, nuestra querida nana, David dio la sugerencia, después de las fotos que salieron, si nos veían con dos niñas, la gente haría un revuelo, y más por que Allison seguía con pasión a Geo no quiero que digan que Georg tiene una hija a escondidas, dijo David reprendiéndonos.

Quince minutos más tarde ya nos encontrábamos todos sobre las camionetas que nos llevaron a dar unas vueltas al centro de París. Recorrimos con paciencia la Plaza de la Concordia, el Molino Rojo, los puentes del Sena, la Isla de San Luis, el Palacio de Justicia, Les Halles, el centro Pompidou, tomando fotos en cada lugar que nos deteníamos y comiendo cada cosa que se nos ponía en frente, así fue como las horas pasaban rápidamente, y aquella espina comenzaba a darme de nuevo, La despedida.

-Un último lugar…- dijo Bill sacando unos pañuelos y colocándonos uno a cada una de nosotras. Perdí toda ubicación, no sabía si íbamos hacia delante, atrás, solo sabía que caminamos un poco, subimos a otro vehículo, y a los pocos segundos volvimos a bajar.

-Tu vendrás conmigo- dijo Tom tomándome del brazo, lo seguía torpemente, caminar con los ojos vendados no es mi mayor habilidad

Escuchaba el cuchicheo de mucha gente, la voz emocionada de Diana al fondo y Geo dando unas instrucciones. Tom me quito el pañuelo, me di cuenta que nos encontrábamos parados frente a un altar…

-¿Un altar?- le dije con cierta emoción en la voz. Un bello altar gótico que de inmediato me hizo recordar la Iglesia más hermosa del mundo- ¿Estamos en Notre Dame?- Porque en efecto, los arcos excesivamente abiertos en punta, que había visto tantas veces en la red, estaban a nuestros costados, dejando iluminar las capillas que a nuestro alrededor se encontraban

-No creí que te gustaría tanto la Iglesia- dijo rascándose la barbilla, para después comenzar a caminar, llevándome a dar un paseo por dentro, hasta el mas mínimo rincón

-No es la Iglesia en sí- dije después de un rato de tirar la baba- Si no su estructura como tal. Siempre había querido venir y no se me presento la oportunidad

-Me alegra haber acertado- dijo gustoso volteando a mirar aquel Cristo que adornaba una de las paredes de Notre Dame, como pidiendo…un milagro.

3 comentarios:

yOmie_kuzhariitaw <3 dijo...

lindO =D

▬◄♪●♫►ζΛΨβΞΤ◄♫●♪►▬ dijo...

chaleee q tal yo despertando gente

● ● H u m a n O i d●B i tC h ● ● dijo...

chaaale manta! XDD...
wwaaa! quién era esa vieja!
hahahaha pnche Tom cabrón!
y por qué la corrió así ? XD
una aventurilla?
ppff!
todos tus capis hacen
que me mée de la risa!
y por partes! hhahah xD