Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


jueves, 3 de diciembre de 2009

Capitulo XXXVIII- Despídete

Como Gisela no podía moverse, festejamos a All en su casa, en un rato el departamento estaba lleno de toda la familia de Gis y Gus, Andreas, Gordon y Simone, y por mi parte Lauren, a quien invito Gisela después de lo de ayer.

Ambas conversábamos animadas con Andreas, quien me echaba burla que escondidito te lo tenias, no dejaba de repetir, haciendo que estalláramos en risas. Georg se nos unió un rato, pero no pude evitar notar que estaba un poco incomodo con la situación.
Lauren no se reprimía en sus muestras de cariño, me hablaba al oído, tomaba mis manos y sus lascivas caricias no pasaban desapercibidas para los TH, que eran los que nos prestaron más atención en toda la reunión.

-Ya ha terminado mi trabajo aquí- dije nostálgica abrazando a Gustav, una vez que los invitados se habían marchado y Allison había caído rendida

-No puedo creer que ha pasado un año desde que te vimos por primera vez- me dijo Geo también nostálgico, casi al borde de las lágrimas debido al alcohol

-Vamos chicos! Que me vaya no quiere decir que no vuelva a verlos, seguro seguiremos en contacto

-Pero estas de acuerdo que no será lo mismo, no te veremos al despertar, cuando estás triste, haces pucheros- continuo Bill con cara de niño regañado

-Estoy de acuerdo, pero ya saben que…-

-“Mi vida está en México”- repitieron al unísono haciéndome reír

-Bien que lo entiendan chicos- dije atragantándome, a pesar de que me dolía tener que partir- bueno, es hora de que me vaya, tenemos planes para esta noche- dije levantándome, Lauren se había retirado hace ya una hora y dijo que tenía que presentarme a unas personas

-¿Iras con tu amiga a algún lado?- dijo Tom, que en toda la noche no me había dirigido la palabra

-Así es- dije poniéndome el suéter- dijo que tenía una sorpresa y no quiero hacerla esperar- levante mis cejas de forma coqueta y sonreí

-Te acompaño- dijo Bill caminando a mi lado, parecía que tenía algo que preguntarme, subimos las escaleras y se espero hasta que abría la puerta del departamento - ¿En verdad fue solo una copa?- vio mi mano que tenía una que otra curación improvisada

-Fue solo una copa Bill, tú lo conoces…-

-Es que parece que ya no, anda muy silencito, retraído, siempre en un rincón, no sé que le está pasando, pensé que en cuanto regresáramos a casa seria el mismo de siempre…- lo mire sin entender- Yo se que él es un estúpido, y sé que mete la pata en cada oportunidad que tiene…

-Ya sé Bill, no tienes que abogar por él, me pidió una disculpa y la acepte, ya no puedo hacer más

-¿Tú lo quieres, verdad?- me miro como un cachorro, con esperanza en esos ojos tan bellos que tiene, como si yo fuera la salvación para su hermano

-Si- dije en un suspiro muy ridículo- pero hace de mi vida lo que quiere y no estoy dispuesta a soportar otro desplante de su parte, primero me besa, y luego tiene novia, la termina y esperaba encontrarme con los brazos abiertos. No soy su “casa chica” ni nada que se le parezca. No somos nada y así seguirá siendo

-¿Y si el cambiara de parecer? ¿Si de pronto tomará valor suficiente y te dijera lo que en verdad siente?- Me dejo pasmada, tenía algo muy inteligente que contestar, pero Bill desvío su mirada a alguien que estaba parada tras nosotros

-¿Ya estas lista?- dijo Lauren sin quitarle la mirada de encima a Bill, pero… era diferente, no estaba enojada…Yo diría que se quedo embobada

-Ehm… yo, lamento interrumpir- dijo torpemente después de unos segundos

-No interrumpiste nada, ven- extendí mi mano y se acerco con cautela- El es Bill- él la miro sonriente y extendió su mano, Lau la apretó emocionada con una gran sonrisa en su rostro

-Un gusto- dijo amablemente, ella respondió asintiendo con la cabeza, se veía tan feliz que no pude evitar sonreír –bueno, las dejo. Se divierten mucho- nos beso ambas mejillas y se retiro con su elegante caminar

-Se te va a caer la baba- le dije entrando a la cueva y riendo un poco

-No es cierto- cerró la puerta tras ella, pude notar lo rosadas que estaban sus mejillas- Es solo que, es muy guapo

-Lo sé- me seguía riendo, note su embelesamiento - ¿A dónde iremos?

-A mi departamento- dijo sin más y me sonrío pícaramente- ¿Te ayudo a escoger algo que ponerte?

-Mejor ayúdame a vestirme- dije divertida caminando a mi habitación. No hizo caso omiso a mis palabras, cerro con cautela la puerta y sus manos ya se deslizaban sobre mi piel, arrebatándome toda la ropa que tenia puesta- debo darme una ducha

-No te lo recomiendo, te volverás a ensuciar- dijo de manera “cochinona” y me solté a reír como estúpida xD- Como sea, ponte el vestido negro

-¿Para qué?- dije sacándolo del closet- Me lo vas a volver a quitar

-Pero puedo entretenerme haciéndolo- se mordió el labio inferior, mi imaginación voló- anda, que se derretirá el asunto- me apresuro y yo termine un retoque al maquillaje, aunque claro… ella me lo quitara de todos modos

Salimos juntas entre risas y caricias, abrió con rapidez su puerta, es la primera vez que entro a su “depa”… y honestamente no creo que este arreglado de tal forma todo el tiempo.

Una gran mesa redonda en el centro, grandes cojines a su alrededor, y una rubia espectacular en una esquina

-¿Qué pretendes esta noche?- dije en tono altivo y preocupado

-No me digas que eres monógama- se burlo y cerró la puerta tras ella. Selene, la rubia, apresuro el paso y beso a Lauren, casi acechándola la pego en la pared, sus manos hábiles se movían por todo el cuerpo de Lau, quien ya expresaba su excitación con un par de gemidos entre beso y beso. ¿Dos chicas? Recordé aquellos tiempos, en los que sin afán, siempre terminaba inmiscuida en una cama con más personas de las acostumbradas, hasta que decidí tomarme la monogamia más en serio. Busque alcohol en los alrededores, soy una alcohólica pensé seriamente al contar las botellas vacías de la alacena en el último mes, pero no importo mucho, la situación estaba subiendo de tono y vislumbre una botella al fondo, me tome tres shoots seguidos para tomar valor, cuando iba por el cuarto, unas manos que no conocía bajaron el cierre del vestido dejándolo caer al suelo, me sentí intimidada, ahora esas manos se paseaban por mi piel, como grabándose detenidamente cada parte de ella.
Lo demás... es historia.

Desperté en una gran cama, las tres estamos completamente desnudas, de un lado Lau, del otro Sel, no recuerdo mucho, chocolate, hielos ¿esposas?... La cabeza me está matando.

Me levante con dificultad, debido a que estaba en medio, fui al baño y note esos molestos moretones en mi abdomen, pelvis, entre pierna…. Tome mi ropa y salí a la cueva. Una aspirina, un baño y con destino a casa de Allison.

-En 5 días haré el cierre de la actividad- le comentaba a Gustav, que me miraba curioso

-Me parece perfecto, le diré a Gis- se levanto animado y camine al cuarto de All, donde dormía plácidamente, me quede observándola un buen rato. Tome fotos a todos los dibujos que habíamos hecho en este año, a las pequeñas figuritas, mientras que mi mente hojeaba el día a día que viví con ella…

Lamentablemente el tiempo era mi enemigo, y los días transcurrían rápidamente.
Haciendo que la herida de mi mano, sanara sin preámbulos.

-Voy a extrañarte mucho- me dijo Lauren ese día en el aeropuerto, sus lagrimas rodaban sin cesar por sus mejillas

-Yo también te extrañare – dije con una sonrisa nostálgica, sentía que apenas y la conocía. Tras un tierno beso, se perdió de mi vista entre tanta gente que había ese día, 24 de marzo, el avión despego cuando menos me di cuenta.


Antes de llegar con Gis, pase por ese sin fin de fotografías que nos habíamos tomado las “4 grandes” de la casa, cada una me hacía reír más que la anterior. Pasamos nuestro penúltimo día juntas en lagrimas, ya que no estaría con ella todas las mañanas, los últimos 11 días me la pasaría arreglando el papeleo y un montón de cosas más. Llame a la pequeña Dalila en cuanto llegue a la cueva…

-Disculpa que no pueda hablar más contigo Haru, en verdad

-Hey! No te preocupes, no se viaja al Tibet todos los días, disfrútalo mucho, cuídate y nos veremos muy pronto

-Te amo pecosa- me dijo riendo

-Yo a ti tuza- le mande un beso y colgué el teléfono.

A pesar de que todos sabían que me iría el 6 de Abril a las 11pm, puesto que ya tengo en mi poder el boleto, el 25 de marzo fue toda una tragedia xD
Allison lloraba, Gisela lloraba y por consiguiente, yo también, nos dábamos abrazos cursis y entre lagrimas nos decíamos lo mucho que nos íbamos a extrañar. Todo ese día me la pase con ellos, recordando cada momento juntos, risas, llantos, emociones. Mi trabajo aquí ha terminado. Nadie sabía mis condiciones de “desempleada”.

Fui velozmente al aeropuerto para arreglar el traslado de mi auto a México, papeleo aquí y allá, mandando los últimos reportes, se nos vino el tiempo encima…

-¿Cómo que Georg no está?- le dije a Gustav sorprendida, es 31 de marzo y según teníamos un plan sorpresa

-Nos abandono!- se quejo Andreas- y todo por irse a México! Y el maldito me llama hace tres horas para que lo lleve al aeropuerto… pero como soy muy buen amigo….

-¿Esta en México?-dije desconcertada, Bill asintió leyendo mi pensamiento Zay.

-bueno bueno bueno bueno- dijo de nuevo Andreas, quien al parecer se había olvidado del enfado que traía hace solo unos segundos

-¿Qué haremos para ti?- me pregunto muy atento y yo no entendí- Tierra llamando a Haruu- hizo la mueca de tocarme la cabeza como si fuera una tabla- Ya te vas, y no creas que me iré sin una fiesta, creo que este par está planeando algo…

-Eres un idiota Andreas!- lo zapeo Bill- siempre arruinas todo

-¿Qué? ¿No me digan que era sorpresa? Y que se creen, que soy como ustedes y “no necesito que me digan nada, con verlos a los ojos se lo que están pensando”, pues claro que no! Hay gente normal en el mundo- me ataque de la risa retorciéndome en el sofá mientras los otros se aventaban cojines, a pesar de la tensión que se sentía desde el regreso de los chicos, “sanamos heridas”, las emocionales, y las físicas también. Tom y yo ya no teníamos marcas de lo que había sucedido, más que el simple recuerdo… en ese pequeño momento, nos divertíamos como una gran y rara familia… quedándonos juntos hasta el inicio del nuevo mes.

1 comentario:

♥ Koni Love ♥ dijo...

Caray... me desespera esto.

Haru, señorita inteligente, por que demonios no hace un desplante mega divoso por todo lo sucedido que el señor Tom a causado?

Tan sumisa es?

Ahora relaciono un poco a Lauren con un email, sólo un poco eh? jiji.

Te amo, & te quiero matar por hacerme sentir esta oleada de sentimientos repetitivos honey <3