Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 9 de enero de 2010

Capitulo L – Javy y Jaden Kaulitz

Make some Noise, here on the earth, Noise, to the world, Noise…

Cantaba alegremente con toda la fuerza de mis pulmones mientras hacia un nuevo acomodo en el recibidor, sala y balcón. El regalo de Zayra fue usado como máquina del tiempo, provocando miles de reacciones en mis pensamientos, piel y emociones.

Como aquella primera vez que cruzamos la mirada, cuando aún era Tom Kaulitz, guitarrista de Tokio Hotel, y no Tom… mi amado novio.

Reía como tonta para después gritar por prolongados minutos, más tarde me sentía miserable y simplemente lloraba. Tuve que apagar la música cuando me di cuenta de que eran las 11pm, mañana tenía una “hora del té” y si no dormía ahora, la voz de Tom no arrullaría mis sueños.

Desperté con una sonrisa de oreja a oreja, creo que he soñado con Tom. Me levante con mucha energía y tome ese curioso coctel de pastillas mas aquel “no tan rico” jugo de todas las mañanas. Me di una ducha rápidamente y decidí salir a comprar unas cosas para la hora del té, que sería por la tarde.

-Entonces será Paul quien te acompañe hoy por la tarde- me decía Gisela mientras arrullaba a Luca, quien reía escandalosamente debido al paseo que le daba su madre.

-Gracias Gis- le conteste mientras admiraba el nuevo dibujo que había hecho All para mí- Es verdad, ahora que lo recuerdo, Tom me dijo que me dieras “eso”…- y fruncí el ceño, me sentía de lo más estúpida pidiendo algo que no sabía lo que era…

-¿Al fin se ha decidido?- y me miro divertida caminando hacía el estudio, salió dos segundos después con una blanca cajita. Me la extendió y la tome entre mis manos. En ella había una nota:

Deberás ir al estacionamiento que está a dos cuadras, no camines con tacones y no te quejes. Te amo. Tom”

Mire de lo más confundida a Gis, quien solo me levanto los hombros con naturalidad. Emprendí mi camino media hora después. Sentía varios ojos sobre mí, casi sentía como había francotiradores en cada uno de los edificios por los que pasaba.

Al llegar, un hombre canoso y gentil me pidió mi número de registro, me quede pasmada y busque nuevamente en la cajita, ahí estaba. Un número de 10 dígitos, el señor lo reviso, lo registro y me dio otro número, junto con una llave extraña.

Camine por los oscuros pasillos de aquel estacionamiento desolado, y me reí estúpidamente al recordar esas historias de terror.

Ahí estaba el lugar, “483” ¿Coincidencia? No lo creo. Abrí con cuidado esperando que no me saliera una momia de cartón o algo así, pero solo había una camioneta… Una Escalade negra…

-¿Puedes decirme que significa esto?- le dije sorprendida a Tom que se había tardado en contestar

-Te dije que no te quejaras, estoy a punto de entrar al escenario, amorcito. ¿Podríamos hablar después?

-Pero Tom- le dije en un berrinche que cayó con su escandalosa risa

-Prometiste aceptarlo, tu hermano no ha podido regresarte tu auto y necesitas algo con que moverte. Si quieres tómalo como un préstamo. Ahora debo dejarte. Te amo- Dijo apurado y colgó el teléfono.

-Dios- me puse las manos en la cabeza un poco preocupada- ¡DIOS!- dije de nuevo y me reí. Subí a ella y toque los asientos con cuidado, me senté donde el conductor y puse mis manos al volante, metí la llave y la gire para escuchar el rugir de su explosivo motor.

Salí del estacionamiento con amplia sonrisa. Llegue al supermercado y temía dejar la bella bebé solita. Es tan bella *o*… pero estaba haciendo el ridículo y no me quedo más que salir apresurada. Entre al lugar como un rayo, tome unas cosas, especias, inciensos, tazas xD, un poco de té, café y galletas.

-Vaya- me dijo Jay en cuanto llegue al bello edificio- Eso es un auto- y me sonrío animado, yo asentí más que feliz y aún en mi sueño, tan embobada estaba que no me di cuenta de que Jay era quien cargaba las cosas.

Ya todos estábamos listos. Nos ocupamos en preparar algunas cosas para subirlas a la azotea, donde ya estaba una mesita y tres asientos, según me informaba Javy.

-Permítenos invitarte a comer- me dijo Javy un poco apenada, cuando ya todo estaba listo- y después subiremos…

-Gracias- dije sonriéndole y caminando junto a ella, que de un brinquito dio la vuelta. La verdad es que no había comido y no lo recordaba, ese licuado ha salido contraproducente xD.

No sé porque me figuraba el departamento exactamente igual que el de Lauren, sombrío y perverso. Pero me equivoque, este no solamente era lo contrario, sino que ni siquiera se le acercaba.

Colores por todos lados, estatuillas extrañas, cuadros en las paredes y una mesa especial, tras el vidrio se encontraba una foto de ellos, Javy y Jay, en lo que parece un M&G con los chicos de Tokio Hotel. Había un par de autógrafos sobre ella, una dedicatorias, y un “Jaden y Javy Kaulitz” que me llamo la atención.

-¿Te gusta la pasta?- me dijo Jay balanceando la sartén por sobre mi cabeza, con bastante habilidad, empecé a reír y gustosa le dije que si

-Es la Tokio Hotel especial- me dijo Javy haciendo una mueca de “muero de hambre”. En efecto, era justamente aquella pasta que los gemelos habían hecho famosa.

Son unos fanáticos completamente ¿Es hora de asustarme? No lo creo. Aparte de ser extremadamente amables, son muy carismáticos. No sé nada de su vida, absolutamente nada… su forma de reír me recuerda a la risa que mi hermano y yo celebrábamos de vez en vez, y más parecida todavía a la de los Kaulitz.

Tenían muchas anécdotas que contarme, y ahí se nos fue la comida, pasamos a la azotea donde Paul nos esperaba.

-¡Excelente!- dijo Jay levantando los brazos- el clima es perfecto

-Este lugar siempre es agradable- les dije inhalando y trayendo a mi mente todas las ocasiones en las que había estado aquí, con Bill, con Catalina, con Lauren, pero sobre todo, con él.

Nos dio más tiempo para charlar sobre sus vidas y fue cuando a ciegas empecé a confiar. Ellos hablaban hasta por las orejas y ni una sola vez me preguntaron algo sobre mi relación con los chicos… ¿Coartada? ¿Trampa? ¿Mentira?

Jaden, apodado así desde su infancia, nació en Concepción, ciudad del bello país de Chile, el 8 de enero de 1991, mismo año en que mi hermano. Su nombre real es Javier (Jay, para diferenciarlo de Javy), ha venido de intercambio a terminar una maestría en diseño, carrera a la que ama.

Javy, diminutivo de Javiera, nació en el mismo lugar que Jaden, sólo que el 1 de septiembre de 1992, estudia diseño de modas urbanas, o algo así fue lo que entendí. Ambos están unidos terriblemente, se llevan de una manera maravillosa. Y por todo lo que he escuchado, son fanáticos de hueso colorado de mis pequeños niños, los Tokio Hotel.

-¿Qué hay de ti Mat?- dijo Javy risueña- hemos hablado toda la tarde y ya se nos ha terminado el té xD

-Es verdad- dije suspirando, seguía pensando en que debía decir

-No debes temer- dijo Jay seriamente- creo que Javy te lo ha mencionado ya, seriamos incapaces de hacerte algún daño.

-Deben saber que no es fácil- me recargue en la silla meciendo mis pies con lentitud- Me enamore de Tom Kaulitz hace muchos años, siempre lo considere como algo imposible de alcanzar, y al venir a Hamburgo, fue cuando conocí a Tom. El chico despreocupado, aunque a veces toma las cosas demasiado en serio, al que le duelen ciertos actos y repudia otros más. Y me enamore perdidamente de él. Después de pasar algunas adversidades, logramos ponernos de acuerdo y me quede aquí. Tenemos una relación desde el 7 de abril. – me quede pensando, recordando y reflexionando en esa fecha, en el pre y el post, y el mes que él tenía fuera de casa, cuando Javy me saco de mis pensamientos al tocarme una de mis manos que estaba apoyada sobre la mesa.

-Siempre había querido conocerte, desde el momento en el que me entere de ti, cuando estabas en Paris… se que fue hace relativamente poco tiempo, pero quería saber que se sentía… ¿Qué se siente estar con el hombre que siempre has amado?- pregunto mirándome con esos bellos ojos

-Es lo más maravilloso que me pudo suceder, porque algo cambio en todo esto. Ya no es solamente amar a Tom Kaulitz, sino amarlo a él, con todos sus defectos y virtudes, con sus caras de puchero y sus profundas miradas- y seguía hablando mil maravillas de todo lo que me causaba tenerlo frente a mí, ellos me miraban atentos y complacidos… hasta que termine sintiéndome muy tonta, como una puberta enamorada [(Sin ofender bombones, que quede claro xD)].

Reímos por un rato más, hasta que anocheció, la oscuridad había caído completamente. Hoy también algo cambio.

-Matilda, es hora de que se tome sus medicinas- me dijo Paul en un “llanto silente”, creo que estaba muy apenado…

-¿Pastillas?- dijo Javy levantando una ceja, caminábamos hacía las escaleras

-Es una larga historia, necesitamos otra “hora del té”- le dije riendo

-Pues nosotros encantados- dijo Jay nuevamente alzando las manos, animado se acerco a darme un abrazo que me cohibió por un momento, su cercanía era imprudente y me hizo reír al recordar a mi hermano. Paul se quejo, pero esta vez lo hizo en viva voz.

Nos hicimos unas señas, “llámame” “cuando el grandote se haya ido” “deja la ventana abierta”, y termine riendo tras la puerta del monster house. Tal cual niña pequeña, corrí a mi cama cuando tenía la pijama puesta y me puse a brincar un poco… hasta que fui a dar al suelo, provocándome una seria risa, bastante prolongada.

-Hola cuchurri cuchurri- dije en cuando Tommy me contesto, creo que he sido un poco imprudente, debe estar agotado por el concierto… pueden ser las 4 o 5 de la madrugada…- ¿Amor?- le dije riendo

-Estoy ocupado- me dijo en una voz completamente modorra, podría decir que hasta diferente… parecía que ni siquiera había levantado la cabeza de la almohada

-Sólo quería decirte…- empecé emocionada nuevamente, cuando escuche un par de ruidos extraños, y voces… varias voces dentro de su habitación…colgué de inmediato esperando que todo hubiera sido un mal sueño… unas horas más tarde, comenzó a sonar… sonó y sonó… y yo jamás lo conteste.

2 comentarios:

zeeeL dijo...

hasta que termine sintiéndome muy tonta, como una puberta enamorada

así nos llevamos!! xD no no, es broma ^_^

hahahahaha un pequeño reclamito...

- estoy ocupado -

voces... voces... colgaste...mal sueño...no contestaste.

A! A! A! A!

¿qué demonios?

osea osea !NO¡

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

me estresas! *___*

te amo <3

♥ Koni Love ♥ dijo...

oh dios! Pubertas enamoradas xD!

Oye...

¿Puedo golpear a mmy?

gracias de antemano.


te adoro mi cajita oreo <3