Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 3 de abril de 2010

Capítulo LXXXIII – Las gemelas de Sisak III

-Enterarte de una verdad así es más que traumático- dije suspirando después de un silencio reflexivo entre los tres Dubocovich y yo

-No pensamos que algún día tendríamos que contar la historia completa, tú la has venido a complementar, honestamente no se de que manera podemos ayudarte cuando no tenemos absolutamente ningún tipo de evidencia que te sirva

-Lo que quería saber es quien es ella realmente, si quisiera encontrarla no sería difícil. Parece que ella busca cualquier oportunidad para hablar conmigo.

Lo que paso después, fue que reímos sin control, no sé si era la manera de aliviarnos, llevaron la comida y degustamos en el patio donde nos encontrábamos. Ruza llego a acompañarnos, es la madre de Danica y Zvonimir. Nos quedamos conversando hasta pasado el anochecer sobre lo que era yo, lo que hacía en ese entonces, cuando recordé que llevo más de un día sin hablar con Tom. Asunto que no solo me preocupa por extrañarlo, si no por levantarle alguna sospecha extraña.

-Mañana en la mañana te irás en el jet directo a Hamburgo, por eso no te preocupes- me decía Danica cuando caminábamos a mi habitación- Debo pedirte una disculpa por la manera en la que sucedieron las cosas, es solo que la Rado me pone de nervios, hace mucho que no sabíamos nada de ella

-No debes disculparte, yo vine a interferir con su armonía, la verdad se me hace increíble haber llegado aquí antes que cualquier otro lado

-Las coincidencias son increíbles ¿no lo crees así Matilda?

-Yo creo- le dije cuando nos sentábamos en el balcón de mi habitación y encendíamos un cigarrillo- Que las coincidencias no existen, sólo lo que es inevitable

-¿Psicóloga o escritora?- pregunto estallando en risas, y no pude contener la mía por mucho tiempo. Terminamos cenando juntas, sería mi último día en Sisak, abordare la avioneta muy temprano

-Espero que algún otro día tengamos tiempo de charlar de otras cosas- le dije al acompañarla a la puerta donde Zvonimir nos esperaba

-¿podemos hablar?- me dijo él, asentí y paso al balcón

-Tal vez terminemos siendo familia Mat, buen viaje. Hasta luego- beso mis mejillas y camino tarareando por el pasillo ¿Familia?

-Me da tanto gusto que estés en nuestra casa- me dijo Zvonimir abrazándome de manera furtiva en cuanto puse un pie en el balcón- es una verdadera pena que tengas novio, tal vez algún día podamos salir todos juntos

-Sería magnífico- le dije tratando de apartarme de él- ¿Hay algo que…?- trate de preguntar al ver que él no tenía planeado moverse del lugar

-Quiero decirte cosas, que nadie más que yo sabe- tomo asiento frente a mí, busco entre los rincones que no hubiera nadie- sobre Luc

-Te escuchó- me mostré más que interesada, pensé que mi morbosa mirada lo intimidaría, pero muy al contrario de eso, lo alentó a empezar

-Lucija y yo teníamos una amistad muy extraña, ella me contaba cosas que hacía y que veía en su alrededor, a mi me parecía extraordinario todo lo que era capaz de hacer. Katherina era un verdadero pastelito, tan dulce, tierna y noble. Ahora estoy seguro de que fue Lucija quién la orilló a hacer la sarta de barbaridades

-¿Cómo qué?- pregunté curiosa llevándome otro cigarrillo a la boca, él lo encendió sin tardanzas

-Pues- vaciló, me miro apenado- cuando entramos a la elemental, las pusieron en grupos separados, había un par de chicos que molestaban a Katherina, y Lucija… ella los amenazó con un arma, no sé de donde la saco…Al enterarse la directora, le pusieron un castigo ejemplar, pero no la sacaron de la escuela… Luc le dijo a Kat que tenía que hacer algo por ella, que ella ya la había salvado. Así que Kat fue donde el tío Luka, robo un par de frascos extraños, de esos que nadie nunca debe tocar, y con ellos envenenaron a la bella mascota de la señora Directora…nadie sabe que fueron ellas. Sólo yo, porque Kat me lo confesó avergonzada…

-Lucija hacía cosas horribles y Kat no la delataba, las dos eran culpables…. Un día, al regresar a casa…

No puedes decirle a nadie!- le gritó Luc a Kat

-Pero hermana, esto está muy mal, si mamá se entera…

-Prometiste guardarme el secreto Kat, no me puedes abandonar ahora

-Hermana… yo ya no quiero hacer esto…- Kat comenzó a llorar, si había algo en la vida que desesperara a Luc, era ver a Katherina llorar

-Eres tan débil- la empujo, ella se tropezó con una piedra y cayó de sentón al piso, seguía llorando mientras se tallaba sus hermosos ojos, ahora hinchados por tanto llanto

-No hermana, yo sé que tú eres buena- le rogó Kat a Lucija que ya caminaba deprisa. Kat le dio alcancé, entre llanto y llanto, Lucija volteo su mano con fiereza propinándole un certero golpe en la cabeza, perdió el equilibrio y cayó por la orilla del río

-¡Kat!- gritó Danica. Los tres corrimos cuesta abajo, para nuestra mala suerte la corriente ya se la había llevado.

-Trate de alcanzarla pero fue inútil, unos hombres que nos observaban sacaron su pequeño cuerpo del agua, ella ya no respiraba, trate de…fue inútil…- Zvonimir había tenido un flash, al contarme cada una de esas palabras, parecía recordar cada sensación de aquél día

-Kathi ¿por qué?- sollozaba Ivana con la pequeña en brazos

-No mami, yo soy Kat- le dijo Lucija dejándonos a Danica y a mí perplejos ¿En verdad era ella quién decía?

-Cállate- le dijo en un murmullo Ivy a Lucija mientras su padre la posaba en sus brazos

-¿Por qué se ha ido Lucija papi? ¿Por qué me dejo sola?- decía la niña

-No mi amor, Kathi se ha ido al cielo… Katherina es ahora un ángel- Tomislav era un zombie, parecía hablar sin tener consciencia de lo que estaba diciendo

-No papi, Katherina es buena, yo soy Katherina, soy un ángel…soy Katherina y Lucija me ha dejado sola por qué es mala…

-No había nadie en el mundo que se atreviera a debatirle eso a una niña que lloraba desconsolada por la pérdida de su hermana… por el trágico accidente…

-No fue un accidente, nosotros pudimos verlo, pero simplemente no tuvimos la fuerza para confesar lo que sabíamos. Al poco tiempo Katherina se fue a Inglaterra y no la vimos más, nosotros nos cambiamos de casa y nuestra madre no quería que nos encontráramos con ella. Tomislav venía a jugar aquí, fuimos muy buenos amigos a pesar de qué le ganaba con tres años, en ese entonces todos éramos unos niños inocentes que habíamos vivido un evento desafortunado. No nos dejamos influenciar por eso hasta que Tomo murió junto con su familia en un incendio.

-Katherina vivió un par de años aquí, bajo el cuidado del tío Luka, después se fue a México…

-¿Cómo fue que jamás me di cuenta de que ella no era quien presumía? Y no solo eso… ¿Cómo fui tan ciega para no darme cuenta que sus raíces son completamente distintas a las demás?- pregunte ofuscada, sin darme cuenta de cuantas colillas había ahora en el cenicero

-Ella tiene un poder- me dijo completamente convencido de ello, perdiendo su mirada en el horizonte, como recordando cada minuto que paso al lado de esa perturbada criatura- ella es capaz de convencerte de cualquier cosa sin necesidad de hacer demasiado. No hace falta que te lo juré, se que conoces esa parte de ella, porque fue la misma Lucija quién me lo dijo

-¿Tienes contacto con ella?- le pregunté en un tono un tanto asqueado

-Tenía, hasta hace un par de años. Sé que ella ha vivido llena de lujos por todas partes a las que va. Que se graduó en psicología clínica y que conoció al gran amor de su vida al hacer la maestría. No tenía idea de que fueses tú… Yo te pregunté si necesitabas algo por otras razones…

-¿Cuáles?- comenzaba a asustarme. Resulta que este chico conoce parte de mi historia y yo ni enterada

-Estoy seguro- se acercó a mí, tomo la mano que tenía libre y la beso con vehemencia, me sentí tan intimidada en ese momento, que me levante sorprendida, él se incorporó y me abrazó de nueva cuenta, acariciaba mi cabello…- tu mirada es igual a la de Katherina, no importa que sean de estaturas distintas, de pieles diferentes, rasgos o lo que sea… estoy seguro de que Lucija vio eso en ti…

-Nos conocimos en una fiesta por casualidad- le dije alejándome de él bruscamente

-¿Casualidad?- dijo burlándose- piénsalo un momento, ¿Por qué razón Lucija termino haciendo una maestría qua ayudará un proyecto que no es de su área?- me cuestionó, como si él en verdad supiera las razones

-No me interesa- conteste renuente a cualquier explicación- sean las razones que sean, ella a mi no me…

-¡Cállate!- me gritó apartando la mesita que estaba entre nosotros, hizo un ruido estruendoso y a mi termino por asustarme- Tu no la conoces, jamás lo harás como lo hice yo, entiende ¡Katherina es buena!- gritaba desesperado rompiendo en llanto

-¡Zvonimir!- le gritó su padre entrando a salvarme de esa situación, lo tomo por los hombros y el chico parecía estar en un shock, gritaba en croata y su padre trataba de tranquilizarlo- Discúlpalo Mat- me dijo cargándolo por la cintura mientras el chico no dejaba de berrear y patear todo lo que estaba a su alcance

-¡Katherina es buena!- me gritó antes de apartarse de mi vista- ¡Kat te cuida!

Y salió de la habitación, me quede en un severo shock debido a todo esto, respiraba con dificultad acomodando todo lo que tiro Zvonimir, me metí a la cama tratando de conciliar el sueño, pero ahora solo conseguía encontrarme con la sombra de dos bellas niñas jugando a la orilla de un rio…

-Lamento tanto lo que paso con Zvonimir ayer- me decía su padre que estaba sentado como copiloto, íbamos camino al aeropuerto

-No, por favor- le dije agitando las manos- yo lamento tanto haber venido a causar estos problemas

-Mi hijo fue el más afectado con todo esto, él se llevaba de maravilla con las gemelas, fue algo que simplemente no pudo asimilar. Puede llevar una vida normal siempre y cuando no las recuerde- negó con la cabeza- creo que fue de gran ayuda que vinieras, como si al fin pudiéramos liberarnos de esa parte triste de nuestra historia

-En verdad les agradezco que me ayudarán, me recibieran en su casa, en verdad no tengo como pagarles esto

-Si lo tienes- me interrumpió Ruza, estaba sentada al lado mío, no había dicho nada en todo el camino, la voltee a ver, sus ojos irradiaban tanto rencor- No vuelvas jamás a Croacia y te lo agradeceremos infinitamente- Me quede callada, tragué saliva, Blazenko no dijo nada, supuse que estaba de acuerdo, de mi boca salió un está bien, tan poco entendible…

La avioneta estaba lista, subí a ella y en menos de cuatro horas ya me encontraba en tierras alemanas otra vez.

Allí estaban los enormes hombres que horas atrás se habían enterado que regresaría del viaje. Subí al auto y llegamos a casa

-¿Qué tal el viaje señorita?- me dijo Paul

-Excelente, gracias por preguntar- le dije indicando donde dejarán mis maletas- ¿Alguna cosa extraña que pasara en mi ausencia?- le dije en un intento de sonrisa

-La señora Simone vino un par de veces, pidió que se comunicará con ella en cuanto regresara

Demonios, pensé, de todas las personas que podían venir, mi suegra fue la que cayó en días donde debían olvidarse de mí.

Le llame de inmediato, ella se mostraba tranquila, por alguna extraña razón no me pregunto a donde había ido, y yo no se lo dije… un par de palabras y tocaba llamarle a Tom.

-¿Cómo estás?- me dijo seriamente, de inmediato pensé que algo sabía

-Muy bien ¿Tú?- le dije esperando que me reclamará, no le había llamado en tres noches, no sabía si él me estuvo llamando…

-También bien, han sido días muy raros, mi celular está completamente muerto, acá no hay señal

-¿De verdad?- le dije incrédula e irradiando de felicidad- Bueno, ya esas más cerca de volver

-Sí, es lo que estamos esperando- a pesar de que hablamos un buen rato de temas comunes, algo me decía que él no estaba del todo bien, que sabía algo…

Un par de días después, mi pequeña traviesa cumplía 20 años…

-¡Muero por verte y estrujarte en mis brazos mamá!- gritaba Dalila emocionada en el auricular

-Yo también, hay muchas, pero en verdad muchísimos chismes que contar, Feliz cumpleaños vida mía- le dije en tono dulzón

-¡Ayyyyyyy, amo cuando me hablas cursi!- seguía diciendo emocionada, ahora creo que brinca- Ya te quiero ver

-Pronto será- le conteste segura de mi misma- ahora debes irte, Zel me dijo que van a salir

-¡Sí! Y no tengo ni idea de a donde- me contaba curiosa, unas cuantas palabras y deseos más, y terminamos nuestra llamada de la semana…

Los J’s han regresado, Gisela también, a pesar de qué ella podía quedarse con Gus hasta su regreso a Alemania, los fans se ponían más locos cada vez y ella prefirió regresar. En unos días los chicos arribarán a Hamburgo y hay un misterio entre mi suegra, mi novio y yo. Ahora todos estamos bastante tranquilos, hacemos cosas juntos, pero por alguna extraña razón siento que nos hemos separado…

3 comentarios:

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

No!!!!!!!!!
Separados no 77
Juntos si :D



El Chico ese del nombre raro me confundio xd


Yo kiero el Misterio , si si ?

XoXo :)

Harlu dijo...

Cariño! =D

LOL! Pero qué capítulo más dramático eh! M pregunto q tendrá Tom? Aunque puff, Ruza sí que me espantó cuando te pidió lo de que no regresaras a Croacia.

Ahora entiendo la broma del otro día! XD Hahaha

Me tendrás x aquí seguido eh! Amenazo con regresar

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Síii que se vaya! que no regreseeee!!

Ah! no verdad xD

yo na' más quisiera saber que rayos anda haciendo mi marido... digo, digo, el marido de Zay su embarazo que paso con ella xD

'Ora con la que no es y que pretende ser...