Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


viernes, 16 de abril de 2010

Capitulo LXXXVIII – El lugar a donde pertenezco

Queridos míos... siempre tengo problemas con MixPod xD así que espero que esta vez no me odie y se puedan escuchar las canciones. Yo no pude, espero que ustedes si xD. Gracias


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com



Los días pasaban como fracciones de segundo a través de mis ojos, un momento volteaba a ver a Tom, al otro estaban mis amigas, Bill y Georg, mi familia…

Estaba ahí, en medio de la nada, sin estar en casa, sin estar en Alemania o en casa de mis padres, estaba ahí parada sin un rumbo y sin dirección, y lo único que tenía para aferrarme al mundo eran ellos.

La boda de mi hermano, ahí… estuvimos todos, antes de empezar con la víbora de la mar, recibí gustosa una llamada de Gisela, hablamos por un par de minutos, pude escuchar las voces de los niños, los J’s y Andreas, Gustav y ella riendo, mientras de este lado del mundo el hombre de mi vida me tomaba de la mano, y veía a toda la gente que amo disfrutar de ese momento.

Hoy que estamos terminando el cuarto mes del año, me doy cuenta que no quiero más, que a este momento, que a este día, que a estas paredes pertenezco. Que soy de las personas que he escuchado reír, llorar y soñar, aquellas que están en las distintas partes del mundo, en Finlandia, en Alemania, aquí mismo, en esta ciudad y en esta casa también.

Pertenezco a esta cama, a este hombre que duerme tranquilamente a mi lado, de su boca salen pequeños suspiros, y la sonrisa enmarcando su rostro me hacen amarlo más y más con cada segundo que paso junto a él, cada momento que paso viviendo…

Sus manos descansan en mi cintura desnuda, mis manos tocan su bronceado pecho y mis ojos admiran el subir y bajar del mismo, mientras mis oídos se deleitan con su fascinante respirar. Quiero estar con él toda mi vida, siempre lo supe, el viaje ha terminado con sus ojos que me miran destellando.

-¿Qué pasa?- me dijo bostezando y acercándome más a él

-Nada- le dije riendo y dándole un beso en la nariz

-¿En qué pensabas?- insistió acariciando mi espalda

-En ti- le respondí muy quitada de la pena mientras acariciaba su cabello

-Que novedad- dijo resoplando y después sonriéndome picaronamente- Ya, en serio- dijo testarudo

-Es en serio- le dije levantando una ceja- Pensaba en que los viajes terminan cuando los amantes se encuentran

-¿Viajabas?- pregunto confundido

-Olvídalo cielo, nos hace falta desayunar

-¿Podemos pasar?- la vocecita de Dalila resonaba detrás de la puerta

-Estamos desnudos- le dije a Tom riendo, él solo levanto los hombros- ¡Hey! Nadie más que yo puede verte desnudo

-¡Bah! Como si no me hubiera visto ya medio mundo, unas más, unas menos

Lo miré, no estaba encaprichada ni sorprendida, estaba enojada, realmente enojada, así que me levante de la cama y me metí al baño, no sin antes decirles a las chicas que me esperaran en la cocina, con ese tono de fastidio que ya conocían, sin decir más las escuche alejarse antes de meterme bajo la regadera.

Me vestí dentro del baño tratando de calmarme, pero no podía, no quería, ¡Qué descaro el suyo! Me decía a mi misma solo enojándome más “Así es él” me decía mi conciencia de niña buena para no sentirme abatida “Y eso qué, ahora es tu novio” decía otra parte de mí haciendo mis ojos crisparse.

Salí del baño y él estaba sentado en la cama, volteo a mirarme y me acerque a los pies de la cama en busca de mis tenis, me los puse cuando sentí su respirar en mi nuca

-¿Estás enojada?- pregunto tomándome de la barbilla obligándome a mirarlo, moví la cabeza en un “sutil” movimiento

-No- me levante- tengo hambre- y camine a la entrada del estudio, que en estos días era nuestra habitación

-Matilda- dijo seriamente- ¿Quieres decirme cuál es la estúpida razón por la que estás así?

-¿Y todavía tienes el descaro de preguntarlo?- No sé por qué me enoje tanto, tal vez él solo bromeaba y me lo estaba tomando muy apecho

Salí del la habitación y me puse en “santa paz” a desayunar, él bajo las escaleras hablando muy animadamente con Zayra, se sentó frente a mí y desayunamos todos juntos, pero él y yo parecíamos desconocidos, cosa que sin duda alguna todo el mundo notó.

-¿Entonces a mediados de Mayo se van a Asia?- preguntó Diana haciéndose notar

-No, Dave me aviso que es a mediados de Junio, eso atrasa todos nuestros planes- le contestó Bill tomando su mano

-Entonces podrías quedarte con nosotras Mat- dijo felizmente Zel, le sonreí, la verdad era una idea muy buena

-Sí- dijo Tom sin dejar de comer- Tal vez así mejoraría su humor- y río, todos sonrieron, pero yo me enoje, me levante de la mesa y coloque mis platos en el fregadero

-Uy – interrumpió Kony- estas de muy mal humor ¿huh? ¿No será que estás embarazada?

Y nos quedamos callados, un silencio sepulcral invadió la habitación y yo lo pensé por un momento ¿Embarazada? Empecé a toser, me habían dado ganas de vomitar, y no sólo eso, me maree a tal grado de balancearme sobre mis pies

-¿Estás bien?- me dijo Zay paseando su mano frente a mi rostro, estaba pálida

-Sí- dije levantándome con rapidez- Voy a salir- y me levante corriendo hasta mi cuarto, donde de inmediato me cambie y busqué las llaves, cuando el portazo me avisó que Tom estaba dentro

-¿Qué te pasa?- pregunto extrañado, queriendo tocarme, y yo sólo lo esquive

-Voy a salir- le dije de nuevo avanzando hasta la puerta

-Voy contigo- se fue al closet por una sudadera

-No- le dije abriendo la puerta- Quiero irme sola

Lo deje con el discurso a medias, corrí por las escaleras, pase por la sala, escuchaba como me preguntaban qué sucedía y a donde iba, sin voltear a ver a nadie, cerré la puerta y abordé el auto. Fui a hacerme unos análisis de sangre, me los entregarían en tres horas, así que decidí ir a visitar a alguien que pondría mis pies sobre la tierra

-Ven muñeca, siéntate conmigo- dijo mi Abue en cuanto cerré la puerta de su casa, me acerque para darle un beso y ella me sonrío enternecida- ¿Te peleaste con tu novio?

-Algo así- le confesé, se sentó en el sofá de tres plazas y yo recargué mi cabeza en sus piernas al tiempo que ella colocaba sus manos sobre mi cabello, acariciándolo con mesura

-Es imposible que no te vayas- dijo suspirando, recordé el momento en el que ella había comentado con mi madre esa cuestión Hija, no dejes que Tom se lleve a Mati a Alemania, si se va no va a regresar y hará allá su familia. Esa cuestión que habían comentado cuando yo me la vivía enamorada del guitarrista, cuando tenía 21 años y ni siquiera pensaba en que lo conocería a este grado- Pero ahora veo que eres feliz con él, tú lo has aceptado con su carácter, y puedo ser honesta, ese hombre te ama

-¿De verdad?- le dije llorando, No tenía idea del por qué dudaba en estos instantes

-Sí- respondió tan segura de sí, que termino animándome- Los hombres altaneros y presumidos siempre van a ser así Mat, pero no por eso te aman menos de lo que presumen, es solo que ellos tienen su particular de cómo demostrártelo, si estas enojada con él por algo que dijo, seguramente lo hizo sin intención de ofenderte, lo que sucede es que tu eres muy caprichosa, enojona y con todo te sientes, muchacha- me dio un ligero zape cuando yo ya me reía como loca, ya que lo que había dicho era cierto.

Nos levantamos y la ayude a cocinar, llegaron mis tíos con sus familias y se encargaron de hacerme sentir como cuando era pequeña, todos hicieron muecas de asco al enterarse de que la chef del día había sido yo xD

Me empaco una canasta con la gran variedad de postres que había preparado y los que habíamos hecho momentos antes.

-Ven Matilda- me dijo caminando a su habitación, me senté sobre su cama y aspire su delicioso aroma, me dio un suéter, hacía frío, no permitiría que me fuera sin cobijarme- Tú lo elegiste a él, no sé por qué, debes tener muy presente que por un momento de furia, no vale la pena todo lo que has logrado. Creo que has encontrado el verdadero amor y debemos estar agradecidos por eso, mírate nada más, luces hermosa y tienes las mejillas rosadas. Ahora eres más feliz que nunca, ve con él y dale mis saludos-Me tomó de las manos, acomodo mi cabello detrás de mi oreja, y nos dijimos adiós, arranque el auto y pase por los resultados. Tenía el sobre en el asiento del copiloto y no podía esperar más para llegar a casa.

-No, ya llego. Gracias cuñado, disculpa que te molesté, saluda a Yatziri de nuestra parte- Tom colgó el teléfono y me miró entre enojado y preocupado mientras los demás me saludaban, y al ver el sobre en mi mano se quedaron pasmados

-Me vas a decir a dónde demonios te fuiste sin decirle nada a nadie, ¿Qué piensas? ¿Qué somos de palo y no nos importa dónde te metes?

-Fui a hacerme unos análisis- contesté sonriéndole, me parecía tan encantador de su parte su cara enojada, que al tiempo de ver el sobre se suavizo impresionantemente. En estos momentos no me preocupaba tener un bebé, o lo que dijera el mundo, pasara lo que pasara, yo iba a estar con él

-¿Qué dice?- pregunto Dalila tragando saliva

-No lo sé, aún no lo abro- contesté alzando los hombros y caminando al centro de la sala, se acomodaron alrededor mío, Tom se apuró sentándose a mi lado y tomándome de la mano, así que… comencé a hacerla de emoción, abriendo el sobre tan lentamente que termine desesperando a mi novio que lo abrió casi rompiéndolo y sacando la hoja

-Falsa alarma- dijo Tom sonriendo, suspirando y levantándome del suelo dándome un par de vueltas- Si nos disculpan- dijo coquetamente sin dejar de mirarme y tirando el papel con un notorio negativo en rojo

-Nosotros ya nos íbamos, no te preocupes- y de la nada todos salieron de la casa

-¿Y ahora?- le contesté curiosa dándole un beso

-Tú sabes- dijo dejándome con cuidado sobre el sofá- les dije que cuando regresaras tendríamos sexo salvaje

-¿En serio?- le dije levantándome y trepando hasta su boca

-Sí- contestó mordiéndome el labio y acariciando mi espalda por debajo de mi blusa- Mat- desistió apartándome un poco de él- Tenía planeado decirte mil palabras, pero decidí que solo serán dos- lo mire expectante sin soltarlo de las manos

-Te amo- dijo mirándome- Y serán más de dos- sonrío acercándome más a él- Pertenezco al lugar dónde tú estés, ya no sé cómo ser yo si no estás tú a mi lado

-Te amo- le dije también abrazándolo, él me levanto y me cargo en sus brazos, caminábamos hacía nuestra alcoba mientras mis piernas se balanceaban a los costados de su cintura, sonreíamos hermosamente mientras subía los escalones

-¡Tom!- grité en su oído, sonrío y no dejo de caminar- ¡Házmelo ahora!- volví a gritar muerta de la risa, le di besos en sus mejillas y en sus labios mientras entrabamos a la habitación.

No hay lugar en este mundo que me haga sentir bien si no estoy al lado tuyo. Tus caricias son lo que necesito para elevar mi espíritu a lo más alto, y siempre serán las únicas que aunque, estando en el infierno, me aterrizan al cielo, igual que cuando tú me miras. Pertenezco al mundo donde te conocí. Y sólo perteneceré a él siempre y cuando tú estés.

3 comentarios:

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

:')♥

Harlu dijo...

Excelente capítulo, amor!

Koney Love ♥ dijo...

ansiaba el capítulo en el que aparecía el ultimo parrafo. Sospechaba que iba a ser perfecto ¡Dicho y Hecho!

La frase de la abu `` no permitas que Tom se la lleve a Alemania... ´´ Recuerdo cuando me contaste esa anécdota en el messenger y reí como loca. Esto me ha traido muchos recuerdos junto a ti amore, menos de un año en conocernos & te siento como si me hubieras acompañado muchos más. Debo confesar que te amo ¿te acuerdas de mi amistad hacia pocas personas? No estás dentro de ellas porque lo nuestro no es amistad, es hermandad <3 Te extraño hermosa