Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 24 de abril de 2010

Capitulo XCII – El lugar favorito de los dos


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

-Cualquier cosa que necesites me llamas y estaré de vuelta lo más rápido posible, ya tienes los teléfonos de emergencia de todos lados más el numero del…

-Ya basta Matilda ¡Me aturdes!- estábamos por salir de casa de Zay, los medios no sabían que Georg se estrenaba como papá y él prefería que no se supiera todavía, Jost había manejado bien lo del accidente y habíamos escondido bien a mami, lo de Gus los mantenía muy entretenidos, Gisela crecía cada que el sol se posaba en el cielo.

-Está bien- le decía riendo un poco apenada- pero no estará de más prevenir

-Yo estaré con ella, no te preocupes- me recordó Georg tomándola de la mano mientras con la otra cargaba a Amelie que dormía muy plácidamente. Nos despedimos de ellos y salimos rumbo al aeropuerto. Cuando la gira terminara, todos estaríamos unidos, ahora de manera muy literal

…Zayra…

-No creas que soportare mucho esta situación, no pienso estar teniendo hijos como conejo y tú viviendo feliz en Hamburgo- le dije en cuanto los demás cerraron la puerta

-¿Por qué me dices eso?- me pregunto él un poco consternado por el tono en el que se lo pregunte, tome a nuestra hija entre mis brazos y fui con ella a su cuna, Melissa estaba dibujando en su habitación

-¿Ya se fue Tía Mat?- me pregunto mi hija en cuanto coloque a su hermana sobre las cobijitas

-Sí, ya se fue- le conteste dirigiéndome a ella

-No puedes estar caminando de aquí allá, el doctor te pidió reposo- Georg me cargo entre sus brazos antes de que pudiera cargar a Meliss entre los míos, me llevo a nuestra habitación y me coloco en la cama lentamente

-No necesito tanto cuidado- le dije un poco molesta tomando el control de la televisión

-Cuando termine la gira estaremos juntos- dijo quitándomelo y poniéndolo sobre el buró

-Cada que nos vemos me dices lo mismo y yo no veo que esto funcione. Tu hija te necesita y yo también

-Quiero que vengas a Alemania a vivir conmigo- dijo tomándome de la mano y por obvias razones atrayendo mi mirada a la suya- Cásate conmigo

…Tom…

-No puedes abrir los ojos- le decía divertido a Mat, ambos habíamos salido a ese lugar donde está su sorpresa. Llegamos hace un par de días a Hamburgo, Diana ha venido con nosotros, ella está tratando no se qué asuntos junto a mi hermano, tengo entendido que ella se marchará a México en cuanto comience la gira, y cuando está termine, se dará la noticia de que ellos van a casarse. Me pregunto si el Hobbit ya se lo habrá propuesto a Zay, también me pregunto qué paso entre Dalila y Jaden, no hemos tenido tiempo de hablar, ellos fueron a su país a renovar no sé qué cosas.

-¿Cuándo podré abrirlos?- me pregunto berrinchuda mordiéndose el labio tratando de abrir sus ojos, que solo eran cubiertos por sus manos

-Cuando yo abra los míos- le conteste obligándola a mirarme asustada- no es cierto, ciérralos- le dije sonriente y ella me hizo caso

-¿Cuánto falta?- pregunto al cabo de un rato moviendo rápidamente los pies

-Déjame calcular- le dije según yo haciendo cuentas mentalmente- como tres días, no te preocupes

-¡Tom!- me dijo abriendo los ojos nuevamente, le sonreí y ahora los tape con mi mano- Pon las manos en el volante, yo cerrare mis ojos solita- dijo riéndose y recargándose en el asiento. Nos dirigíamos a aquel lugar donde vimos el rio Ebel.

Parecía que llevaba manejando por días, pero apenas hace una hora y media que salimos de la casa.

-Ya está- le dije al tiempo que apagaba la bella bebé, ella abrió sus ojos esperando encontrar algo que le dijera donde estábamos, caminamos un poco

-¿Qué es?- pregunto curiosa cuando le extendí mi mano para que bajara, estábamos camino al jardín de la casa

-¿Qué te parece?- pregunte dándole alcance, ella ya caminaba hacia el frente de la casa, habíamos entrado por la parte trasera y la camioneta se quedaría en la cochera hasta que nos regresáramos a Hamburgo

-Pues- dijo parándose justo frente a la puerta- Es una casa blanca con las persianas azules- comenzó a caminar- tiene un pórtico que rodea toda la casa y esta mesita donde se puede tomar el té- una vez que dimos la vuelta, abrió la puerta y entro lentamente- tiene una enorme escalera al centro- subimos rítmicamente- ¿Por qué hay tantas habitaciones?- Hay 3 habitaciones en la planta baja y 5 en la planta alta, más la sala de estar y el estudio en el segundo piso- Y esta habitación- dijo entrando y admirando el paisaje del río- es perfecta para admirar los atardeceres

-¿Te gusta?- le pregunte nervioso al tiempo que colocábamos nuestras manos en la baranda del balcón

-Es hermosa- dijo suspirando y viéndome- ¿De quién es?- pregunto abrazándome

-Es tuya- le conteste con una pequeña risa nerviosa, ella me miro sin dar crédito a lo que le acababa de decir, sus ojos estaban abiertos como un plato

-Pero Tom….- dijo pausadamente, la brisa nos golpeaba en la cara- ¿Cómo lo hiciste?

-Aún no está terminada- le dije besándole los labios- Falta la súper reja que me pidió David, todo por nuestra seguridad

-¿David lo sabe?- me pregunto un tanto ofuscada

-Todos lo saben- le dije sonriendo de oreja a oreja- Aquí es donde vamos a vivir, bueno… cuando esté terminada aquí nos mudaremos. Le faltan muchos detalles y los muebles, pero quería que- no me dejo terminar, y no porque me interrumpiera con uno de esos besos que me vuelven loco, sino por qué ella, se ha puesto a llorar. Cubrió sus ojos con sus manos y apenas la escuchaba sollozar, en verdad yo no entendía que pasaba…

…Haru…

¿Qué podía decirle ahora? Resulta que nos perdemos del trabajo un par de meses y mi amado novio tiene una casa nueva, una como yo le dije que la quería.

-¿Qué pasa?- me dijo levantando mi rostro para que lo mirara, limpio una de las lagrimas que estaba a punto de caer sobre mis labios- ¿No te gusto?- pregunto y pude ver el brillo desaparecer de sus ojos

-No cielo, no es eso.-Conteste sonriéndole consternada todavía por la impresión- Es en verdad hermosa, es la casa de mis sueños y tú…

-Es la casa de nuestros sueños- dijo envolviéndome en sus brazos- Es nuestra casa, Matilda

-Gracias- fue lo único que se me ocurrió decirle, me sonrió aliviado y me levanto hasta él. Mis brazos rodearon su cuello, mi cabeza se recargaba en su hombro, mis pies estaban a varios centímetros del suelo, mientras él me sostenía con fuerza con sus manos colocadas en mi cintura- Esta casa no tendrá sentido si tú no estás conmigo- dijo lentamente a mi oído y despegue mi cabeza del lugar donde estaba, para mirar sus ojos, brillosos, acuosos, llenos de esperanza mientras su labio temblaba, lo mire más confundida que nunca- Cásate conmigo.

Me quede helada mirándolo, sentía mi corazón palpitar cada vez más lento mientras mi cuerpo se deslizaba hacia el suelo, donde mis pies lo tocaron y empezaron a temblar como gelatina, él no dejaba de mirarme, trago saliva un par de veces y no se había percatado de que me he quedado sin habla

-Matilda- dijo sonriendo nuevamente, pero esta vez con ternura, yo seguía sin poder decirle nada, tomo mi mano entre las suyas, la beso y después se hinco frente a mí, oh Dios, si creía que esto no podía ser más fantástico, me había equivocado- Cásate conmigo- repitió rebozando de felicidad- Cásate conmigo- dijo una vez más mientras su sonrisa se hacía cada vez más y más grande, sus ojos casi se cerraban debido a su enorme sonrisa-Eres lo único que necesito para vivir, para respirar, para estar bien, para levantarme en las mañanas y además eres muy sexy y me encanta tener sexo salvaje contigo-provoco que me riera y aunque el también lo hacía sé que estaba esperando una respuesta de mi parte, me hinque al igual que él, le di un beso en cada una de sus manos y me quede viéndolo embelesada

-Tú también eres muy sexy- le conteste sonriendo pícaramente- Sí, Tom- dije sin perderme ni unas sola fracción de su mirar en ese instante- Acepto casarme contigo- le dije y sentí las lágrimas brotando de mis ojos exageradamente, estaba perdida en la emoción del momento, ni siquiera me percate del minuto exacto en el que Tom había comenzado a derramar lágrimas, igual que yo. Ambos nos sonreíamos, hasta que después nos dimos un beso, entre risas notábamos que nos estábamos empapando, no dejábamos de llorar. Después nos abrazamos, este fue la unión que nos llevo a caer al suelo

-Señora Kaulitz- me dijo cargándome entre sus brazos, no pude evitar casi quebrarme la quijada por la sonrisa más grande que alguna vez había hecho, la señora Kaulitz… amaba la manera en la que sonaba, la manera en la que hacía eco entre sus labios y todo lo que significaba que me dirían así, pero sobre todo, que él me llamara de esa forma era una sensación completamente diferente a todas las demás

-Dígame señor Kaulitz- le conteste meciendo mis pies armoniosamente mientras caminaba a lo largo de un pasillo

-No celebramos nuestro primer aniversario- dijo aparentando estar decepcionado- fue hace dos meses y paso desapercibido

-¿Qué haremos al respecto?- pregunte fingiendo estar horrorizada por nuestra traición al calendario

-Pues ya que hoy es una fecha doblemente especial- giro el picaporte de la habitación del fondo, parecía ser la más grande de todas. Estaba llena de pétalos de rosas rojas y blancas, una cama al centro de la habitación ¿En qué momento el hizo todo esto?- Te daré el doble de veces- me dijo aventándome sobre la cama sin sutilezas

-Vamos, Tom- le decía tratando de detener sus rápidas manos que me desnudaban con cada respiro de mi parte- por lo menos que la cama llegue virgen para nuestro matrimonio- le dije muy convencida de ese hecho. El se detuvo bruscamente y se quedo mirándome

-Tienes toda la razón. Debe haber algo entre nosotros que sea virgen… la cama me parece una buena opción- lo meditaba y volteaba a todos lados, se levanto y le seguí yo, acomodo de nuevo las sábanas, parecía que nadie había tocado jamás ese bello colchón- Tendré que cogerte en el suelo mi vida- dijo resignado. Lo mire más que sorprendida, la manera en la que lo había dicho provoco que más de una parte de mi cuerpo se erizara, sentía mis oídos, manos y mejillas muy cálidas

-Creo que no tenemos otra opción- le dije volteando al suelo esperando que él no notara que estaba más roja que un jitomate

…Tom…

¿Qué estoy pensando? ¿Cogerla así nada más, como diariamente y a todas horas? Esto tenía que ser algo más que especial, le acabo de pedir matrimonio y ella me ha aceptado, parece que espera que la tumbe sobre el suelo y hagamos las salvajadas de siempre. Me niego rotundamente, la deseo como a nadie, pero quiero que hoy sea distinto

-¿Qué sucede?- me pregunto nerviosa, yo la tome de las manos y bese las palmas

-No quiero que tengamos sexo hoy- le dije poniéndome cada vez más nervioso, ella me cuestiono con la mirada dando un paso hacía tras y podía ver en su expresión una total confusión- Preferiría que, bueno tú sabes, me acabas de aceptar como tu casi marido y no quiero que…

-Hacer el amor Tom- me dijo poniéndose de puntas y dándome un bello beso en los labios- yo también muero por hacer el amor contigo- me miro con los ojos brillosos, parecía que experimentaba una y mil sensaciones con decir solo esa frase. La cargue en mis brazos y nos recostamos lentamente sobre la cama, que siempre no llegará virgen a nuestra boda, ella no dejaba de mirarme y yo, honestamente, tampoco podía dejar de mirar sus bellos ojos.

-Nos están esperando para cenar- le dije sujetando su mano para que despertara, pero no cedía, estaba cansada, la verdad es que yo también- Vamos cielo, llegando a casa dormirás todo lo que quieras

-Quiero dormir en mi casa con mi marido- dijo cambiando su cabeza de lugar, ella seguía terriblemente dormida y me causaba mucha ternura. Me acerque a ella, le puse una de las playeras que siempre traigo como repuesto y puse las cobijas sobre ella. Suspiraba y después sonreía. Sus mejillas rosadas me confirmaban que lo de hoy, supero todo lo pasado

-Ven- me dijo abriendo sus ojos- duerme conmigo- extendió su mano y ni lento ni perezoso la tome y me acosté junto a ella, entrelazo sus piernas a las mías provocándome nuevamente, pero ella no parecía estar consciente de eso, ya que se acurruco en mi pecho, exclamo un te amo, y durmió dejándome sentir la calidez de su aliento sobre mi piel desnuda…

-También te amo- le dije dándole un beso y rodeándola con mis brazos. Para este momento, estoy seguro de que Bill ya sabe que no llegaremos a cenar… o eso pensaba cuando el pitido de mi móvil me sobresalto

-¿Está todo bien?- fue lo primero que me dijo mi hermano al contestar el teléfono

-Si- conteste confundido- creo que no llegaremos hoy, procurare estar para la comida

-Te siento distinto- argumento convencido- ¿Has hecho el amor con ella?- pregunto seriamente

-¡Bill!- le dije tratando de hacer silencio, el móvil estaba realmente cerca de los oídos de Mat y no quería que despertara

-Me da mucho gusto, en verdad Tom, a final de cuentas hoy es un día especial ¿Se lo pediste?

-Sí- suspire recordado el momento- y me dijo que sí, aún no le digo que es un secreto

-Se lo dirás después, ahora Tom- pauso un momento con un dejo de verdadera tranquilidad en la voz- ¿Qué haces hablando con tu hermano favorito cuando podrías estar admirando como duerme caperucita versión para adultos?

-Buena pregunta- le conteste picaronamente- ¿Ustedes que van a hacer?

-El que tú seas un chismoso no quiere decir que yo también lo sea- me contesto socarronamente - Los esperamos a comer mañana, y Tom, por cierto- me dijo cuando estábamos a punto de colgar- Estoy orgulloso de ti, como jamás en la vida

-Gracias hermano- le dije para después colgar el teléfono

-Te amo- le dije besando su frente y sus orejitas, me acomode para verla dormir por un rato, hasta que el sueño también me venció a mí…

5 comentarios:

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

ALFIN!!!!

Estoy gritando y mi mama me mira raro xd
Yo sabia que lo haria!
Ayyyy *w*
Muero de envidiaaaaaaaaaaaa!
y Me imagino su sexy voz diciendo...
... Cásate conmigo....
Muero x____x

y La sorpresa!!!
y y y
La cama xd
Ni siquiera la Cama del futuro matrimonia se salvo! Pro dios Contrólense!

Siguo muriendo!!

Y todos los Tokio van a estar casados :O
Ay ...el amor ...el amor (8) xd

tu ayer dijiste que me gustaría el capi y fue mejor ke eso :)

Te quiero Galletita <3

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Ayyy si YA Matilda ¡aturdes! Llegale! Comonsi no fuera la primera vez que pare esa Zay... y ni te apures eh que después seguro en el cuarto saldrán caminando solos...

Andale que la Zay se iba a poner roña y que la callan wee

Harlu dijo...

Mi vidaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Aturdeeeeees! Repito la frase de mi mami!! XD

No! T juro que todo m imaginé menos q t fuera a pedir matrimonio. Y qué chistosa la niña!! Ahora ella también tiene una casa... XD NTC mi vida!! Ten una, mil, treinta y dos mil; las que te de la gana [Te cuento un secreto? Voy a vender la casa en Sin Palabras y m voy a comprar un condominio en París con vista a la Torre Eiffel!! XD Sueño de la vida!] Insisto, necesitas ese video; corazón.

Por lo demás, aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaw! Vidaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! Matt y Tom se casaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan! Corazón! Pero qué contenta que estoy! XD

Harlu dijo...

Pd. Sabías q "Cásate conmigo" son mis 2 palabras favoritas en cualquier idioma? =D Solo como dato XD

V4l3 dijo...

omg divinosss casate conmigo! me mori llo mejor de lo mejor casaditos y en severa casa hay no
jajajapobre cama ni ella se salvo pero ni modod de que le siera el amor en el suelo ! nono

no y lo e geo y zat mundial divinos siguela!