Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


martes, 15 de junio de 2010

Capítulo CXIII – Ella es amarilla


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

-Haruka, preferiría que te alejaras un poco de ella- sugirió Tom de la manera más sutil posible

-¿Por qué?- le pregunte curiosa, con una sonrisa enmarcando mi rostro

-Ella no me gusta- dijo seriamente, negando con la cabeza mientras buscaba incansablemente algo en sus maletas

-Si te gusta- le dije incorporándome y viéndolo- Eso ya no podemos negarlo

-Eso ya paso- dijo escudándose tras su maleta- De todos modos preferiría que te alejaras

-Lo voy a pensar- le dije caminando por alrededor de la habitación, hasta llegar a su espalda- ¿Buscas tu gorra de colores?- le pregunte risueña

-Sí- dijo sin quitar la cabeza de ahí- estúpida gorra

-Esta entre tus pies señor inteligente- le indique caminando hasta el para abrazarlo por la cintura

-¡Oh Dios salve a Haruka toda poderosa!- me contesto dándose la vuelta y rodeando con sus manos mi cintura, levantándome del suelo y acariciando mi nariz con la suya. Después de darnos unos besos románticos, se quedó mirándome suplicante- Sólo aléjate de ella ¿Quieres?

-No puedo creer que sigas con eso Tom, entiende que no me has dado razón alguna para que la deje así como así- le conteste bajándome de sus brazos y levantando la pobre gorra que estaba más arrastrada que nada

-¡Solo déjala!- me grito tomándome por los hombros y sacudiéndome con rudeza- ¡Entiende que no quiero que la veas!

-¿¡Y tú si tienes derecho a verla cada que se te pegue la gana!?- le grite sorprendida por su reacción, además de que me estaba dando la batuta para comenzar a discutir

-¡Yo no la veo!- me volvió a gritar- ¡Entiende que ella lo único que quiere es alejarte de mí!- comenzaba con un tono desesperado

-¡El único que logrará alejarme de ti vas a ser tú!- le dije de nuevo, dejándolo callado y hasta sudando- ¡Eres un idiota si estás pensando que ella podría hacerme cambiar de parecer! ¿Por quién me tomas?

-Si no supiera que estuviste con ella, no dudaría- dijo sereno

-Entonces ambos dudamos ¿Para qué estarnos haciendo los idiotas?- le respondí…

Muy bien Haruka, si jamás pensé que ella tendría razón, comienzo a dudar de tu promesa de matrimonio ¿Por qué no puedes creerme? Sólo aléjate ¿Es ella más importante? ¿Ella en realidad tiene los argumentos para hacerme ver que no me amas como yo pienso?

Anda, sal de la habitación, se dónde estarás. Seguro vas con ella….

Hoy, ya estamos a mitad del mes, hemos recorrido casi todo Japón, saliendo de Shingu nos fuimos a Osaka, donde viví los festivales anime y manga más maravillosos del mundo durante tres días, sin mencionar el lujoso evento celebrado en el hotel por el bien merecido cumpleaños de Gustav, después viajamos a Kyoto, Kobe, Okayama, Hiroshima, donde visitamos aquel lugar destruido por la bomba atómica. El día de hoy nos encontramos en Yamaguchi, a punto de terminar con todo y saber que hacer…

-¿Etsuko-sama?- pregunte tocando delicadamente la puerta, a últimas fechas apenas y nos habíamos hablado, la agenda estaba muy apretada, o eso me gustaba pensar

-¡Hime!- dijo sorprendida al abrir la puerta- Pasa por favor

Inmediatamente me adentre en la belleza de su habitación, ahogándome con el aroma de las flores y sobre todo, su dulce perfume

-¿Pelea con tu novio?- pregunto de inmediato ofreciéndome un cojín, un cigarro y una copa

-Ya sabes cómo es- le dije al tiempo que abrazaba la almohadilla, tratando de no tocar mucho el asunto, sería muy estúpido de mi parte hablar con detalles de Tom, cuando sé que ellos han estado juntos

-Hime, he tenido muchas ganas de preguntarte tantas cosas- dice suspirándo, sentándose junto a mí- pero la verdad no creo que sea prudente

-¿Cómo que cosas?- insistí. Bien me había dicho Diana alguna vez, tu curiosidad no va a traerte nada bueno.

-¿En verdad quieres casarte con Tom?- comenzó- Bueno, sabiendo como es y que le gusta estar con mujeres, yo no sé si podría soportar compartirlo con alguien más

-Nuestro caso es distinto- le dije comenzando a irritarme

-¿Por qué? Se trata de engaño, por donde quieras verlo, además ¿Cómo sabes que no ha sido siempre así?

-Confío en Tom- le respondí

-Yo no sabría que pensar, si confiando en él ha hecho, bueno… tu sabes. No puedo evitar imaginarme qué tipo de cosas hace cuando estas lejos.

Por alguna extraña razón comenzó a lavarme el cerebro, si sus palabras estaban llenas de cizaña, también podrían estar llenas de razón ¿Qué pasaría si Harley no era la primera con la que me pintaba el cuerno?

-Además, lo he notado muy alejado de ti- me dijo, como quien no quiere

-¿A qué te refieres?- cuestione bebiendo más de la cuenta

-Pues sí, pon atención a sus actos, él está todo el tiempo con otra persona, solo duerme contigo

-Está contigo todo el tiempo- le dije

-No quiero que lo veas así Hime, tu eres mi amiga. Pero creo que- dijo tomándome ambas manos- deberías comenzar a pensar en que es lo que hace feliz a Tom

Él quiere que me aleje de ti, pensé. ¿Por qué? ¿Para no sentir el momento en el que él me deje por ella? Suena razonable…

-¿Qué es lo que te hace feliz a ti?- comencé también a indagar. Lo único que he podido comprobar es que nuestra relación, es la amistad más bizarra del mundo.

-A mí me hace feliz cualquier cosa que te haga sonreír- dijo clavándome la pupila, parecía ser sincera. Cada que ella me miraba así, algo dentro de mi vibraba y me hacía quererla.- Tom te hace sonreír, a mí también- dijo, le sonreí… sin querer aceptar las cosas tal y como eran…

-Le dijiste a Bill que estas enamorada…- le dije agachando la mirada- ¿Me dirás de quién?- le pedí mirándola con desasosiego

-No puedo Haruka- se levantó precipitadamente- de verdad

-¡A vamos!- la anime, a sabiendas de que terminaría, lo más probable, rompiéndome el corazón- ¿Lo conozco?

-Es Tom- me dijo sin más- Y yo sé que es tan tonto de mi parte, pero el resulta siendo tan dulce y tan rudo y tan tan tan tan…blablabla

Comenzó a decirme todas las cualidades por las que, ciertamente, yo había caído ante él, a sabiendas de que se cómo es, él es delicado conmigo, sí, conmigo también lo es. Pero a mí se supone me ama, yo sé que él me quiere.

¿Qué podía decirle yo? Preguntarle a Tom sería una verdadera necedad cuando estaba más claro que el agua, y al final, debo admitir que Etsuko es una persona maravillosa, quiere a Tom y es la clase de persona que combina bien con él, es del medio artístico, es hermosa, tiene un estilo de vida parecido al suyo, está enamorada de él…

Y me está hablando las cosas derecho ¿Qué puedo hacer con eso? Ella termina siendo mi amarilla.

2 comentarios:

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Hime? De dónde salió ese apodo?

Ayyyyy -suspiritos- esa Matilda siempre TAAAAN INGENUA ELLA... en fin, yo aquí sólo soy una lectora más

(eso sí... no olvidemos lo de la piña ok)

Nanni Nanni!! ^^ dijo...

Donde Haruka sea ta estupida de creerle!!!
maldición no puede ser tan ingenua!! noes humanamente posible!!
jooo cmo eres capas de hacerme crear un odio a alguien ficticio
de verdad eso definitvamente es uina cualidad de un gran escritor
"hacer que el lector viva la propia historia"
ya vaya q la estoy viviendo!!! en cualkier momento me imaginare en ese cuarto sacando de sus hermosas mechas a "Etsuko" ¬¬
xD en fin me voy espero con ansias el siguiente cap
bye!!