Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


jueves, 17 de junio de 2010

Capítulo CXIV – Entierrame


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


...Tom Kaulitz...

-¿Y ahora que hice?- le preguntaba a mi hermano, no entendía que pasaba…Haruka… ella estaba tan extraña que apenas y se me acercaba, Harley era la que sin duda se había transformado en otra persona, dejo de ser la niñita caprichosa que se estaba volviendo y de nuevo me atraía con algunas de sus actitudes. Pero ahora, de verdad me preocupa ella

-No sé Tom, nadie sabe- me dice Bill, también está preocupado

-Tal vez Harley tenía razón y ella no me ama tanto como yo creía- le dije

- Y tu definitivamente te estas volviendo muy estúpido Thomas, sabes que Haruka no deja que las cosas se terminen así como así, puede que su insistencia en hablar nos deje aturdidos, pero eso a ti te conviene demasiado. Yo te haría el favor de preguntarle, pero definitivamente no he tenido ni un solo segundo a solas con ella

-Creo que esto debo arreglarlo yo- le dije en un suspiro- Bill, tengo miedo de que todo se termine, pero, también estoy pensando que la veo sonreír únicamente cuando esta con ella

-¿A qué te refieres?- me pregunto

-Pues, si te das cuenta, a últimas fechas parece que es infeliz a mi lado, ya no sonríe, y si me abraza o me besa, lo hace como si

-No quisiera- completo mi frase, aquella cabeza que sabe lo que pienso, la única persona en este mundo que puede comprenderme completamente- Yo lo lamento mucho Tom

-Estoy empezando a pensar, que también yo lo voy a lamentar…

…Bill Kaulitz…

Ya no sabía qué hacer, la situación, no la puedo explicar, no he podido, por más que trato de hurgar en la mente de mi hermano, él no me deja entrar a esa parte; aquella que me explicaría porque pasan estas cosas.

Pocas cosas sé con seguridad, mi hermano teme perder a Haruka pero la ve feliz con ella, Matilda se aleja de Tom de manera consciente y apenas contesta mis mensajes. Está viajando con ella, no con nosotros, algo le remuerde la consciencia y nos mira a todos con mucha nostalgia, ahora que Gisela se fue, era inminente su tristeza, hasta pensé que tendríamos que llevarla al hospital.

Pero, mi hermano, mi pobre y enamorado hermano estaba en aprietos, algo que él había hecho no lo dejaba actuar para beneficio de su relación, algo no lo dejaba defender eso que sabemos es suyo. Ya ni él ni yo estamos seguros de que ella quiere casarse.

-Yo- comenzó, a sabiendas de todo lo que estaba pensando, me interrumpió, por un momento me sentí terriblemente avergonzado- me acosté con ella

-¿Qué que pu..-comenzaba a faltarme la respiración

-Y ella también-suspiro, pensando que me tranquilizaría con eso… por el contrario comencé a toser con mucha dificultad

Pasados casi 10 minutos pude reaccionar, sin poder evitar pensar en un trio asquerosamente sexual e infiel

-¡No Bill!- me dice Tom- ella y yo, estuvimos en momentos distintos…pero no me pidas que te diga más, no lo sé. No sé qué cosas piensa Haruka de ella, te he dicho lo que pienso… ella logra hacerla sonreír…

-¿Cómo se te ocurrió hacer semejante estupidez Thomas?- le grite exasperado al notar lo débil que se portaba mi hermano ante esta situación- Caíste en lo más bajo de lo bajo – le dije moviendo el dedo y levantándome del sofá con rapidez. Comencé a dar vueltas alrededor de la mesita de centro mientras mi hermano me veía preocupado

-Yo jamás pensé que esto- comenzaba el, y cada una de sus palabras me parecía más ilógica que la anterior

-¡Ese es tu problema Tom! Tu jamás piensas que las cosas pueden suceder y mira lo que te pasa. No puedo creer que nosotros pensando que eran los mejores amigos y se estaban pintando el cuerno de la manera más descarada y asquerosa que jamás imagine ¡Pero qué clase de personas están bajo nuestro mismo techo!

-Bill, por favor- trataba de tranquilizarme, pero de verdad que no había cosa que me pusiera más histérico que verlo a él tan neutral

-¡Date cuenta de la gravedad de tus actos!- le dije empujándolo al sillón, como consecuencia el me lanzo una mirada ofendida, pero llena de culpabilidad- sabes que tengo la razón, Thomas, esta vez no hay marcha atrás

-Pero Bill, se supone que me apoyes- decía visiblemente afectado por esta discusión

-¡Como quieres que te apoye si me doy cuenta de que eres un cerdo!- le grito, según yo, aquí ha finalizado nuestra insana conversación ¿Por qué? Unos pasos coquetos se escuchan retumbantes en el pasillo, más su vocecita que ahora me enferma

-Dejémoslo así por hoy ¿Quieres?- me dijo levantándose, no sé si tenía planeado salir en su búsqueda, pero eso definitivamente no lo iba a permitir. Ya no

Salgo como un rayo de la habitación, me doy cuenta del contoneo de su cuerpo al caminar, está dando la vuelta a un pasillo, así que corro, con la esperanza de que mi hermano no se dé cuenta de a donde me dirijo. Y la alcanzo, ahí está meciendo su pierna y con el auricular en el oído, sonriente, voltea a verme y me sonríe, con esa hilera despampanante que siempre me dejaba anonadado

-¿Te pasa algo?- dijo colgando el teléfono y acercándose sutilmente a mí, apenas y pude dar un paso hacia atrás- Bill, estas pálido, si en algo te puedo ayudar- decía

-Claro que puedes- le dije riendo irónico- Que te parece si te tomas la molestia de alejarte de mi hermano y después de mi cuñada, y también, si no es mucho pedir ¿¡PODRÍAS DEJAR DE SER TAN GOLFA Y DESCARADA!?- le grite, en ese momento sentí la mano de Tom en mi hombro y vi a Haruka saliendo de la habitación de ella, en bata… ¿¡Qué jodidos quieren que piense!?

-Bill…- me dijo Mat con su apenas audible vocecita, preocupada por mi reacción. Yo también me preocupaba por ella, no me gustaba nada lo que ocurría entre nosotros, culpa o no de ella, de mi hermano o de Harley, su deber era arreglar las cosas y no huir como idiotas

-¿Qué?- le dije enojado- ¡Ah, ya se!- le dije aplaudiendo, ella dio un ligero brinco parada en su lugar, sabía que diría algo no tan bonito- Tienes una justificación para tus estupideces ¡Y otra más para la flexibilidad de tus piernas!

-¡Oye!- dijo caminando a donde me encontraba. Visiblemente ofendida- Tu no sa

-¿Qué si no sé?- le dije antes de que terminara la frase- ¿Quién piensas que soy? ¡Eh! ¡Soy el gemelo de este imbécil que está detrás mío rogando a gritos que solucione su vida como siempre lo hago, luego me entero de que mi querida cuñada resulto siendo más lista poniéndole el cuerno con la misma golfa que el!

-¡Bill, cállate!- me indico Haruka, muy molesta- Te repito que si no

-Cállate tú- le dije según yo comportándome como todo un caballero- créeme que no me interesa ni un poco saber qué es lo que hicieron ni las razones que los llevaron a esto, pero no te puedo perdonar que me hayas tomado el pelo ¡Y tú también sucia ofrecida!- le grite a Harley que en verdad se mostraba ansiosa por saber que pasaría

-Este no es asunto tuyo Bill, bien lo sabes- me dijo Matilda- Es un asunto mío y de tu hermano, nada más. No te metas en lo que no te importa

-¿Es un asunto de pareja?- le dije sarcástico- ¡Que pareja más singular!

-Bill- trataba Tom de que me callara

-Mira nada más de lo que me entero, resulta que nuestra preciada y susodicha traductora va y se revuelca con mi hermano, eso puedo entenderlo. A mi hermano se le acaba el intelecto cuando ve un par de pechos rebotar, y también comprendo a esta golfa ¡Quién no querría acostarse con el guitarrista de la mejor banda del mundo! ¿Pero tú Haruka? ¡No tienes excusa!

-Ven Mat, después hablaran ustedes- le dijo Harley

-¡Tú no me metas puta barata!- le grite. Sorprendiéndome a mí mismo de la vulgaridad que acababa de decir…pero excusarme en este momento sería un ridículo total

-Vámonos- dijo Haru suspirando y entre cerrando sus ojos. Sé que lamentaba que esto pasara en medio del pasillo de un hotel, con quién sabe cuántos ojos encima

-No me hagas pensar Haruka- le pedí con esas palabras que no se fuera, que regresara con nosotros

-Bill, en estos momentos aunque rogara porque pensarás, es imposible. Tú siempre estarás del lado de tu hermano, y no te culpo

-¿De qué hablas?- intercedió Tom- Bill no está de parte de nadie, y lo que él dice es toda la razón

-No pienso discutir contigo aquí, ya se dijo demasiado- le contesto ella con determinación

-Tú no te vas a ir a ningún lado con esta tipeja- le dijo mi hermano tratando de ser lo menos audible posible

-Yo me voy a ir a donde se me pegue la gana- le contesto Haru caminando al contrario de nosotros

-Déjala Tom- le dije agachándome a presionarme el abdomen, cerrando mis ojos y sintiendo mi corazón a punto de perder el control- Ahora solo nos hemos dado cuenta de que cierta gente no puede entender, gente idiota que se deja convencer con mimos y con un par de piernas abiertas.

No pasaron ni tres segundos, cuando sentí la pesada mano de Haruka sobre mi mejilla, sacándome de balance y hasta mareándome, al grado de que mi hermano tuvo que sostenerme para que no cayera al suelo…

-Jamás lo creí de ti Bill Kaulitz- dijo con un nudo en la garganta. Voltee a mirarla adolorido

-¡No tenías ningún derecho de lastimar así a mi hermano!- le grito Tom. Justo cuando pensábamos que la discusión había terminado, el planeaba tener otra.

Solo que Haruka fue mil veces más lista, lo miro con desprecio y camino a su nueva habitación. Tom la siguió como un loco azotando la puerta detrás de él. Dejándome en el pasillo con esa loca que me miraba orgullosa por lo que acaba de pasar.

-Tom me quiere- me dijo con un bufido –me prefiere a mí por sobre de ella, y sobre él también- Me dijo con descaro, tomo el ascensor y se fue.

Ellos no salían y parecían estar discutiendo gravemente ahí dentro… lo único que alcancé a escuchar fue un grito lleno de dolor, diciendo quédate con ella…un grito que no estoy seguro de quien provenía…

3 comentarios:

Harlu dijo...

¿Y si te digo que estoy en blanco y que no sé ni qué pensar? ¿Es suficiente acaso?

Puff... esta chiquita me confunde más día a día. Y la relación enfermiza de estos tres (ahora cuatro) me tiene ahora sí con los nervios en un hilo.

Espero ansiosa el próximo capítulo.

Te amo.

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

OMG!

Yo sabia que lo de la puta barata lo diria Bill! xd

Ame el capitulo *o*

Exijo el siguiente ¬¬ xd

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

No mames! Cómo chingados se ateven a decir tantas pinches grocerias en este capítulo...

Es que la neta se... "lo ganan a pulso"

xD