Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


martes, 23 de febrero de 2010

Capitulo LXIX – Entre postres, festejos y demás

Después del histérico panorama que había crecido este par de días, ya nos encontramos sanos y salvos en casa de mi querida suegra. Todos iban llegando sin prisas y con un montón de platillos

-Creo que debimos planificar esto de la cena- dijo Bill después de ver la amplia variedad que había en la cocina de casa de su madre- Seguro que no terminaremos con la mitad

-Gustav esta aquí- Tom entro con unas copas en la mano- así que seguramente hará falta- y rio.

Brindamos y Bill salió de la cocina como si alguien le hubiera llamado, Tom me abrazo y me dio un beso en la coronilla

-Te tengo un regalo- dijo sonriendo y saco una caja de su bolsillo

-¿Por qué?- pregunte curiosa tratado de abrir la cajita

-Porque me dio la gana- salió de la cocina, Andreas lo llamaba a gritos

La abrí lentamente y descubrí en ella un anillo con dos corazones, uno sobre el otro. Lo puse y admire mi mano, sonreí torpemente y me dirigí a la mesa.

Ya estábamos todos, una enorme mesa, Jay y Javy seguidos de la familia Schäffer, Andreas, Georg, en el extremo Gordon y Simone seguidos de Dav y su esposa, Dun y su esposo, Rick y Martin con sus esposas… pero no eran suficientes lugares, hicimos un acomodo distinto y a la primer fila se agrego Natalie y su esposo y en nuestro extremo Bill… estábamos bastante apretados y terminamos tirándonos de la risa por eso.

Transcurrió la noche tranquila entre brindis y degustaciones, risas y muchos chistes. Esa misma mañana realicé las llamadas correspondientes a la familia y mis amigos, quienes se mostraron ansiosos por mi llegada a casa.

Habíamos tenido razón, ni con Gustav y su asombroso apetito conseguimos terminar con todo.

-En verdad esperamos que regresen, o por lo menos poder vernos cuando Tokio llegué a Chile- dije nostálgica a Javy y Jay, nos despedíamos de ellos la mañana de navidad

-La verdad es que no te habíamos dicho- dijo secreteándome Jay al oído- pensamos regresar a mediados de febrero

-¿En serio?- dije emocionada

-Por supuesto- festejo Javy dándome un abrazo- ¡Eres adictiva mujer! ¿Sí o no rubio?- le pregunto a Tom dándole un codazo

-No tienes idea de cuánto- me abrazo a su cuerpo mientras reíamos amigablemente

-Cuando estén aquí nos llaman- les dijo Gisela besándoles las mejillas- me encantaría que regresaran a nuestra nueva casa, es muy grande y los niños los aman

-Y nosotros a ellos- le contesto Jay. Luka había hecho una mancuerna increíble con ambos hermanos, el pequeño se iba gateando tras de ellos todo el tiempo, mientras All se mostraba interesada en todo lo que hacían con sus carreras

-Entonces nos veremos en febrero- dije dándoles un último abrazo y despidiéndolos con un poco de tristeza

-Vamos Har, nosotros tampoco estaremos aquí, serán como unas vacaciones para todos- dijo Tom tomándome del hombro cuando caminábamos a las camionetas, para regresar a casa de Simone

-Lo sé, es solo que quisiera que no se fueran- dije sonriéndole y dándole un beso

Cuando llegamos a casa, mi suegra al fin me enseño un par de fotos sobre la infancia de los gemelos y me dio un tour por el rastro de sus travesuras. Tom se negaba y Bill se ruborizaba, yo reía encantada mientras ella miraba aquellos espacios como lo más grande en su vida.

Fue un día renovador, descansamos lo suficiente para empezar con la jornada del trabajo y los viajes.

Los conciertos transcurrieron con normalidad entre gritos apasionados y declaraciones furtivas de amor hacia los cuatro galanes, fueron agotadores, el 26 el primero en Hamburgo fue al medio día y en Magdeburgo casi al anochecer.

Viajaron emocionados hacia Berlín donde los esperaban mucho más expectantes que cualquier público europeo, descansaron toda la mañana, durmieron gran parte de día, comieron lo suficiente, nos llamaron para desearles suerte y salieron a escena, nosotras los mirábamos por televisión.

Los amados suegros se irán a las playas Maldivas argumentando que ya fue mucha publicidad para ellas y jamás habían pisado sus tierras, mientras que los Schäffer no irían con nosotros a México, ellos tendrán sus vacaciones familiares paseando por Egipto. Allison casi cumple los 4 años mientras Luka apenas 8 meses, conocen bastante del mundo gracias a la vida que le muestran sus padres, su abuela y a veces alguno de nosotros.

-Los chicos vienen para acá, ya están en el aeropuerto- brincaba Gisela en la cocina de su casa mientras yo jugaba con ambos niños en la sala

-¿Quién pasará por ellos?- pregunte distraída mientras Luka seguía mi mano sin perderla de vista

-Vienen con Paul y Frenan- dijo dudosa- ¿Si es Frenan?- y río un poco

-Creo que es Friedich… o ¿Frederick?- dije riendo yo también

-Fred- dijimos al unisonó volviendo a reír

-No creas que no me he dado cuenta de semejante joya que traes en tus esqueléticos dedos- se sentó a mi lado a secretearme - ¿Cuándo te la dio?

-En noche buena- dije naturalmente y ambas admiramos el anillo que posaba tranquilo en mis dedos

-Espero que al llegar a México las cosas sean más fáciles para ti- suspiro- ahora que estarás en tu casa, supongo que será mucho más sencillo que recuerdes y que compruebes su rostro en alguna fotografía…

-¿Sabes?- dije cabizbaja- tengo miedo de que el recuerdo me golpee tan fuerte que ya no pueda volver

-Tom estará contigo y Bill también y cada uno es el apoyo del otro, que no se te olvide eso…

Y comenzó la fiesta en seguida de unos minutos de incomodo silencio. Ya teníamos nuestras maletas listas, sería un viaje en extremo agotador, el plan es que ellos llegaran aquí a las ocho de la mañana y el vuelo sale a las once y media.

Han llegado, desayunamos, nos despedimos de todo el mundo y salimos de vuelta al aeropuerto, tomaremos un jet privado, desde las ventanillas nos despedimos de Alemania para en unas cuantas horas saludar de nuevo a mi país.

-Hemos dormido todo el viaje- Georg sacudió mi hombro- anda bella durmiente, ya aterrizamos

Éramos los únicos en la nave, los gemelos nos esperaban abajo, salí aún soñolienta tallándome los ojos, supongo que es media tarde, ya todas las maletas están en camino a mi casa, en mi ciudad, mientras las de Geo van junto a nosotros en espera de llegar a casa de nuestra amada Zayra.

El pisar de nuevo mi tierra me traía incontables recuerdos y confusiones, una que otra tristeza, la verdad es casi insoportable de ver que estando ya en el mismo país, apenas pueda estar con ellas un par de horas e irme a ver a mi familia… mi familia a la que tanto extraño

-¿Por qué no se van conmigo a Querétaro?- pregunté cuando ya estábamos ambientados- la casa de mi tío es muy grande y podríamos pasar la noche ahí

-¿Por qué no en tu antigua casa?- pregunto Diana confusa

-Mi mamá tiene las llaves- le dije riendo- si llegamos a casa antes de estar hospedados va a insistir en que nos quedemos y somos demasiadas personas

-Y supongo que a tu madre no le agradará que te quedes en la misma habitación que tu novio…- dijo Zay con cizaña…

-Supones bien- dije rindiéndome negando con la cabeza, Tom hizo un puchero y comenzamos a reír.

-Pues yo digo que si ¿A qué hora nos vamos?- Diana se levanto emocionada del sofá

-En cuanto estén listas- concedí

-¿Ya sabes que el club de fans no regresa hasta el primero del nuevo año verdad?- pregunto de nueva cuenta Zay, asentí esperando que me dijera el por qué tanta insistencia con tanta pregunta

-Es sólo que hay un par de noticias que quiero darles, pero lo haré cuando todas estemos en casa- dijo riendo maléficamente. Sabía que no habría poder humano que la obligara a decirme lo que pasaba, decidí esperar tranquila hasta el nuevo año. Año que está literalmente a la vuelta de la esquina.

1 comentario:

₪ ζΛΨβΞΤ ₪ dijo...

Ahaleeeeeeeeeeeee la Zay tiene noticias y con risa melefica incluida.... de que se tratara xD