Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 6 de marzo de 2010

Capitulo LXXIV – Confesiones

Las chicas estaban esperando fuera de casa de Zay, o eso fue lo que me dijeron en cuanto todos pisamos su acogedora sala, se veían abochornadas, pero felices. Queríamos que las fuertes impresiones que nos acabábamos de llevar fueran olvidadas en lo que el club de fans nos contaba terriblemente animado lo que habían hecho estos últimos días en compañía de sus bellas familias.

Dalila se arrincono junto a mí y Tom tuvo que resignarse a sentarse en otro lado, a pesar de hacerlo a regañadientes, se notaba su alegría de que algo bueno nos pasara en este momento, Georg y Kony se saludaban animados mientras que Zel bromeaba un tanto con Bill y con Diana.

-¿Tienes un encendedor?- pregunte una vez que todos nos quedamos callados entre millones de sonrisas

-¡Hey! No puedes fumar aquí- me reprocho Zayra

-Pero si jamás te ha molestado- dije confundida

-Antes no me molestaba, ahora sí- la mire todavía más confundida - vamos déjenme contarles

Y así nos fuimos sentando, Tom estaba detrás de mí (sé escabulló de entre los ojos de Dali), yo sentada entre sus piernas, Dalila junto de mi y Kony junto de ella. Georg en el mismo sofá de Zay, frente a todo el mundo como los anfitriones que son y Diana, Zel y Bill en el otro sillón

-Bueno, ustedes ya saben que por fin me he divorciado y que ahora estoy junto de este hombre maravilloso de ojos verdes y sonrisa picara- se dieron un beso y todos empezamos a echar carrilla

-Ya, pongan atención a mi mujer- dijo Georg entre risas provocando una oleada de carcajadas y risas trabadas

-¡Ahora resulta que vas a casarte Hobbit!- dijo Tom y Georg y Zay se quedaron callados

-¡Oh por Dios!- dije sorprendida - ¿En serio?

La feliz pareja se ataco aún más de la risa y nosotros seguíamos sin comprender, todos callados esperando que nos dijeran el feliz “Sí”

-Pues- dijo Zay tratando de no volver a reír- digamos que nos hemos saltado un paso, pero si estamos comprometidos hasta las chanclas

-¿Cómo?- pregunto Bill confundido

-¿Cuánto tiempo tienes cariño?- le pregunto Kony enternecida

-¿Tiempo de qué?- dije sin entender el punto

-Haber Matilda- dijo Dalila- ¿Es que todo debo explicártelo con palitos y bolitas?

-Mira Haru- intervino Zel en pleno ataque de Dalila- lo que Zayra quiere decir es que ella y Georg van a ser papas

-¡Sorpresa!- dijeron al unísono la nueva feliz pareja, enamorada y ahora con un bello…un bello sueño

Todos se levantaron a darles un par de abrazos y besos, y yo por más que pretendía hacerlo con efusividad y cariño, fui lo más fría que podía ser, cosa que sin duda todo el mundo noto pero se limito a no preguntar

-Contestando a tú pregunta Kon- continuo Zay- hagan cuentas si este galán vino a darme el mejor regalo de cumpleaños- y lo dijo tan pícaramente que la mayoría reía sin control.

Me quede mirando su vientre, después no pude evitar llevar mis manos al mío, me levante y corrí al baño del segundo piso, entre tanto escuchaba a varios subir las escaleras con rapidez y a las niñas preguntando qué había sucedido, pero el escandaloso ruido que hacía yo al vomitar, no me permitía escuchar nada. En realidad no quería escuchar muchas cosas al respecto, parecía egoísta, pero no era algo que pudiera controlar, ahora que ella está fresca en mis recuerdos la impresión ha sido mucho más grande que en meses pasados. No sé cuánto tiempo estuve ahí dentro, me parecía que había quedado ciega, sorda y muda. Era mi vomito el que no me dejaba escuchar y el mal sabor de boca no me permitía hablar, y mis lágrimas las que no me dejaban ver, porqué ella, la mujer con la que viví grandes aventuras, con la que llore, reí, con la que madure, me había quitado la cosa más bella, un suceso que ella sabía para mí es lo más grande, y con el hombre que más amo… es algo que mi mente no concibió la primera vez y ahora… estoy yendo por el mismo camino.

Abrí la puerta con sigilo, ya no hay nadie, no sé en donde se han metido, aprovecho el momento para salir del lugar y pasearme por todas las habitaciones, conozco la casa de Zay como si fuera la mía y se exactamente por donde puedo salir, y lo hago, brinco las ventanas y salgo como si fuera una criminal, Rick me ve sorprendido y le pido las llaves, argumento que quiero traer una sorpresa, él me cree y me hace entrega de mi salida por un segundo

…TOM…

-¿Éstas son las llaves del baño?- pregunte terriblemente angustiado, Mat lleva cerca de media hora encerrada y no sé que responder a los demás, Bill me ha dicho que puede que la noticia del bebé la haya tomado mal, sólo la hemos escuchado vomitar

-¡Mat!- Grito Georg abriendo la puerta- ¡Hey!

-¿Qué pasa?- pregunto Kony

-Ella se ha ido en la camioneta- respondió Diana con un dejo de tristeza, nadie sabía que era lo que pasaba y todo iba mal, tendríamos que revelar tan horrible acontecimiento y las condiciones no eran muy buenas

-¿A dónde ha ido?- pregunto Dalila en llanto

-No lo sé- Zay negaba con la cabeza- ¿Qué lugares conoce aquí? ¿Por qué se ha ido de esa manera?- pregunto directamente a mi hermano, el volteo a verme… como pidiéndome permiso de dar la explicación más triste

-Pues- titubee- digamos que, necesito que ella esté aquí para que les contemos que es lo que ha sucedido

-¿Pero por qué se fue?- me pregunto Dalila con lágrimas en los ojos provocando que Zel y Kony empezaran a llorar y yo a desesperarme

-¿En qué lugar puede estar? – esquive sus tristes miradas, tampoco quería que vieran la mía

-No sé, no conoce muchos lugares de aquí- contesto Zel dejando de llorar- nuestras casas, el palacio de los deportes, el foro sol, el azteca…

-La heladería- le siguió Kony- y…- dijo suspendiendo su discurso, se voltearon a ver entre ellas y sus miradas se iluminaron

-Sería muy película romántica- dijo Diana un poco irónica- pero puede que esté en el primer lugar donde nos vimos

-Conociéndola estará ahí- dijeron todas al unisonó poniéndose las chamarras, estaba a punto de anochecer

-Díganme donde está y yo iré, necesito hablar con ella en privado, por favor

Y tras mucha insistencia, nos hicieron un croquis mientras Rick manejaba siguiendo mis instrucciones, no fue complicado dar con el lugar, la otra camioneta estaba ahí, mal estacionada. Es el primer lugar donde estuvimos juntas, las primeras veces que vino, nos encontramos aquí, es el único lugar al que se le hacía fácil llegar sin pedir instrucciones.

Dijeron ellas antes de salir, ahora empezaba a llover, le pedí a Rick que me esperara un poco, y en efecto, yo también conocía este lugar, aquí fue donde vinimos la primer y segunda vez a dar autógrafos…ella estaba ahí parada, en medio del frío y ahora su cuerpo estaba empapado por la lluvia, me acerque sin dar explicaciones a la gente que la veía ahí parada sin decir nada, estaba llorando mirando al frente, me puse a su costado y trate de tocarla, ella volteo a mirarme, sus ojos estaban tan enrojecidos que me partió el alma, se volteo completamente hacía mí y di un paso largo para que ella me abrazara, empezó a sollozar, a golpearme, berreaba entre palabras incomprensibles, caímos al suelo con nuestras rodillas, la lluvia ya no podía mojarnos más

-¿Cómo pudo quitarnos…?- y volvió a llorar, yo no sabía que decirle, solo acariciaba su cabello- ¡Nos quito a nuestros bebés, Tom!- seguía hipando y sus lagrimas caían sin control, un nudo en la garganta comenzó a embargarme y lo único que pude hacer fue abrazarla más a mí, ella tenía sus manos puestas en mi espalda y no dejaba de llorar. Cayó la noche, empezaba a creer que nos daría neumonía, no paraba de llover…- La odio- dijo entre sollozos, pudo calmarse, parecía que se negaba a aceptar ese nuevo sentimiento….- La odio como jamás odiaré a nadie- y me miro, ya había dejado de llorar, se tallaba los ojos, su cara estaba llena de delineador por todos lados, nos levantamos y Rick ya nos esperaba con un paraguas. Yo tome las llaves del auto en el que ella se había ido mientras Rick iba detrás de nosotros, Mat veía al espejo constantemente quitándose todas las huellas del llanto, aunque sus ojos hinchados y enrojecidos no se quitarán con tanta facilidad.

-Lo único que me hace feliz ahora es tenerte a mi lado- dijo con los ojos cerrados, acomodada en el asiento y su cabeza volteada hacia mí. En un semáforo me acerque a sus labios, ella respondió en automático, un beso diferente, de aquellos tiempos cuando nos conocimos

-Matilda, creo que tu y yo no hemos hablado acerca de la perdida de- y me quede callado, muy cerca de su rostro, el semáforo cambio a verde y fue cuando ella abrió sus ojos, se quedo mirándome- bueno, yo lo lamento mucho- y fue lo que de mi inteligente boca pudo salir, ella me sonrío levemente

-Sé que lo sientes cariño- dijo acomodándose y volteando al frente- me ha dolido mucho por todo lo que significaba, en primer lugar dos bebés, hijos míos… hijos tuyos- volteo a verme sonriente, también voltee a mirarla y le sonreí- pero me ha dolido por la manera en la que fue todo, como es que viví rodeada de una mentira cuando yo siempre fui tan honesta- una lágrima cayo de sus ojos- pero… no sé si estábamos preparados para ser padres

-Yo- dije en otro semáforo, volteamos a mirarnos- en verdad lamento todo lo que nos ha sucedido, como fue todo… un hijo es algo muy grande Mat, en aquel momento yo no sabía si quería ser padre, ni siquiera lo pensaba, después, cuando todo paso, me gusto mucho la idea, hijos, pequeños Kaulitz, un par de bebés contigo es algo… no sé cómo explicarlo…. Lo más grande que podría sucederme… y lo que menos quiero ahora es perderte por todo esto

-No me perderás- me dijo sonriéndome, acariciando mi rostro y acercando sus labios a los míos, contesté con tanta efusividad, porqué ahora nuestros besos eran diferentes, había algo que creí jamás probaría de nuevo- Te amo- me dijo sonriéndome

-Te amo- pegamos nuestras frentes y me di cuenta de que varios coches estaban a nuestro alrededor diciendo cosas que no entendía, Mat comenzó a reír y a hacer señas a través de las ventanas. Arrancamos y en menos de lo que cantaba un gallo ya estábamos de regreso.

…HARUKA…

¿Qué acababa de pasar? No lo sé. Algo que muy en el fondo deseaba, todo lo que nos hemos dicho, al fin podremos vernos de la misma manera, y podré decirles a ellas la verdad. Estaba tan mojada, al vernos entrar nos abrazaron con ternura y fueron corriendo por más ropa de nuestras maletas, estaban con los ojos rojos y parecía que estaban a punto de llamar a la policía. Las reinas junto con el club de fans me encerraron en un cuarto para que pudiera cambiarme, vi mi rostro tan mal formado por todo lo que acababa de llorar, Tom se estaba cambiando en otro cuarto, pero al fin y al cabo nos quedaríamos en esta habitación. Salimos unos segundos después y lo que hice fue correr a abrazar a Zayra, besé sus mejillas y su boca, acaricie su vientre con ternura y la felicite mil veces, ella no paraba de sonreír.

Después, tocaba darles una explicación.

Nos sentamos en la sala ya todos en ropa de carácter, habría una pijamada masiva ese día, así que comencé. Tal vez me lleve una hora y media contando todo con detalle, dejamos de hablar un momento para llorar, en lo que todos abrazaban a Tom y después a mí, Zay estaba exageradamente sensible y no podía hablar…

-Entonces- dije dejando de llorar por cuarta vez en el día- Catalina, la que todas conocemos, no es ella. Trato de matarme, o no sé con qué intención lo hizo, pero nos quito algo muy importante- Tom y yo nos tomamos de las manos- ahora, no sabemos donde esta ni cuáles son sus intenciones, la vi hace poco y tiene el cabello pintado de rojo…

-Eran dos…- dijo desconcertada Dalila golpeando sus piernas, mientras todos nos consolábamos mutuamente

-¡Oh Mati!- dijo Diana lanzándose a mis brazos sollozando un poco. Ahora ya todos sabíamos los desafortunados eventos que nos habían hecho el corazón mil pedazos. La noticia del bebé de Zay era la cosa más bella que nos podía pasar, así que decidimos olvidar nuestras penas y festejar por el nuevo miembro de la familia.

Ahora si la fiesta había comenzado, Dalila nos mostraba las artes culinarias que conocía, mientras los demás rezábamos para no morir por la burbujeante cena. No estaba tan mal, a pesar de no saber con exactitud que es. Más platica, más celos, más besos, abrazos y caricias, los ingredientes perfectos para terminar terriblemente agotados

-Entonces, la distribución de las habitaciones quedará así- decía Geo parado en medio de la sala- En la habitación de Melissa se quedara Kony

-¡Yei!- festejó ella emocionada dando un brinquito

-En la habitación de mi mujer, pues por supuesto que mi mujer y yo- aplaudió para el solo y recibió un cojinazo por parte de Tom

-La habitación de nuestra derecha será ocupada por Zel y Dalila- seguía con la lista- ¡Qué bien!- festejo- las parejas más ruidosas en las habitaciones del frente- en realidad la casa de Zayra era bastante espaciosa, su recamara es una delicia, recuerdo haber pasado varias noches ahí cuando ella aún era soltera

-¿Por qué Constanza debe dormir con Melissa?- preguntó Tom confundido

-¿Quieres que nos haga compañía?- pregunte divertida

-Buenas noches a todos- dijo dando palmadas y cargándome hasta nuestra habitación

-¡Hey!- dijo Zay antes de que todos cerráramos nuestras puertas- Lo que ustedes ensucien, ustedes lo van a limpiar, de una vez se los advierto

-Entonces deja voy por los instrumentos de limpieza disponibles- Tom en verdad iba a salir de nuestro nuevo refugio, causando innumerables risas, lo jale de la playera y al fin pudo quedarse quieto…Bueno… no precisamente quieto…

-¿Haruka?- pregunto cuando ya estábamos cobijados hasta la cabeza, hacía frío esa noche, voltee a mirarlo- ¿Puedo… tocarte?...

2 comentarios:

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

por qué rayos Matilda se robó el protagonismo de mi súper noticia con sus dramas xD...

Más le vale a Constanza que no le haga nada a mi hija... na' más quieroooo

FeFe dijo...

Zay Tendraa un Bebe... Ke Raarw ! *w*

Aish y Nuestro hombre con sus Comentarios.... lo amo y a Haru Tbn <3