Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


martes, 6 de julio de 2010

Capítulo CXXII – Creo que


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

-Si, todo esta bien, gracias por las flores...-me decía ella, parecía feliz pero había algo que no me agradaba...

-¿Todo esta bien Mat?- le pregunte con temor a...algo realmente desconocido

-Todo esta perfecto. Te lo agradezco, nos veremos más tarde-me colgó el teléfono con la suavidad que no muchas veces en su vida mostraba, no ese tipo de suavidad...

-¿Qué tal te fue ayer?- fue la primer pregunta que me dejaron caer, estabamos en la sala de juntas del hotel esperando a Seishirou, parece ser que acaba de llegar a Tokio, no teníamos ni idea de que había salido del país

-Estuvo bien- respondí con simpleza, pero creo que algo me delataba, no sé si era mi mal aspecto por dormir afuera de su habitación o el brillo en mis ojos o mi simple apatía

-Vamos hermano, sabes que si quieres decirnos algo, puedes hacerlo- me dijo Georg apoyando su brazo sobre mis hombros

-Lo sé y se los agradezco en verdad- le dije tratando de sonreír- pues simplemente fue un día como cualquier otro, como cuando estabamos como una pareja, con la unica diferencia de que no podía abrazarla sin razón, o besarla ni tomarla de la mano...

-¿Estas seguro de que esto es lo correcto?- me pregunta Gustav seriamente

-¡Quién te entiende hombre!- le digo pegandome en las rodillas con ambas manos- Primero que le diga que ya no si se que esto y lo otro y después de que si bla bla Gustav, carajo...

-Sé que es difícil de entender Tom, pero no sé.... Creo que se han apresurado demasiado

-Ya no me hagan dudar, por favor- les pido levantandome del lugar, cuando, y sin previo aviso entran decenas de personas con cámaras, tripies e infinidad de cosas curiosas para un photoshoot, del cual Jost había olvidado mencionarnos.

Supongo que esto sirve por lo menos para no pensar en que ella mañana regresará a su país... supongo que esto me hará pensar en todo lo que debo hacer en el concierto, por ella...

¿Por qué le mentí? Si yo la amo, esperaba que ella me pidiera decircelo nuevamente y ser felices, con lo que no contaba es con que ella a mi ya no me ama, todo podría ser felicidad, pero de su parte ya no hay amor.

...Haruka...

¿Y ahora que hago?

-A ver Mat- comencé a hablarme yo sola- Ya hiciste maletas, ya lloraste toda la mañana, ya desayunaste, ya te duchaste... ya leiste, ya revisaste todo al rededor, no hay cosa tuya en esta habitación...

Trataba de consolarme a mi misma, sabía que esta decisión tal vez no era la mejor, o era precipitada pero ¿Qué más podía hacerse? Desearía que todo fuera como en las peliculas y descubrir que nos hemos mentido, que el aún me ama y yo correr a sus brazos y ser feliz de nuevo. Olvidarnos de los agravios, burlarnos de nosotros mismos... aún no sé que sera de mi vida sin ver esos hermosos ojos cada despertar...

-¿moshi moshi?- digo al teléfono que de pronto comenzó a sonar, después me sentí estúpida por haber contestado en japonés

-La que ni esta usando sus semestres en el curso de japones ¿verdad?- me dice burlón

-Oh cielos- le digo en un suspiro- ¿Todo esta bien?

-Siempre que te llamo haces la misma pregunta, y siempre esta todo bien Mat- me dice con una sonrisa, aunque no lo vea, sé que esta sonriendo

-Bueno, uno nunca sabe, además me llamas a Japón ¿sabes? Y al hotel ¿Quién te dijo que estabamos aquí?- le pregunto

-Diana me dijo, no sé porque razón sentí esa necesidad de saber como estaba, así que le llame, le pedí tu número y ahora te llamo ¿Tiene algo de malo?- me cuestiona con ese tonito de voz lleno de obviedad que puede irritarme facilmente

-No, supongo que esta bien ¿Como esta la familia?- trato de distraerme, además de que aunque no lo diga, me da un gusto terrible que me llame

-Excelentemente bien- responde de nuevo soriente- Y tu sobrino va grande, fuerte y guapo, igual que su padre

-¿¡Será varón!?-Le grito al oido cayendome de emoción- ¿Como esta Yatziri? ¿Mamá ya lo sabe?

-Wakal, deja de ser tan intensa que me dejas sordo ¡Por Dios!- me dice a carcajadas- Si, será varón, Yatziri esta perfectamente bien, feliz, estable, saludable y ahora parece una hermosa pelota

-Te estoy oyendo Carlos Francisco- escucho que dice ella haciendose la molesta

-Es broma mi cielo- le dice tapando el auricular, aunque bien puedo escucharlo claramente- Y si, nuestra madre ya lo sabe, y tu ya sabes como es ella, en un primer momento pensé que no me había escuchado y después se puso a llorar, tu sobrino nace para mediados de noviembre

-Me da un gusto enorme, quién te viera pequeño hermano, quién te viera- le dije negando la cabeza para mi misma, sin poder evitar suspirar

-¿Qué esperas?- me dice

-¿Para qué?- le pregunte confundida

-Para decirme que regaste el tepache- contestó con otro tono caracteristico de él, haciendose el menso (le sale muy bien al condenado*)

-No sé de que me hablas- le respondi ahora yo levantando una ceja, preguntandome- ¡ah!- le dije recordando el evento más desdichado de los ultimos días

-¡ahhhh!- me dice- No sé que te traes ahora Matilda, no puedo creerlo de ti, jamas has sido de las personas que renuncian a los sueños por más idiotas que sean

-Yo no renuncio a nada hermano. No me di por vencida ni nada parecido, solamente que se acabo el amor- ahora lo unico que me preguntaba es porque medio mi hermano se había enterado

-¿De verdad? Tu lo amas desde que viste su labio bailar en Monsoon, por favor, a mi no puedes mentirme Matilda

-No te miento, y yo no te dije que yo deje de amarlo, él – tragué saliva, era un momento incomodo, pero, pensandolo bien, no lo había hablado con nadie- Tom me dijo que no me ama, pero las cosas

-¿Estan bien?- me interrumpió- ¡Ah que mi cuñado de veras!- Y río, como aquellas veces cuando chicos que el terminaba explicandome el chiste

-Esto no es un juego Carlos- que quede claro que yo pocas veces lo llamo por su nombre- Regresaré a México mañana por la noche

-Yo no te quiero aquí con la cola entre las patas Matilda, eso sería una completa estupidez- me decía abnegado

-¿Y tu crees que yo no lo lamento?- le dije poniendome un poco sentimental- ¿Tu crees que no me esforcé, que no estoy dispuesta a lo que sea?

-Matilda, calmate- me pedía, mi intranquilidad era notoria, mi llanto se hacía cada vez más presente- Escucha, se que te has de preguntar como es que yo sé esto

-Te escucho, pero no hace falta que me digas nada, sé que los chismes rondan y más de uno seguro les ha llegado, hablaste con Diana, también ella te dio su punto de vista seguramente- le decía rapidamente, una palabra tras otra

-¿¡Podrías callarte!?- Me pidió levantando la voz, de pronto yo solo me quede en silencio- ¡Dios! Cuando te pones frenética no hay quién te aguante. Si yo lo sé es porque te siento, ya lo sabes, cosa que a ti te pasa, cosa que yo la sé. No hace falta que nadie me diga nada, eres la única hermana que tengo, sé que estas desesperada y tratas de estar tranquila, pero ¿porque dejaste de luchar? - se pauso un momento, yo trataba de explicarle, pero no sabía que decir- Hermana, yo sé que eso no es asunto mío, y por los chismes puedes estar tranquila, nadie sabe nada, nadie de la familia sospecha ni sabe nada

-Perdón- fue lo unico que pude decirle, no sé porque, no se me ocurrió otra cosa

-Yo puedo perdonarte con facilidad por el simple echo de que, no tengo nada que perdonarte, pero dime Matilda, tu con tu corazón de roca ¿Podrás perdonarte?- me quede callada y mi corazón comenzó a latir rapidamente- Matilda, después de Tom para ti ya no habrá nada ni nadie, te estas suicidando, y no estoy dispuesto a verte morir así

-Tom ya no me quiere ¡Entiendelo!- le dije llorando- Yo sé que después de él ya no hay nada, y sé que me costó media vida encontrar a alguien a quién amar, pero... Yo no puedo forzarlo a que se quede a mi lado....

-Tom te ama- me dijo, convencido de la situación- Yo lo sé, lucha por lo que quieres Matilda, y no me digas que no puedes, no agaches la cabeza, tienes amigos ahí, tres tipos con acento pesado y caras generosas que están dispuestos a ayudarte, no estas sola, esto Matilda, no es una guerra contra nadie, pero si no haces algo, vas a perder.

-¡No!- le grite pero fue inutil, el ya había colgado el teléfono. Lo aventé lo más lejos que pude y me hinque en el suelo alfombrado, llorando por mi desventura, sintiendome miserable, sola y además, confundida.

Yo sé que tu puedes, eres mi hermana, ya no llores. Te quiero

Un texto, segundos después de haber colgado, mi hermano tan bello como el solo. Toda la vida se ha encargado de volverme los pies a la tierra, pero ahora yo no entendía...

Decidí que tenía que abandonar las lágrimas y bajar a comer, hoy es el concierto, y es mi última noche aquí, así que si he de renunciar a la vida, por lo menos quiero llevarme su sonrisa grabada...

Abro la puerta de la habitación, camino por todos lados sin ver a nadie, ellos seguramente están en el salón con la junta prometida, y salgo de ahí. Me acerco al elevador cuando percibo un olor, de un tipo tropical y romantico, pero no puedo decir exactamente cual es, me tranquiliza, eso es lo unico que sé....

-¿Matilda?- dice una voz extraña, ronca y pareciera que agonizante, al dar la vuelta, me topo con el galán llamado Jun Matsumoto

-Jun-kun, que gusto verte- le digo al tiempo que nos hacemos una reverencia

-Me da gusto también, lamento no tener tanto tiempo pero estoy buscando a Shim y a Harley- me dice con el gesto preocupados

-Ahora que lo mencionas, hace días que no los veo- le digo recapacitando, es verdad... No me había puesto a pensar en ella ni en el

-Bueno Matilda, me voy a ir a buscarlos, si sabes algo por favor, llamame- me extendió su tarjeta y corrió a las escaleras sin darme tiempo a decirle nada...

-¿Y ahora que sigue?- me dije a mi misma, recargando mi cabeza en el elevador, esperando que abriera sus puertas para bajar a ver a los chicos, para decirles que Harley estaba jugando a las escondidas...

-------

*Ese tono de gangoso que seguramente alucinan haha ¡Saludos hermano xD!

y la canción va para mi comadre

3 comentarios:

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

Una cosa!

Yo apoyo a tu hermano! x)

Haleitz! No lo dejes ir maldición >_<

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

Otro otro!

uuuuui! Harley y Shim uuui x)

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

La verdaaad... yo tampoco pude olvidar! (8)

VIVA EL RENCUENTRO DE ovSIETE con SEIS INTEGRANTES!!!!

Romnpe el silencio... y sella mis labios con un beso sin fin...(8)

Ese hermanito tuyo tiene razón no riegues el tepache... que ademas huele re feoooo

Esta vez... por favor... No hay más que hablar... sin ti las horas duran más que la eternidad