Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 4 de septiembre de 2010

Capítulo CXLIII – Con el alma en un hilo


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com



-Con esa risa escandalosa despertarán a la niña...- dijo hablando suavemente a su oído

-¿Haru? ¿Qué no te llamas Matilda?- pregunto confundido

Todos estos pensamientos pasaban por la mente de ella, al momento de entrar al estudio... y tener miedo de encender la luz... su respiración hizo un eco extraño... no lo llamaba, ella lo sentía ahí dentro...

Encendió la luz, sus ojos comenzaron a desorbitarse

-Nos veremos pronto Haru, hay que ir juntos a bailar-

-Quiero conocerte- le dijo sacándola del sueño- quiero saber qué piensas, quiero ser tu reflejo...-

-¡No!- grito dejando caer las llaves al suelo- ¡No! ¡Por favor no!

Corrió hacía él, subió por el banquillo del piano, no podía lograrlo...jalaba lo más que podía, sus manos estaban comenzando a sangrar, hasta que cayeron juntos, el sobre ella

-Tom, por favor- le dijo al oído

-No te vayas-

-Perdóname-

-¿Algún día quisieras estar conmigo Haru?- preguntó el chico que se estaba enamorando...

-Desde hoy- Respondió ella con júbilo

-¡Hey, Bill!- le aventó un cojín del sofá despeinándolo un poco- ¿Qué no entiendes? Ella dijo que le gusto

Decía el mayor de los gemelos a su afin, con una sonrisa que el pequeño pensó no volvería a ver

-Tienes que seguir...por favor- decía Matilda, sentada junto al piano, rodeando con sus brazos los de Tom- me prometiste volver... tienes que cumplir tu promesa... ¡Debes cumplir con tu promesa!- le grito desesperada, se mecía, lo mecía...

-Me dio miedo que algo malo te pasara, llego un momento en el que creí que no te volvería a ver, después me puse a pensar en muchas cosas, a Bill se le ocurrió dedicar una canción, tu sabes que yo no soy de ese tipo de personas… no soy tan emotivo como los demás… pero…bueno, tu ya lo has entendido- la acerco a su pecho y la abrazo, con ¿ternura?

-En unos años me recordaras con una canción también- dijo seriamente, aquella vez en la torre Eiffel, el chico enamorado que se negaba en dejarla ir, pero no tenía idea de como detenerla...

-Solo somos dos personas que se besan de vez en cuando-le respondió ella con el corazón destrozado, pensando que no podría más

-Me gusta ese lunar- le dijo el, orgulloso de que no se hubiera negado a pasar una intensa noche a su lado

-No te vayas- dijo agitado- quédate- ahí estaban…las palabras que ella quería escuchar desde hace tiempo, sonrío y estaba a punto de caminar hacia él- con nosotros- se detuvo... ella quería estar solo con él...

-te quiero...-

-Vamos amor, no puedes dejarme aquí- insistía aún, con la esperanza de que él le contestara... sabía que eso no iba a suceder. Ella sabía que el ya no estaría más...

No lloraba, acariciaba su hermoso rostro, sus cejas que tanto le gustaban, las lineas de sus labios, y sonreía... aún estaban cálidos... se acerco a oler el perfume de su piel, de su cabello, a rozar su nariz con la de él... a ver sus pestañas... a imaginar que el despertaba y la miraba de nuevo, perdidamente enamorado...

-Te quiero Haru-

-Yo también Tommy- ...

-Te amo- le dijo por primera vez, el sentía su corazón en su garganta, el pulso más acelerado que nunca, ella solo lo miro y le sonrío con bastante confusión... respondió que también... que mucho...

-Estas llamando a casa de Haruka, la afortunada novia de Tom Kaulitz-

-Ya nada tendrá sentido sin ti- le dijo ella al fin, mirando su cuerpo, su rostro. Algo que le revelara que había sucedido... solo tenía la marca de aquella cuerda...

Comenzó a sonar su móvil, ella no sabía si responder... lo dudo las primeras 5 llamadas

-¿Bueno?- contestó abrumada

-¿Que pasa?- exigió Andreas una respuesta- Bill se desmayo ¿Donde estas?

-En el monster house- le dice sin preámbulos

-Matilda... ¿Esta Tom contigo?- pregunta con miedo...

-Sí- responde ella sin decir nada más, sin si quiera preguntarse la razón por la que Bill perdió la consciencia

-Tu casa del Ebel esta echa cenizas- le dice el mejor amigo de su prometido... -¿Cómo está Tom?- la vuelve a cuestionar

-Esta conmigo- es lo único que responde- y quiero estar con él...

Cuelga el teléfono, lo apaga... y se dedica nuevamente a tararear una canción... una sobre un ángel... sobre él...

-Te amo Haru, te amo como no tienes idea-

-¿Cuanto más se puede amar?

-Te extrañe tanto Tom-

-No creo que tanto como yo a ti-

-¿Cómo lo haces?- le preguntó ella, tocando sus mejillas

-¿Qué cosa?- le dijo él con sorpresa

-Mirarme como lo estás haciendo ahora, como sí… no lo sé. Como si…

-Es porque te amo como jamás pensé hacerlo- dijo sin más, se puso junto a ella, ambos estaban acostados de lado, mirándose fijamente- no sé en qué momento fue Haru, pero me enamore de ti como un demente. Te amo como jamás creí que fuese posible…

-¡Mat!- escuchó ella detrás de la puerta, los chicos habían llegado...

-No abriré- le dice a Tom- no me separaré de ti..- y lo vuelve a abrazar

Se escuchaba el enojo de Andreas... pero... entre todo eso, se podía escuchar con claridad el sollozo de alguien. De ese alguien, un ser hermoso, un gemelo, un hermano menor y ahora hijo único...

Al fin lograron entrar, rompieron la puerta... caminan con rapidez... y se paran ahí, en la entrada del estudio. Ella voltea a verlos, les sonríe levemente.... pero ellos... están paralizados al ver a Matilda con el cuerpo inerte de Tom entre sus brazos, su rostro caído...

-¡NO!- grita Bill desesperado- ¡NOOO!- grita de nuevo, Georg trata de detenerlo pero él corre junto a su hermano.... lo arrebata de los brazos de Mat – Por favor Tom, no puedes hacerme esto, por favor Tom, despierta... hermanito... por favor- y lloraba, a cantaros lloraba... acariciaba el rostro de su hermano mayor- déjame irme contigo Tom.... ¡por que me hiciste esto Tom!... dejame lanzarme al abismo... -decía en voz baja. La cabeza de Matilda fue a dar al suelo, estaba inmóvil viendo como Bill moría también. Gustav fue con ella, la acogió en sus brazos, mientras que Georg hacía unas llamadas, Andreas trataba de tranquilizar a Bill

-¡Quitate!- le ordena un Kaulitz desorientado- No dejarás que Tom despierte... vamos Tom.. contare hasta tres ¿Esta bien?... Tom, no puedes dejarme solo, eres lo único que tengo para amarrarme al mundo, Tom por favor... no me hagas esto... ¡despierta!... ¿que haré con nuestros sueños? ¿Que pasará con la vida entera juntos? ... ¡Por favor Tom!

-Bill, por favor- le dice Andreas

-No- responde seriamente- yo no volveré...

Y cae en desmayo. No... Bill acaba de sufrir un paro cárdio respiratorio...Georg más asustado que nunca, con lágrimas en los ojos trata de reanimarlo... Andreas solo llora, esta en un rincón... se acerca a Tom...

-Shhh- le dice Mat a Andreas, el la ve... y solo consigue llorar más- Él odia que interrumpan su sueño. Dejemoslo dormir – insiste ella y se acuesta a su lado, coloca los brazos de él sobre su cintura y se olvida del mundo...

-Cásate conmigo- le dijo dejándola pasmada- Cásate conmigo- repitió rebozando de felicidad- Cásate conmigo- dijo una vez más mientras su sonrisa se hacía cada vez más y más grande, sus ojos casi se cerraban debido a su enorme sonrisa-Eres lo único que necesito para vivir, para respirar, para estar bien, para levantarme en las mañanas y además eres muy sexy y me encanta tener sexo salvaje contigo...

-Sí, Tom- dice sin perderse ni una sola fracción de su mirar en ese instante- Acepto casarme contigo-

-Acepto casarme contigo-

-Acepto casarme contigo-

-¿A donde lo llevan?- pregunto Matilda cuando se dio cuenta de que Gusav la tenía tomada de las manos y Tom se iba de lugar- No, espérate ¡Sueltame Gustav!- le ordeno bastante molesta

-Matilda, debes calmarte- le pidió Andreas completamente enrojecido debido al llanto- Tom se fue

-Regresalo- le pide ella- debo estar ahí cuando despierte... jamás lo entenderás... jamás te mirara como a mi...

-Jamás mirará a nadie más- dijo Georg

-Acepto casarme contigo-

-No juegues- le dijo Matilda irónica- ¿A donde lo llevan?- le pregunto a Gustav que aún no la soltaba

-No importa- le contesta llorando también- el no volverá...

-Acepto casarme contigo-

Bill estaba sentado en una esquina, con el pañuelo de Tom enredado a su mano, tenía una cámara de oxigeno sobre su rostro, lloraba, gemía de dolor, sollozaba... se preguntaba que había sucedido. Matilda comenzaba a irritarlo con su estupidez... el solo quería morir...

-No- le dice rápidamente- no tardaré, voy a regresar

-Pero Tom- se queja- no quiero que te vayas

-Pero Mat- dice sonriente- voy aquí enfrente. No tardaré. Te amo

-Yo más Tom- le dice sin querer separarse de él...

-Rompiste tu promesa- dice Matilda cabizbaja, pero aún sin llorar. Entra el paramedico por Bill, el le echa una mirada llena de desprecio a su...cuñada... Andreas se va con él... Gustav y Georg no saben que hacer- Váyanse- les pide- yo esperare a que Tom regrese... - en ese instante los J's entran al departamento muertos de dolor también.... Gisela llama a Gustav y el junto con Georg salen de ahí, mientras Javy abraza a Mat ...

-Te amo tanto Tom- le dice acariciando su espalda

-Yo a ti- y se levanta dejándola despeinada y alborotada- Regresaré, te lo juro.

-Te esperaré- le dice... él cerro la puerta sonriéndole.

-Voy a esperar a que regreses- dice Mat sonriente abrazándose al piano...

2 comentarios:

Fєffy K. ♥тн♥ dijo...

M-A-L-D-I-C-I-O-N! O como rayos se escriba! ¬¬

serrana dijo...

puf, puf, puf, pero que nudo en la garganta se me ha puesto, se me han saltado las lágrimas, y no lo hacen con facilidad, durante todo el fic igual solo me ha pasado una vez más.
y este giro en la historia? solo espero a leer el siguiente capítulo! y a la resurrección!