Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


jueves, 13 de mayo de 2010

Capitulo C – Dime con quién andas


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com




¿Qué era lo que quería? ¿Qué esperaba que le contestara? No sé. Tampoco sé por qué razón le sonrió como una idiota. En este momento creo que si ella me pidiera lanzarme del balcón, lo haría.

-Un café americano- le dijo al mesero que amablemente nos atendía, pedí lo mismo que ella. Parecía niña regañada con mis manos metidas entre mis piernas y la mirada agachada. Tenía miedo, vergüenza, pero sobre todo me sentía tan cálida…

-Yo no le voy a decir nada a Tom- dijo estirando su mano para tomar mi barbilla, ella la alcanzo con facilidad y me obligo a mirarla, sus ojos estaban destellando tanta seguridad, y los míos seguramente irradiaban confusión

-No hice nada- le conteste entre pausadamente- como para que me delates de algo.- Estaba a la defensiva con ella

-Yo jamás dije eso, me refería a que lo que pasara en este lugar, se quedaría en este lugar- dijo sonriente cuando el café llego. Tan paranoica me estaba volviendo que a cualquier intento de provocación sacaba las garras

-Discúlpame- le pedí apenada

-Jun me dijo lo que paso, el pequeño beso fugaz. Yo estoy acostumbrada a escuchar historias maravillosas de las aventuras de cama de esos dos todo el tiempo. El no quería besarte precisamente- me le quede viendo, ella echaba a su café azúcar por cucharadas- Y no quiero decir que no le gustes- bebió un sorbo de café y volvió a mirarme- el quería decirte algo, te moviste y sus labios apenas y se tocaron. Créeme, si el hubiera querido te estampa contra una mesa y asunto arreglado

-¿Cómo estás tan segura?- si lo que decía era cierto, mi camino al olvido del arrepentimiento estaba por transitarse completamente

-Él me lo dijo y me pidió que te pidiera una disculpa en su nombre. Él te la iba a pedir pero tu te fuiste corriendo, intento hacerlo la mañana siguiente pero te escudaste tras de Bill

-¡Pero que tonta!- dije poniendo las manos en la cara, pensando que si yo no podía mirarla, ella tampoco me veía a mi.

-Noc, Noc- dijo tocando con sus manos mis dedos- Vamos Mati-chan, aquí no hay nada de que arrepentirse, esas confusiones suceden con las parejas enamoradas… supongo…

Tras su dudoso comentario comenzamos a reír. Ella me pregunto sobre mi relación con Tom y no dude en contarle toda nuestra historia…

-Es un caso bastante interesante- me dijo apenas y deje de contarle sobre mi viaje a Sisak, por alguna extraña razón siempre que hablaba de nuestro romance terminaba hablando de Lucija- ¿Qué más paso?

-Pues ella murió- le conteste comiendo una galleta en forma de cuernito- después de mi viaje nos olvidamos de todo, mi hermano se caso y al regresar a Hamburgo me llama la policía ¡Por un momento pensé que iría a la cárcel!... en lugar de eso nos enteramos de que hubo un incendio y ella murió en él junto a un chico

-Se que no viene al caso pero- me tomo de una mano- lamento mucho tú pérdida, yo sé que ella te hizo daño, pero no puedo evitar sentir la nostalgia en tu voz. Creo que después de todo lo que te hizo, lograste perdonarla…

-Si lo piensas es algo muy estúpido- le confesé- Ella estuvo por quitarme todo y al final, cuando su muerte llego, se pudo justificar y la perdone…

-Si no hubieras querido no la perdonas- me dijo cambiando su tono de voz a uno más formal y serio – creo que jamás la odiaste. Pero no eres mala por eso….

-Deje de culparme por sus actos hace mucho tiempo- le dije suspirando, la verdad es que yo pensaba que jamás lo superaría, ni el que me hubiera mentido, ni lo que me hizo y pretendía quitarme, incluso su muerte, pensé que me atormentaría hasta que me tocara morir a mí, pero desde que viajamos a Japón más cosas ocuparon mi mente y su recuerdo se desvaneció. Guardaba lo hermoso cerca de mí, como aquella vez me dijo Diana

-¿Tienes un hermano?- pregunto cambiando repentinamente el tema y mostrándose en verdad interesada

-Si- le contesté riendo- su nombre es Carlos, cumplirá los 25 en septiembre, se acaba de casar y al parecer tendrá a su primer hijo a finales de año

-¡Vaya!- dijo más que sonriente- debe ser una emoción indescriptible

-Lo es- le asegure- puedo presumir que nos llevamos de maravilla

-Siempre quise tener un hermano de sangre- me dijo apresuradamente, casi como evitando que la escuchara, pero lo había hecho. Ella me miro esperando que la duda desapareciera de mi rostro, pero no pude lograrlo. Quería saber más sobre ella- Cuando le pregunte a mi madre la razón de por que no tuvo más hijos… me contesto algo que a mi en ese momento me pareció de lo más lógico. Tiempo después, al verme sola en mis aventuras me di cuenta de que fue una decisión egoísta de su parte

-¿Cuál fue?- pregunte interesada, sin cuestionarme si quiera si podía saberlo o no. Tres segundos después de formular la pregunta me arrepentí, pero ella… tenía un gesto tan calmado. Parecía que nada podía molestarle en el mundo

-Me dijo que ella quería una hija perfecta, y que esa hija era yo- rió, al parecer recordando el momento preciso en que su madre le había dicho- Yo apenas tenía 7 años, todos los niños en el colegio tenían muchos hermanos, fue en ese momento que me di cuenta que no era como los demás

-¿Cómo eras?- mi lado psicólogo salió a flote, empezando a formluar preguntas en mi cabeza que salian inmediatamente después de que ella cerrara su par de hermosos y finos labios

-Mi padre, uno de los hombres más poderosos de Japón en toda la extensión de la palabra, mi madre, su bella esposa, la mujer perfecta, una americana de rasgos extremadamente finos, cantante truncada, enamorada a muerte, esposa sumisa y obediente. Madre modelo, inversionista, manipuladora y emprendedora. Mi familia siempre ha estado entre las más ricas del país. Yo siempre vivi a ciegas de lo mucho que significaba mi apellido… en lo peligroso que era que yo quisiera salir a las calles, y cuando lo hacia rodeada de hombres de negro….

-Pero ahora viajas sola- dije tratando de indagar más y más con cada palabra que me decía

-Por supuesto que si, mi padre jamás supo como retenerme a su lado, cuando mi madre nos dejo, al poco tiempo de cansarme, de suplicar alguna atención de parte de mi padre me fui de Japón, volé a América con la única hermana viva de mi madre, a Las Vegas. Ahí viví 5 años, después, viví dos años en Inglaterra. Mi padre consiguió mi perdón y regrese a casa. Pero ahora yo viajaba mucho. En los 7 años que vivi alejada de mi padre conoci la mitad del mundo, y estando bajo su cuidado conoci la mitad que me faltaba, me converti en su mano derecha, manejo todos sus negocios y no hay nadie en el mundo que pueda detenerme, si acaso mis hermanos pueden abogar un poco…

Me quede pasmada pensando en cada una de las palabras que ella me había dicho, entre todo eso saltaba “el abandono” de su madre, la solto de manera tan natural que me causaba una curiosidad casi enferma por descubrir todos sus secretos…

-Shim y Jun son de familias parecidas a la mía, nos conocimos en clases privadas de piano desde los 6 años, cuando me fui a Las Vegas me los encontré muchas veces allá, pasamos temporadas viéndonos y saliendo, incluso intente una relación con Shim, pero es demasiado apegado

Verborrea es de lo que sufre esta chica, cuando toco el tema de su relación con Shim me dijo detalles que incluso no quería saber….

-Así que esa soy yo, Harley Daidouji, y soy una vaga- termino riendo, contagiándome de la armonía de su seguridad- hay algo que debo aclararte antes que nada

-¿Qué es?- le dije riendo, cuando ella se levanto y acerco su rostro al mio, conte cada una de sus pestañas a pocos centímetros de mi rostro, sus labios entre abiertos acercándose más y más a los míos, cuando desvio su cabeza para rozar mi oído con su nariz, y comenzar a hablar

-Quedan 20 minutos para llegar al concierto- dijo en un susurro apenas y entendible

-¡Demonios!- dije en otro susurro, ella rio. Terminamos de discutir por quién pagaría la cuenta y nos retiramos del lugar, me abrazo por la cintura e hice lo mismo con ella, reíamos sin saber la exacta razón de nuestra felicidad. Al arrancar su auto pude sentir el calido motor ronronear como un hermoso gatito. Llegamos a tiempo al lugar, se efectuo el concierto y nos despedimos de Malasia, entre lágrimas y golpes abordamos de nuevo un avión. Ahora íbamos camino a las Filipinas.

-Espero en verdad que no te moleste que me robe a tu chica por un rato- le dijo Harley a Tom antes de abordar, al parecer queríamos seguir hablando de nuestras vidas, y nos tomamos la molestia de cambiar asientos para lograr están juntas

-Creo que no me molesta- le contesto Tom soltándome de la mano, emocionada camine con Harley por el túnel, abordamos, ubicamos nuestro asiento y nos dispusimos a charlar de una infinidad variada de tonterías que nos tenían muertas de la risa.

Tom dormitaba en su asiento mientras ahora los hijos de Gus le aventaban chocolate.

-las Filipinas te enamorara- escuche que me dijo ella entre risa y risa, mis ojos apenas y podían ver al frente de las lagrimas que me provocaba estar con ella. El gusto genuino que me daba conocerla.

Harley es una japonesa de piel casi tostada, de curvas pronunciadas y labios delgados y perfectos. Sus ojos son pequeños y su nariz es tan hermosa…

Tiene algunos rasgos evidentes de occidente, por su madre, ahora lo sé. Estatura media para un americano, acento fluido para cualquier idioma … su cabello es largo y ondulado, tiene el tono de un chocolate y es tan sedoso, sus piernas son largas y bien formadas, su rostro es simplemente angelical. Su blanca dentadura no deja de sorprenderme, es casi tan bella como el brillo de sus ojos. Es tan agradable, tan cálida, tan salvaje y pasional. Es elegante, siendo ella es inevitable que todo le quede a la perfección. Todo a ella le queda…

Me pregunto si es ella humana.

--------

La canción se llama: Tomodachi wa, tomodachi nanda y se traduce como "Un amigo siempre será un amigo", es interpretada por Berryz Koubou y la traducción se las debo para la próxima xD

2 comentarios:

Harlu dijo...

"Y soy una vaga". Claro que por supuesto que sí, supongo que le diste al clavo con esa chica.

En verdad, por lo que describes, no me sorprende que la llames una "verdadera vaga". Ya daría mucha gente la vida por estar en su lugar. A pesar de ello, tiene un espíritu que demuestra lo mucho que a veces le hace falta un hogar para llegar.

Me encanta la admiración de Haru, de verdad. La forma en la que le gusta todo en Harley y las cosas que ella hace. Es realmente apasionante.

¡La canción me fascinó, cielo! Excelente el capítulo, te amo muchísimo.

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Huele más feoo aquí...

Una con el resorte flojo y la otra que por lo que dice es una... también con el resorte guango, no buenoooo!