Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


martes, 4 de mayo de 2010

Capitulo CVI – Japón

-¿Tom?- movía su hombro, pero él se negaba a despertar- ¡TOM!- le grite, pero seguía sumergido en ese sueño

-Matilda, te molestaría pasarme ese vaso, por favor- le dije a mi cuñada que miraba divertida a Tom mientras balbuceaba

-¡De ninguna manera!- me dijo ella burlona- Permíteme despertarlo cuñado, solo no te traumes- asentí confundido, ella acerco su mano a Tom y después le dio un pellizco en la ingle que de inmediato lo hizo reaccionar

-¡Fausto! ¡No molestes a papito!- dijo buscando en todos lados… ¿Quién carajo es Fausto?

-Mi amor, de nuevo estas teniendo tus sueños eróticos homosexuales…- dijo Mat negando con la cabeza mientras Tom estaba rojo como un jitomate, estábamos a punto de tocar tierra japonesa

-No era un sueño erótico ¡Y mucho menos homosexual!- dijo gritando y dejando a todos los pasajeros poniéndonos atención, nos sumergimos en un silencio terriblemente incomodo

-Ya, está bien- nos dijo Haru sonriendo- No creo que la gente entienda un alemán amodorrado

Terminamos sintiéndonos agobiados, habían sido no sé cuantas horas de viaje, la emoción también nos estaba agitando. Gisela y Mat podían sentir esta adrenalina junto a nosotros, en nuestra última gira, terminando con un glorioso concierto en la ciudad que le dio nombre a nuestra banda. Una vez que llegamos al aeropuerto fuimos resguardados como nunca tras una avalancha de hombres vestidos de negro, después nos subimos a camionetas negras e impresionantes, era de noche, las luces adornaban los caminos a todo lo que daba, para nuestra mala suerte estábamos por encerrarnos en un hotel por varios días, ya que Tokio es el punto de partida para toda Asia ¿Cosa extraña? Para nosotros también lo es. Al parecer uno de los hombres más importantes de Japón ha promovido nuestra banda en las cuatro islas, además de China, Malasia, Indonesia, Las Filipinas y Tailandia, él será el encargado de llevarnos a cada lugar de la lista.

-La torre de Tokio quedará relativamente cerca de donde nos hospedaremos- dijo nuestro chofer

-Si, al fin y al cabo nos traerán para todos lados como niños pequeños- le contesto Mat en un tono un poco cansado, volteo a mirarnos, sus ojos estaban nerviosos, no sé por qué- El Sheraton Miyako no queda nada cerca de la torre

-Será su hogar por un par de días hasta que se vayan a Malasia, no desesperen- concluyo el hombre que iba de copiloto

-¿Qué tienes?- le pregunte una vez que hizo un puchero y se hundió en el asiento

-Estoy un poco cansada- contesto sonriente- el vuelo y esas cosas… no sé...

-Pronto nos acostaremos en esas lujosas camas, cielo- le contesto Tom sobando su nariz con la mejilla de Haruka

-Sí- le dijo ella sonriente- espero que también durmamos en esa cama

-¡Agh!- reaccione a sus calientes declaraciones con un manotazo en mis rodillas

-Hemos llegado- entramos a un lugar que parecía un bosque encantado, al final de camino pudimos ver un hotel como nunca antes, un edificio llamativo con miles de luces que salían de las ventanas de las habitaciones, fuimos conducidos a la sala de té, en ella un grupo de japoneses nos hicieron una reverencia, contestamos gustosos de al fin estar ahí de nuevo.

…Haruka…

Japón, el país más eléctrico del mundo y esta ciudad, la más maravillosa, somos tratados como reyes y nadie nos dice absolutamente nada, nos han dicho que nos sentemos a esperar, nos han traído té y hermosas galletitas de muchas figuras de animales, unos bollos blancos que huelen en verdad delicioso. Todo aquí es perfecto.

-Buenas noches tengas todos ustedes, mis amados hijos de Alemania- dijo un hombre de mediana estatura, con finas arrugas en su rostro y un trato cordial, su cana cabellera le daba un toque muy suave a su expresión. Nos levantamos a darle la mano, hacíamos reverencias al tiempo que nos saludábamos fuertemente- Soy Seishirou Daidouji-san y es un enorme placer para nuestro país tenerlos aquí

-El placer es nuestro Daidouji-san- dijo Dunja intercediendo por todos nosotros

-A ustedes los adultos tengo el gran placer de haber conocido con anterioridad, Dunja-san, David-san - ellos hablaban con mucha familiaridad, y nosotros comenzamos a sonreir de estar en ese lugar, tengo entendido que las veces que los chicos habían venido aquí, las giras eran eso, giras, y no relaciones sociales.

-Bueno- dijo Dunja señalándonos con la mano- Bill Kaulitz, vocalista de Tokio Hotel, Tom Kaulitz, guitarrista de Tokio Hotel, Georg Listing, bajista de Tokio Hotel, Gustav Schäfer, baterista de Tokio Hotel

-Es un gran placer conocerlos- hizo una reverencia nuevamente a la que los chicos contestaron de inmediato- y las pequeñas que están a su costado ¿son?

-Es mi esposa- contesto Gustav con orgullo- Gisela Schäfer, y mis hijos, Luka y Allison

-Mucho gusto Daidouji-san- le dijo Gisela, lo que recibió de parte del señor, después de que ya nos había saludado, fue dos besos tronados en sus mejillas y una caricia para su pancita

-Seguro estas cansada y tus hijos tienen hambre- hizo una hipótesis, Gis hizo un gesto de aceptación- Lleven a Gisela-san, Luka-kun y Alli-chan a comer algunos dulces y después a su habitación- ordeno Daidouji, los jóvenes le obedecieron de inmediato dirigiendo a Gis fuera de la habitación

-¿Y tú pequeña?- pregunto de pronto, mirándome

-Ah, soy Matilda Reyes, novia de Tom- dije riéndome, sin esperar el abrazo que el señor Daidouji me dio de pronto

-Mati-chan- dijo pellizcando mis mejillas- Hablaremos de negocios

-Lo comprendo, he de retirarme a mi habitación- dije haciendo una reverencia de despedida- Un verdadero gusto conocerlo Daidouji-san

-Es una linda chica Mati-chan- dijo con risas frenéticas, aún cuando no salía de la habitación.

Decidí salir, la forma cortés en la que mando a Gis a su habitación me indicaba que este hombre tenía un real apego a sus costumbres, respetar a su mujer es una de ellas, pero las cosa de hombres siempre serán de hombres, así que no me correspondía escuchar…al salir me quede mirando la estructura moderna del hotel, luces y faroles que adornaban los techos, un joven tendiéndome una bandeja con champagne, una que no pude rechazar, estaba verdaderamente encantada de estar ahí

-Escuche que el vocal de Tokio Hotel parecía una chica, jamás imagine que una tan bonita

-¿Qué?- dije dando vuelta sobre mis pies aquella femenina voz que estaba a mi espalda, una chica de tamaño mediano, bella piel bronceada, labios rojo carmín y un acento Aleman muy característico de los extranjeros- Yo no soy el vocal- le dije riendo

-Oh, discúlpame, no fue mi intensión ofenderte- dijo de inmediato- pensé que venías con ellos, tengo entendido que mi padre solo los recibirá a ellos hoy en este lugar

-Está bien, no te preocupes- conteste tratando de calmar la terrible angustia que tenía en la mirada- Vengo con ellos, pero no formo parte de la banda, Daidouji-san está ahí dentro hablando de negocios con ellos

-Mi padre, mi padre- dijo negando- le dije que me esperara pero jamás me hace caso, Soy Harley Daidouji, hija única de Seishirou y prácticamente su mano derecha- dijo coqueta extendiéndome una mano

-Matilda Reyes, novia de Tom Kaulitz, guitarrista de Tokio Hotel… y soy su causa problemas gratis xD

-Bellos problemas supongo, mi padre te dijo que hablarán de negocios ¿Cierto?- pregunto y se recargo en la pared

-Sí- le dije bastante divertida- Pero juro que lo hizo de manera cortés

-¡Mi padre es un verdadero encanto!- dijo abriendo mucho la boca- pero no le gusta que mujeres extrañas se entrometan en sus negocios

-Supongo que eso está bien, ¿Pasarás a hablar de negocios?

-No- dijo restirandose- preferiría que me acompañaras a cenar

-Ah- conteste sintiéndome de pronto un poco torpe

-No te has acostumbrado al horario- dijo negando- entonces tomemos un baño

Primero me quede helada, después nos empezamos a reír y más tarde me acompaño a mi habitación, una hermosa y espaciosa habitación con una cama gigante justo al centro, hermosas flores adornando el lugar, tome mis cosas, ella había ido también por sus aditamentos para el delicioso baño termal del hotel

-¿Te digo algo y no te ríes?- le dije cuando ya estábamos metidas en el agua

-No prometo nada pero puedo intentarlo- dijo burlona volteándose para que nos viéramos de frente

-Siempre imagine que estaba en un baño como estos, igual que en el anime- voltee a mirarla cohibida, ella se quedo mirándome fijamente por varios minutos, hasta que sufrió de un ataque de tos, pasando a la risa y después al llanto, hundiéndose en el agua hasta casi ahogarse, yo estaba roja de la pena y del coraje de tanta risa que ella tenía ¿Cómo se me quito? Cuando me jalo de un pie por debajo del agua, estábamos jugando como las mejores amigas de la infancia, y me sentía así.

Una vez que comenzamos a enjuagarnos, cosa que ella hizo de lo más natural, mientras que yo me tarde 10 minutos en decidirme si me mostraría ante ella desnuda o no, hablamos un poco de quiénes éramos, de su vida ahí en Tokio, en Inglaterra, en Las Vegas y en todos los distintos lugares en los que había residido, sobre su fascinante forma de vida, sus gustos más excéntricos… hasta que nos dimos cuenta que eran las tres de la mañana

-Mi padre va a matarme- dijo en cuanto pusimos un pie en el ascensor, bajaríamos al lobby menos de 5 segundos

-Espero que no- le dije acomodándome la blusa, cuando y sin previo aviso nos detuvimos un par de pisos antes de llegar a nuestro destino-¡Tom!- dije sorprendida soltándome los botones

-¿Qué demonios?- me dijo viendo mi cabello mojado, el de Harley y mi blusa a medio abrochar- ¿Dónde estabas? Y ¿quién es ella?

-Otousan- dijo Harley saliendo a mi costado como una loca para abrazar a Daidouji-san

-Pequeña Harley-sama- le dijo su padre acariciando su cabello después de besarle las mejillas- me da gusto que al fin hayas llegado a casa

-Es la hija de Daidouji-san- le dije a los chicos en un tono bajito, buscado no interrumpir el afectivo saludo de los Daidouji- fuimos a tomar un baño termal

-Me da gusto que Mati-chan al fin te conozca- le dijo a harley que le sonrio con su blanca dentadura dejándonos destellados- Tokio Hotel, les dije que les presentaría a nuestra traductora a lo largo de su viaje por todo Asia después, pero ella ya esta aquí, Harley Daidouji-san

-Será un placer trabajar con ustedes, Tokio Hotel- dijo ella extendiéndonos su fina mano, comenzamos a estrecharla sin poder quitar nuestra expresión de sorpresa…

2 comentarios:

Harlu dijo...

Uy! Esa Harley se ve que es un poco chilante, como diría mi mamá.

Además de que... ¡Las Vegas! ¡Ashé a huevo! Quien vive ahí es porque neta tiene mucha agalla o mucho aguante. ¡Que viva la vida nocturna y la desvelada!

Aw, pero =... ¡Que japonesita tan linda! XD De piel bronceada, labios rojos, sonrisa brillante y sus ojos de regalito. Ahora, todos griten ¡Que los abra, que los abra! XD Nu, de veras que cómo me gustó el personaje. Es de esa gente que va y dice las cosas valiéndole papa.

"Johan! Te vas a quedar sin más familia si sigues pellizcando a papá allá!" XD Qué cosa tan más cajeta.

PD. Me encanta como dicen Alli-chan, Mati-san y todo el san, y demás. Yo quiero ser Domo-kun! XD Ah no vdd?!? XD

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Sí Harlu ya entendimos que esa Harley es nada más y nada menos que la chillante de mi hija xD...

Qué taaaal con la pellizcada de... jajajaja

Yo le cambiaría el Mati-chan por Mati-metiche... ñ_ñ