Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 15 de mayo de 2010

Capitulo CI – Malas intenciones


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com


-¿Por qué estas tan nervioso?- pregunto acariciando mi abdomen hasta poner su mano en mi hombro

-No estoy nervioso- le dije tratando de disimular, ella es demasiado sexy como para no pensar en hacerle algo en cualquier rincón de este lugar

-¿No?- dijo sonriéndome picaronamente- ¿A Mati-chan no le molesta que bailemos juntos?

-No- le respondí sonriendo pasando mi mano por su cintura, en un reflejo se pego mas a mí y sentía el latir de su pecho en el mío, sus ojos verdes me penetraron hasta hacerme olvidar todo

-Que bien- me dijo mojándose los labios- entonces no le molestara que nos vayamos de aquí, solamente tú y yo

No sé cómo fue que lo hizo, pero en un momento me encontraba atrapado por sus manos y sus piernas en un rincón, ella me beso el cuello… tan lentamente

-Qué fácil eres- me dijo de un momento a otro parada frente a mí, ella se reía, no estaba nerviosa, ni apenada, ella estaba orgullosa de lo que acababa de hacer

-Tú- le dije tratando de encontrar una coherencia- eres una zorra

-Hey – me dijo Matilda frente a mis ojos, me acababa de tronar los dedos- ¿Cuánto tiempo más hace falta para que reacciones?

-¿Eh?- le dije confundido, cuando caí en cuenta de que estábamos en las sillas junto a la piscina del hotel, en unas frescas bermudas, y por supuesto que las chicas en unos pequeños bikinis- Lo siento, me fui

-A la luna, Tom, ni más ni menos- dijo Bill que estaba a mi costado, no me había dado cuenta de su presencia, estaba perdido en el bello escote de Harley, ella jugaba volleyball junto a Gustav en el agua, que la salpicaba toda, tenía el cabello amarrado en una cola, pero unos mechones caían a su rostro, la hacían lucir tremendamente angelical

-¿Te quieres meter al agua?- me pregunto Mat cuando, seguramente, noto que no le quitaba la mirada a la pequeña japonesa- ¿O te quieres meter con la que ésta en el agua?- pregunto seriamente, la mire sorprendido y hasta cohibido, hasta Bill se enderezo en el asiento para mirarla

-Por supuesto que no- le conteste tratando de aparentar naturalidad. Cuando ella empezó a reír me di cuenta de que en realidad, Haruka estaba bromeando, ella y Harley son amigas, unas muy cercanas por lo que he podido apreciar- Vamos a meternos tu y yo en el agua- me levante y Haruka hacía lo mismo, se acomodaba el cabello en un chongo para que no se le mojara, pero por supuesto que a mi su cabello me gusta mojado, así que no le di tiempo y la empuje

-¡Thomas Kaulitz!- me dijo saliendo del agua un segundo después de haber entrado en ella- ¡Vas a pagar esta muy cara!- dijo enojada, me lanzo el balón con el que Harley y Gus jugaban, lo vi, lo esquive y voltee a ver qué tal lejos había caído, cuando sentí un par de manos en mis tobillos y después agua en mis orejas

-¡Muy buena esa Haru!- le decía Harley a Mat chocando los cinco, estaban riendo hasta que se les salía la saliva de la boca

-¡Que buena ni que nada!- le dije lanzándole más agua, esta vez hasta el cabello de Harley se vio afectado

-Y espérate a que se dé cuenta de que yo tengo sus bermudas- le dijo Harley a Mat como quién cuenta un secreto, cuando obviamente todos escuchábamos.

Voltee a mirar a ese par del demonio, Haruka se reía mientras mis Calvin Klein se paseaban en sus dedos, baje mis manos y me di cuenta de que, ¡oh si! Estoy desnudo en medio de una piscina con Gustav y mis dos chicas

-¿Qué me darás a cambio de tus bermudas?- me pregunto Miss Japón en una mueca de petulancia

-Ahm…-dije tratando de pensar un poco, bien podría ofrecerle mil noches de placer, pero mi prometida estaba parada a su costado, muy risueña-¿Un autógrafo?- le dije esperando a que me dijera que si

-Mejor dame a tu chica- dijo levantando una ceja, esperando a que contestara.

Todos, absolutamente todos en el lugar la observábamos, hasta Mat parecía no entender su comentario, ella estaba segura de lo que pedía, quería a Matilda, pero ¿Para qué?

-Hay una reunión en un hotel a varias cuadras de aquí, Maya Saakamoto estará de interprete y se que a Haruka le gusta mucho ¿Por favor?- dijo juntando sus manos como si fuera a rezar, guiñándome un ojo

-¡Sí!- grito emocionada Matilda quitándole mis bermudas y aventándomelas a media cabeza- ¡Sí, sí, sí, sí!- brincaba Mat abrazando a Harley que también correspondía su efusivo agradecimiento- ¡Eres una tonta!- le dijo riendo- No tienes que pedirle permiso a Tom para llevarme a un lugar, solo me lo hubieras dicho

-Me gusta hacerla de emoción- respondió Harley viéndola, Matilda de nuevo se aventó sobre sus brazos y terminaron sumergiéndose en el agua, es una fortuna que yo ya trajera mis bermudas, pero ahora resulta que Haruka se puede largar a cualquier lugar con ella, sin siquiera consultarme ¿Soy un paranoico?

…Haruka…

-¿Qué tipo de reunión es esa?- me pregunto Tom, fingía ver la televisión acostado sobre nuestra cama, cambiaba los canales a lo loco, cada medio segundo oprimía el botón

-Empresarios Asiáticos- le respondí con naturalidad sacando el vestido blanco perla que me había dado Harley hace apenas dos días- O al menos eso me dijo ella

-¿Y por qué confías tan rápido en sus palabras? ¿Qué tal si te quiere vender?

-¿Me quiere vender qué?- le dije soltando un bufido- ¿A mí? Tom, no seas ridículo

-No soy ningún ridículo- contesto apagando el televisor y acercándose a mi- Sabes que apenas y te he visto estos días, si no estoy yo con ella, estás tú, siempre haciendo algo, saliendo o no sé que más cosas que hacen, ¡Y no sé qué más!

-Pero si estoy aquí todo el tiempo- le dije tratando de que entendiera que se estaba comportando como un infante berrinchudo

-¿Hace cuantas noches que no tenemos sexo?- me pregunto, como aquel que echa la culpa

-No lo sé- contesté sinceramente- ¿Te importa tanto?

-¡Por supuesto que me importa!- Y, oh si, estábamos discutiendo por sexo- ¿Tú crees que por que estoy de gira me vuelvo de palo o qué?

-No- conteste entrando al vestidor, el me siguió- Tu ya lo has dicho, si no estoy yo con ella, estás tú. A veces llegas y ya estoy durmiendo

-¡Y hoy que tenemos día libre te vas a ir con ella!- seguía reprochándome- ¡Tú tienes obligaciones conmigo antes que con cualquier otra persona que esté en éste lugar!- grito ¿Qué provoco? simplemente que le cerrara la puerta en la nariz…

…Harley…

Creo que escucho un pequeño pleito ahí dentro ¿Será pertinente tocar la puerta? tal vez el rudo Tom se resiste a que me lleve a su chica, creo que tiene miedo de que no regrese. Si supiera que no esta tan equivocado.

-¿Puedo pasar?- le pregunto abriendo levemente la puerta, está a punto de encender un cigarrillo, asiente con la cabeza y camina a donde el bar, sirve dos copas y me ofrece una que muy a gusto acepto. Después de quedarnos un par de minutos de no decir nada, me doy cuenta de que él está bastante estresado- No pude evitar oír que discutían, no fue mi intención

-No te preocupes- dijo tirando la ceniza de su cigarrillo en la alfombra color jerez de su habitación

-Tom, si en verdad no quieres que Matilda vaya- le dije poniendo mi mano sobre su hombro. Está bien, si me quiero llevar a Haru, Maya Saakamoto es un espectáculo que vale la pena, pero no a costa de la pelea de ellos

-Ella esta grandecita, sabe lo que hace, sabe lo que deja y sabe lo que la espera. En esto tú no tienes nada que ver- Señor sensible y sus amigos han venido a ésta habitación. Mira desesperado el techo, como queriendo que algo entre en razón aquí. Lo único que pudo entrar en contacto fueron mis labios a los suyos

TK: -¿Qué demonios?- me pregunte cuando ya la tenía sobre mí, me besaba, y esta vez no estaba jugando a ver quién era más fácil o quién era más zorra

-¿Por qué tan rígido?- me pregunto quitándome el cigarrillo, dejándolo en el cenicero y después poniendo mis manos sobre sus pechos… esto definitivamente no está bien, esto en definitiva quiero que termine en este instante ¿Cómo le explico que quiero que se quite la ropa?

…Haruka…

Ya estaba lista, ahora sí, peinado, zapatillas, vestido, bolso, maquillaje, perfume. No había nada que no estuviera, creo que al final Tom tiene algo de razón, puede que no haya ocupado las palabras correctas para decirme que me extraña, creo que lo intento muy a su manera

-¡Harley!- dije cuando la vi en la sala, Tom estaba con ella

-Fue idea de él- me contesto como si fuera la verdadera victima- Yo no quería hacerlo- y comenzó a toser

-Ni siquiera sabía que tenias puros dentro de la habitación, amorcito- le dije curiosa indicándole a Harley el lugar para que se enjuagara el asqueroso sabor que deja el afamado puro cubano

-Ella es una nena- llego a abrazarme, al parecer todo había vuelto a la normalidad y eso en verdad me aliviaba- te voy a esperar despierto y en tanga, así que no te tardes mucho

-Prefiero despierto y sin tanga, pero como más te guste- le conteste riendo y dándole un beso que me quito todo el gloss que me había tardado tanto en poner, aún soy algo torpe para esto del maquillaje de las estrellas

-Te amo- me dijo cuando Harley salió con una cara de sufrimiento, lista para marcharnos

-Yo más- le contesté dándole un último beso

-No lo creo- alcance a escuchar que dijo, antes de que cerráramos la puerta…

…Tom Kaulitz…

-Tú- le dije tratando de encontrar una coherencia- eres una zorra

-Zorras te gustan más- me contesto ella con cierto orgullo en la voz, como si con esto me estuviera comprando, y mi cabeza estuviera adornada por un enorme moño rojo más condones de regalo

Nos quedamos mirando, nos estábamos retando, hasta que ella comenzó a reír. Su risa es melodiosa, es deliciosa

-Matilda es un ser adorable, yo no quiero problemas con ella por tu culpa- dijo guiñándome un ojo y caminando de regreso a la pista, yo la seguí torpemente, hasta ver a Haru que ya nos veía venir

-Ya estamos aquí- toco mi hombro, tratando de no ser tan brusca, me había quedado dormido en el sillón del recibidor

-Está bien, ahora voy- le dije besándola y levantándome torpemente

-Ella no es tan fácil como tu- dijo la voz de Harley a mi espalda, cerrando la puerta….

2 comentarios:

Harlu dijo...

Wowowow, me estoy confundiendo un poco, pero tengo fe en que pronto dejaré de estarlo.

Maravilloso el capítulo, querida, increíblemente fenomenal. Me gustó mucho como manejaste los diferentes puntos de vista de ellos tres y cambiabas la situación entre lo que pasó antes y lo que sucede actualmente.

¡Y sí! ¡A Tom se le aloca la hormona! Mientras no tome más viagra estará bien, ya que si no Mati-chan y Harley-sama no serán suficiente para bajarle el malestar. ¡Qué cosas de la vida!

Espero ansiosa el próximo capítulo. ¡Te amo!

₪ ζΛΨβΞΤ dijo...

Andale con Miss Japon jugando a la inocnete manzanita de la discordia.... JA