Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 11 de diciembre de 2010

Capítulo – 23 Si te quedas tú...

-No puedo creer que renuncies a esto- me dice enojada y casi a gritos

-Lo que no puedo creer yo, es haber venido sabiendo que no pertenezco a este lugar

-Eres una idiota- me dice azotando su mano contra la mesa, el sonido me aturde un poco, casi hasta llegar a mi consciencia...

-Sí, sé que lo soy- me quedo mirándola- y para que todo el mundo deje de burlarse de mi, me iré

-¿Dejarás de burlarte de tu propia cobardía?- me dijo viéndome también

-No es cobardía- me siento ofendida y camino con rumbo a esta habitación que odio tanto, viendo sombras, escuchando un llanto que reconozco como el mío... puedo verme sentada aún sobre aquel sillón...

-¿Entonces que es Robín?- me cuestiona entrando en donde me encuentro, el sonido de la puerta al cerrarse me pone un poco histérica

-Solo me di cuenta que no soy de aquí- le digo tratando de que entienda- mi vida esta diseñada para formar parte de un estado imperial... así debió ser siempre, mi madre también debió haber seguido su destino... tal y como estaba planeado... así jamás habría muerto

-Y jamás hubiera sido feliz- dice y me quedo pensándolo... yo también lo pensé muchas veces, pero ahora... solo quería buscar la manera de justificar que me he rendido... que me han obligado a renunciar...

-Jamás estarás segura de eso, Shara. No me hagas cuestionarte- le digo y sigo sacando la ropa de los cajones

-Tu no eres la Robín que yo conozco- dice entristecida- tu no eres mi amiga y no sé que te pasó... pero no me gustas así

-Pues así soy ahora- le digo enojada- así me hicieron, y debería estar con mi vestido ampón caminando al lado de un hombre bueno con un par de hijos tal vez

-Tienes 18 años y te estás portando como una vieja que lo ha perdido todo

-¡Lo perdí todo! ¿Que no entiendes?- le digo llorando- ya no tengo nada que me mantenga aquí... ya no quiero estar aquí rodeada de estos pelmazos que no entienden nada de mi vida y ni siquiera les interesa...

-A mi me interesas- me dice y puedo escuchar que también esta sollozando..- estoy aquí por ti Robbie... única y exclusivamente por ti... así es desde que te conozco.... eres el único motivo que me queda...

-Deberás buscarte uno diferente porque yo me voy de aquí en un par de horas... y no volveré- le digo limpiando mis lágrimas con rabia... sintiéndome la peor de las personas por tratar así a mi única amiga en el mundo, a la mejor...

-Eres una maldita egoísta- me dice tumbando las maletas de mi cama y sacando todo lo que tenía dentro de ellas, regando todo por donde quiera que sus manos alcancen a aventar mi ropa...

-Con o sin esas maletas me voy a largar de este maldito lugar- le advierto, tratando de no doblarme como siempre que ella me ve con sus ojos de sol que me hacen cambiar de opinión, negando mis propios deseos... sufriendo por mi propia desgracia.... la cual ella ni siquiera conoce... no quiero que sufra... no quiero que odie como yo lo hago...

-Con esta ropa, te quedas tu- dice- pero la verdadera tu... no ese remedo viejo que esta parado frente a mi renunciando por todo... con esto tendré a mi amiga, la que sueña con una libertad fuera de condiciones, con una vida que elegir, sin servilletas en las rodillas cada que come, sin modales estúpidos... con libre albedrío... capaz de amar a quién ella quiera y no a quién le impongan... aquí te quedas tu Robín, siempre.... - dice recogiendo una de mis blusas, la que es su favorita- mientras tanto tú- me señala con su dedo índice, llena de enojo- puedes largarte de aquí, nadie necesita a otra persona miserable en el mundo, ve y ponte debajo de tu cama con tus zapatillas de cristal, estúpida princesa...

2 comentarios:

matve dijo...

Anda la osa!!!! Shara estaba muy enojada ehhhh faltaron golpes y arañazos jajajaja o lodo (en que estoy pensando ooooohh) saludos y nos leemos pronto

JANDA dijo...

Detesto decirlo y casi reconocerlo...éste capítulo me recuerda mucho a mi en situaciones muy similares...(por no decir iguales)...salvo que yo digo cosas como "MALDITA DESGRACIADA"...o "PERRA INSENSIBLE Y EGOÍSTA"...-siendo ésta última una de mis grandes cualidades-defecto...^_^...

Mmmm...me das un poco de miedo, es como si leyera mi vida a pedazos... ;)...

Saludos, Alex!!!