Todos alguna vez estaremos Oliendo Pelusas.

¡Bienvenido seas alma perdida!

Anteriormente, hablando del año 2009, este espacio estaba dedicado a la publicación de sandeces, aka fan fiction de la banda alemana de poprockpunknoseque Tokio Hotel.

Sin embargo, después del tiempo que ha sucedido, la temática ha cambiado y, aunque en los archivos están aún esas sandeces, probablemente los escritos que aparecerán próximamente sean más de otros temas, que de la misma banda.

Éste sigue siendo su espacio, éstas siguen siendo sus letras, y esta siempre será la agonía de las palabras.


sábado, 25 de diciembre de 2010

Capítulo 29 – Un corazón que desea ser amado

-¿Cómo estás?- le pregunto suavemente cerca de su oído, ella se estremece

-Bien- responde, puedo sentir la calidez de su aliento rozando la piel de mi cuello -¿Cómo estás tu?

-Excelente ahora que puedo verte- le digo besando el lóbulo de su oreja, en seguida ella suelta una pequeña risa, y sus manos se dirigen como por arte de magia a mi pecho

-¿Que tal la banda?- me pregunta de nuevo, obligando a separarme de su cabeza

-Va bien- le digo sonriente, tomándola de la cintura- Bill ha estado escribiendo mucho

-¿Ya tienen el nombre del nuevo disco?- me dice tomando mis manos y quitándolas con delicadeza de su cuerpo, camina contraria a mi, enciende las luces de su habitación y puedo verla de nuevo. Tan ella, como siempre...

-No, aún no- le digo caminando a la ventana y cerrando las cortinas- desde Humanoid se nos seco el cerebro

-No lo creo- dice riendo- Sus fans han de estar desesperados por escuchar más de Tokio Hotel

-Puede ser- le digo

-¿Cómo es que entraste aquí?- me pregunta al fin, con su gesto lleno de dudas

-Pepa... me la encontré allá afuera. Primero me dijo que no podía creer que de nuevo nos encontráramos en la misma ciudad y mucho menos en el mismo hotel. Después me pregunto que como es que le hacíamos para siempre coincidir. Le dije que era el destino, después me dijo que entrara... que ella no le diría a nadie...

-Me sorprende que lo hiciera- me dice sacando un par de cigarrillos de una caja de color plateado, una que le regale la última vez que la vi

-Creí que habías dejado de fumar- le digo ofreciéndole fuego

-Lo había hecho, pero siempre caigo cuando estoy bajo mucha presión. Como ahora- me dice saliendo a la sala de su habitación

-¿Por qué estas presionada?- le pregunto aparentando estar intrigado

-Tom- dice volteando a verme- sabes que hace tiempo que salgo con alguien

-¡Te tengo un regalo!- le digo interrumpiéndola y haciéndola brincar en su lugar, de pronto me sonríe animada- pero debes cerrar tus ojos

-¡Tom!- dice aplaudiendo, ambos dejamos nuestros cigarrillos a un lado- no me hagas esto, sabes que soy muy ansiosa...

-Anda- le digo juntando mis cejas y torciendo la boca- solo será por esta vez...

-Me chocas ¿sabías?- dice cerrando sus ojos al mismo tiempo que estira sus manos, muy juntas entre ellas, a la altura de su pecho....
Al verla ahí, parada frente a mi, tan desprotegida, en su pijama color rosa pastel, su cabello ondulado que cae en sus hombros y su sonrisa, la cual me dice que no podrá soportar por mucho tiempo estar así....

¿Cuanto tiempo podré soportar yo?

-...Va a casarse...- digo suspirando dejando caer el periódico en el suelo, Bill me toma de un brazo y me obliga a sentarme, Gustav me extiende un vaso con agua lo que me hace pensar en lo mal que me veo- ¿Como puede ser?- les pregunto, ellos son incapaces de contestarme

-Tom...- dice Georg sosteniendo el papel ese donde sale su foto junto a Guillermo, el hombre perfecto según su abuelo...

-Debo averiguar donde se encuentran... debo decirle que no se case, aún es muy joven....y tiene tantas cosas que hacer... lleva apenas un mes fuera de la universidad

-Podrías decirle que la amas y que por eso debe casarse contigo y no con él- dice Bill seriamente

-Yo no la amo- le digo agachando la cara- es mi mejor... nuestra mejor amiga, lo ha sido por años, hemos pasado por tantas cosas juntos

-Sí, ahá- dice negando con la cabeza sentándose a mi lado- no sé a quién quieres engañar, además... estoy todo el tiempo en esta cabeza tuya ¿Lo recuerdas?- me dice picándome la frente con su dedo índice

-No puedo decirle que no se case por que la amo- le digo suspirando, ya sin esconder nada- es de lo más estúpido

-No es por ofender- dice Gustav sentándose en la mesita de centro, quedando frente a nosotros- pero, no sería la primera y te aseguro que tampoco será la última cosa estúpida que hagas

-Gracias- le digo sonriendo con un tono de ironía

-Bueno señor rompecorazones Kaulitz- dice Georg de pronto- Robín ésta en LAS CANARIAS- y espera a que le digamos algo, se pega a si mismo en su enorme frente- ¡NOSOTROS TAMBIÉN ESTAMOS EN LAS CANARÍAS BOLA DE IMBÉCILES!- grita desesperado y es cuando comprendemos lo que dice

-¿Y entonces?- le pregunta Bill poniéndose de pie- ¿Donde será la boda?

-En el jardín de allá afuera- dice muy quitado de la pena bebiendo por completo de su vaso de agua

-¿Allá afuera?- pregunta esta vez Gustav- ¿Entonces ella se encuentra hospedada aquí cerca?

-Sí- dice caminando a la puerta, sale por un segundo y después vuelve a entrar- esta en una de las suites, cuatro pisos hacía arriba

-¿¡Pero que pu.....- digo pateando la mesa,. Bill me tapa la boca con su enorme mano

-En lugar de estar de idiota aquí parado perdiendo el tiempo, ve a buscarla- dice mi hermano con una expresión de completo abatimiento

-¿Y si Guillermo me ve?- les pregunto, todos nos quedamos callados por unos momentos

-No debes preocuparte por eso- dice una voz que conocemos, pero no vemos- él llegará hasta mañana, antes de la boda- y es Óscar

-¿Por qué me dices eso?- le pregunto confundido

-Porque Robbie se esta comportando como toda una tarada, retrasada y demás, sin hacernos caso a nadie, tal vez contigo si funcione- dice viendome de manera retadora- yo creo que ella no se casará si le dices que la quieres...
¿Como es que se había dado cuenta? Me pregunto mientras ella no deja de mirarme, después me sonríe y... vaya...

-¿Tu tampoco quieres que se case?- le pregunto de nuevo

-¡No!- me dice riendo- y si la haces cambiar de parecer estaremos completamente agradecidas. Y no es que Guillermo me caiga mal, nada de eso, es todo un caballero, simplemente ella se casa por las razones equivocadas, y eso no es nada lindo

-Entonces deseame suerte, voy a subir- le digo a ella y miro a todos los demás

-No te hará falta, no hay nadie vigilando tu camino, y Pepa te esta esperando, así que corre y ve pequeño trencitas...


-¿Tom? - dice Rob con su inocente risa, obligándome a regresar a este momento- ¿sigues aquí verdad?

-¡Sí!- le afirmo casi en un grito- es solo que estaba planeando como darte tu regalo sin que te vayas corriendo

-¿Qué es?- dice asustada, haciéndose un poco hacía atrás

-No, no huyas- le digo sosteniéndole ambas manos con ambas mías.... ella vuelve a sonreír, disfruta del momento... y es cuando...

Me acerco a ella, Rob me siente más cerca, traga saliva, yo entrelazo mis dedos a los suyos, ella cierra las manos dejándome sentir la suavidad de su piel en la mía; este no era el plan... pero... ya no lo puedo evitar, sin más que hacer, sin más tiempo que perder ni más cosas que temer, me acerco a sus labios.... la beso, apenas nuestras bocas están una sobre la otra y yo no lo puedo creer. Después de 7 años de ser amigos, cuando, en este momento yo tengo 23 años y ella 22, estamos en el mes del amor, ella termino su carrera y se casará en menos de 24 horas.... la estoy besando... tengo miedo... y me alejo de ella...

-Tom...- me dice viéndome, como si estuviera muy cansada, coloca sus manos en su pecho y respira despacito... no sé que hacer... ¿Me voy? ¿Es hora de decirle que se irá conmigo?...- otra vez...- susurra.... - ...otra vez...- dice cada vez más bajo unas tres veces...
Levanta el rostro, su mirada se pierde en la mía, yo me agito con solo verla ahí parada, aleja sus manos de su cuerpo, cierra sus ojos... y vuelve a estirar los brazos.
¿Me esta pidiendo que la bese?

Me acerco lentamente y hago exactamente lo mismo que hace un rato, entrelazo sus dedos a los míos, me acerco a su rostro y coloco mis labios sobre los suyos, pero esta vez... ella responde a mi beso con tal cautela que pareciera le duele...
Y así nos quedamos un par de minutos, eternidades tal vez. Ella tiene sus manos entre las mías, y sus labios entre los míos. El beso... es el más delicado que he dado en toda mi vida, como si ella jamás hubiera sido besada, parece que teme cada movimiento, y sin embargo se atreve a morderme un poco, a pasear su lengua entre mis dientes, y juntarla con mi lengua también... ¿Que pasaba aquí?

Mis manos pronto se zafaron de las suyas y se dirigieron a su cintura, ella no opuso resistencia y la acerqué mucho más a mi... al momento en el que mis manos tocaron la piel de su espalda, respingó y se separo rápidamente

-Tom...- dijo apenada alejándose de mi, tomando su codo izquierdo con su mano derecha- Yo...

-No me importa- le dije antes de que ella formulara cualquier frase

-¿No entiendo?- me dice confundida...

-Solo quiero estar contigo- le digo caminando hacía ella

-No- me dice y forzadamente me detengo- Mi boda es mañana a las 2 de la tarde

-Eso es lo que no me importa- le digo sintiéndome muy valiente, ella me voltea a ver estupefacta
– no me importa que suceda después, solo quiero estar contigo hoy...

-No sé...- dice suspirando- sabes que... yo no soy una...

-No me interesa Rob, a ti tampoco debería, fue un accidente....- le digo acercándome cada vez más

-Se supone que yo solo debería ser mujer de mi marido...- me dice intentando no llorar- pero ni siquiera eso pude cumplir....

-No llores hermosa- le digo abrazándola – perdoname- le pido. Creo que fui muy egoísta y ahora me arrepiento de lo que quería hacer

-No tengo nada que perdonarte Tom... tu no me estabas forzando a nada- dice con un poco de
vergüenza

-Lo sé... pero aún así... debes perdonarme. La noticia de tu boda me cayó como balde de agua helada y pues... estaba un par de pisos abajo y quería hablar contigo...

-No quiero hablar de eso- me dice sonriéndome – sé que tampoco estarás de acuerdo con que yo me case, que Óscar te dijo que estaba aquí...

-No te enojes con ella, solo esta preocupada- le digo acariciando su rostro

-No puedo enojarme- me dice con una mirada de ensueño- le agradeceré toda la vida que te trajera a mi esta noche- y su tono sonó tan seductor que logró envolverme en un cálido recuerdo de sus besos...-

-Dejame quedarme esta noche- le pido con cuidado, rozando sus labios con mis dedos, ella me mira, entrecierra sus ojos, besa las yemas de mis dedos, después me abraza... mete sus manos entre mis playeras y toca la piel de mi abdomen provocando erizarme completamente. Yo hago lo mismo que ella, mi habilidad me permite despojarla de su camiseta en un tiempo record, ella parece no sentirse cohibida, solo acaricia mi rostro completamente, sus manos juegan también con mi piel y le ayudo para quedar igual que ella. Me ve sorprendida, se acerca, me huele, yo puedo alcanzar el aroma de su cabello, me llena de alegría... comienza a besarme la piel y yo... hago un esfuerzo sobre humano por no maltratarla, ser descortés, no quisiera que recordara lo que paso su primera noche... pero mis instintos me piden ser un salvaje y tirarla sobre el suelo en este momento...

Acaricio su espalda, y ella acaricia la mía, desabrocho el sujetador y ella se paraliza... y yo también... así nos quedamos un par de segundos hasta que ella misma lo deja caer al suelo y con uno de sus pies lo avienta más lejos. El largo de su cabello tapa muy bien sus hermosos pechos, puedo ver entre esta oscuridad las finas líneas que les dan forma, me atrevo a tocarlos, ella solo me mira y yo solo me vuelvo esclavo de cada poro de su piel. Mientras más me deja tocarlos, más idiota me vuelvo, y es ella misma quien desabrocha mi pantalón y lo deja caer al suelo. Mi miembro se ve claramente erecto bajo mi ropa interior y llego a intimidarme un poco... dejo de tocarla, y ella dirige mis manos hacia su pantalón, me obliga a deslizarlo con suavidad por sus perfectas piernas hasta que también quedó en el suelo, alejamos nuestras prendas con nuestros pies. Ambos nos observamos sorprendidos, semi desnudos, deseosos, expectantes, ruborizados y cohibidos... decido dar yo el primer paso y me acerco a ella, la tomo de la cintura y la miro, ella de inmediato se acerca a mis labios y los besa, pero esta vez de forma distinta, en este beso hay pasión y entrega, la levanto del suelo, al instante ella me abraza con sus piernas y yo camino directo hasta su cama; no contaba con que la puerta estaría cerrada y chocamos con ella, el movimiento de su cabeza hizo que ya nada me estorbara para ver su cuerpo tan perfecto... tan junto al mío....

Me excito de solo pensar que estamos así, ella parece querer esconder sus jadeos, y yo también... Antes de que lograra abrir la puerta, ella bajo de mis brazos y se quedó parada frente a mi, quito mis boxers, acaricio mi cuerpo, como si de algo extraño se tratase... sonrío como un idiota al pensar que ella lo ve como la cosa más fascinante del mundo, se pega a mi cuerpo y se para de puntas, me besa con tal suavidad que...ya no puedo sentir mi cuerpo, mis manos se dirigen al encaje de su ropa y puedo quitarla con extrema facilidad. Estamos completamente desnudos y extasiados, ella abre la puerta, me da la espalda y yo la tomo desprevenida cargándola en mis brazos, posándola sobre la cama, acostándome a su lado, nuestros labios vuelven a juntarse... creo que la amo, más que nunca. No soportaría verla partir con él... jugamos un poco, ella me acaricia de manera tan placentera y tan suave, como nunca antes, yo intento hacerlo con la misma delicadeza, aunque he de reconocer que me cuesta trabajo... nos detuvimos, tras varios acercamientos realmente exquisitos...

-Tom..- me dijo acariciando mi mejilla, yo la mire más atento todavía...

-¿Qué pasa preciosa?- le pregunto besando su frente, ella recarga su cabeza en mi pecho, siento su respirar en mi piel

-Esta noche, no quisiera estar con otra persona que no seas tú – me dice en un tono claro y lo suficientemente fuerte como para confundirme...

No se que decirle, solo la observo, ella vuelve a besarme y yo la acerco cada vez más a mi, más y más... hasta que su cuerpo queda amoldado al mío, como la pieza que siempre busque, como si ella fuera aquella parte que desprendieron de mi cuerpo al nacer... ella me complementaba y su armoniosa figura que podía tocar completamente bajo mi cuerpo, ella me miro... yo la vi también, y mientras la besaba, la hice mía... verdaderamente mía... ella soltó un suspiro de plenitud, de placer, y comenzamos a unirnos cada vez más y más... y pensamos que eso no era posible... ahora estaba seguro de que se iría conmigo. Al finalizar nuestra noche, nos quedamos juntos, me sentía más feliz que nunca...

-Tom...- dijo despacito, yo la tome de la barbilla e hice que me mirara- No quiero que te encuentren aquí, debes irte...- me dice lentamente y pienso que tengo una asquerosa pesadilla....- me caso hoy y no pienso dar marcha atrás en mi decisión...

3 comentarios:

matve dijo...

Pero que demonios le pasa a la tipa??????? osea no me lo puedo creer!!!!!! que capitulo tan jodidamente bueno ehhhh largo, intenso y picosito genial!!!!!
saludos y nos leemos pronto

JANDA dijo...

BUENÍSIMO!!...^_^...Me encanta la atmósfera roja tan intensamente fuerte entre éstos dos...>.<...Que buen capi Isha!!!..

Saludos, Alex!!

Belén_KL dijo...

-Bueno señor rompecorazones Kaulitz- dice Georg de pronto- Robín ésta en LAS CANARIAS- y espera a que le digamos algo, se pega a si mismo en su enorme frente- ¡NOSOTROS TAMBIÉN ESTAMOS EN LAS CANARÍAS BOLA DE IMBÉCILES!- grita desesperado y es cuando comprendemos lo que dice.
Aww, amo tanto a Georg *_*

"Mi habilidad me permite despojarla de su camiseta en un tiempo record" ay si ay si, cálmese..

Me gustan este tipo de caps... Intensos xD